lunes, 9 de agosto de 2010

Asnuypa chuyaq ninrinpim domingum karqa / Cesar Vallejo

Primer conversatorio virtual sobre lenguas indigenas

Asnuypa chuyaq ninrinpim domingum karqa


Cesar Vallejo qellqasqanmanta Runa Simiman Fredy Roncalla tiqrasqan


Asnuypa chuyaq nirinpi domingun karqa
Peruano asnuypa kay perullapi
(llakisqay kasqayta ama penqawaychikchu)
kunantaq las onceña kachkan
chullalla ñawiyoq
sunqu ukupi takasqa
asnu hina kaylla
sunqu ukupi takasqa
manchay timpulla
sunqu ukupi takasqa
kikin viday pasachkaptiy

Llaqtaypa qepakuq orqokunata rikuni
Asnusapa
Asnupa churi wawan
Iñinakuywan pintasqa
Kunallan rikurqamuq taytakuna
Llakisqaymanta winkunpaq orqokuna

Estatuwaninpi
ChukiyoqVoltaireqa kapanta chimpachin
Pata patanta qawarispa
Intitaq ukuykama yaykuykamun
Achkallaña mana kawsayniyuq kwerposapa
Punku kiruymanta
Mancharichiwaspa

Hinastin qomer rumiwan mosqoykuni
Chunka qanchisniyoq
Numerochayoq rumi qonqasqay
Watan watan
Makiypa awqan rimapayasqan sonido
Europapi inti para
Imaynataq uquni!
Ymaynataq kawsani!
Ymaynataq chuqchay nanachkan
Semanallapi pachaq watata qawakachaptiy!
Ymaynataq
Kuchunta pasaspa
Uchuychallaña muyurinay
Aswan katatayaq
Patriotiku ñaqchakusqay



FUE DOMINGO EN LAS CLARAS OREJAS DE MI BURRO...


FUE DOMINGO EN las claras orejas de mi burro,
de mi burro peruano en el Perú (Perdonen la tristeza)
Mas hoy ya son las once en mi experiencia personal,
experiencia de un solo ojo, clavado en pleno pecho,
de una sola burrada, clavada en pleno pecho,
de una sola hecatombe, clavada en pleno pecho.

Tal de mi tierra veo los cerros retrasados,
ricos en burros, hijos de burros, padres hoy de vista,
que tornan ya pintados de creencias,
cerros horizontales de mis penas.

En su estatua, de espada,
Voltaire cruza su capa y mira el zócalo,
pero el sol me penetra y espanta de mis dientes incisivos
un número crecido de cuerpos inorgánicos.

Y entonces sueño en una piedra
verduzca, diecisiete,
peñasco numeral que he olvidado,
sonido de años en el rumor de aguja de mi brazo,
lluvia y sol en Europa, y ¡cómo toso! ¡cómo vivo!
¡cómo me duele el pelo al columbrar los siglos semanales!
Y cómo, por recodo, mi ciclo microbiano,
quiero decir mi trémulo, patriótico peinado.

No hay comentarios: