martes, 26 de abril de 2011

Persistente la soledad de las medias / Calle Grande Grand Street 8

Por Fredy Roncalla

Persistente la soledad de las medias. Tarde o temprano una emprende camino dejando a la otra sin par, con el boquete abierto, llamándola para siempre. No responden y se meten en rincones de donde salen cuando les da su puta gana mientras uno las compra por docenas para salir del apuro. Alguna vez habría pensado aquel viejo cartero francés resolver este misterio con un libro titulado “Poética de las medias perdidas”? Porque también a ciertos libros se les ocurre la misma finta. Se esconden y nos miran de medio lado matándose de risa, ayudando en la tarea de no leerlos. Y dónde estará la novela de la Wendy, que contaba los traqueteos de la secretaria de una poeta famosa en su afán de mejorar estilo y fama mediante banquetes y recursos prosaicos? Humor cáustico y refinado del Lower East Side, mismo Village Voice y vitrina on the edge del Saint Marks Boookstore. Raros marcianos, abriendo horizontes con una frialdad del carajo. Y con sex appeal. Pero la W. llegó tarde al proyecto de la Gran Antología de Escritores del Flea Market, porque cuando la calle 11 y la avenida B, ya del Grand Street sólo quedaban recuerdos. La idea vino de un boletín de poesía de una ayudante de Steve, cuyo padre le curó una pena de amor you can always find another woman. Ahí el S. habló su antigua vida de Wall Stretero, lugar de nueve a cinco al que uno podría volver en momentos de extrema confusión. Había también una historia de un joven ruski, en donde el color amarillo viaja en tren, tiene unas peleas con otros colores más fuertes en pos de una novia celeste, y se va esfumando. Al que le gustó más el asunto fue a Dino, un griego super cool candidato a monje budista, que mientras durara el largo estribo era borracho, warminero y fumón de tabacos habidos y por haber. Se apareció de New Hampshire en un honda civic tan bien empacado que sólo le faltaba encajar el viejo submarino de Porthsmouth. Aun tengo su buda de plástico en un altar, junto a unos apus de madera tallada de la paqarina de Polvos Azules. Habría escrito algo en su larga carrera de hippie, guardián de un chongo en New Mexico, policía militar, florero y activista antinuclear? No importa, la poesía es una calidad de vida, y hay poetas que nunca han escrito una línea. Lo saben los cantantes y los pájaros, y el Julius, de Saint Marks y los videos bootleg en vivo, que hablaba como poeta de la calle del centro. Los setenta en el Wony y el Palermo. En todo caso Dino podía usar una de los cientos de manos de maniquí que vendía tras comprarla de una hondureña de Brooklyn. Handman. Poemas en el aire. Versos budistas con manos de maniquí, fermentando como chicha de Yucay en el silencio. Historias de libros nunca escritos, obras geniales pululando mayupa pusuqullachu en la mente de jóvenes poetas y viejos intentando responder Venancio como pasa el tiempo. Pero también de libros encontrados no bajo rumas de periódicos amarillentos en cuartos al borde del empacho, pero junto a un cojonal de fierros viejos, en la Parada. La había despedido en un paradero a Huancayo luego de comer ambos un picante de trigo, cochayuyo, y piedritas del campo. Ya habría tiempo de esperar cuenta gotas el retorno de un amor harto chicoteante. Ahora era cuestión de bajar la comida y darse unas vueltas por calles aledañas a la Avenida Aviación. Fui en busca de Valle, mi compañero del Bentín, al cual le dictaba sus cartas amorosas a bellas colegialas para luego explorar, como los brillantes chancones del purito Rimac, todas las posibles sumas de fracciones que den diez y medio. Cinco más cinco y medio igual once para una libreta de notas con aires de trigal, siempre con temor que el profesor de matemáticas te clavara cero con compás. Para entonces si no era rey de la papa, iba en camino en ser príncipe del olluco, duque del perejil o algo por el estilo. No estaba. A la vuelta, una serie de carretilleros había llegado al final de su periplo por los barrios pobres y vendía botellas y fierros inservibles. Un libro de tapa dura esperaba en medio del óxido. Citas y recortes por montones. Antipasto Gagá. Asaltos. Mámises cuidadosamente recortadas. Monto de la fortuna de los mas ricos del mundo. Tayta cura adorna iglesia con flores amapola mais pichicateros afanan semillas y lo arruinan. Ciento sesenta millones de litros de cerveza tomados por los peruanos el 63. Año del huaylas rompecatre. Biólogo peruano descubre método de curar cáncer. Y en el borde citas literarias de Blake, Scorza, Palma, Gandhi, Adán, Huidobro, Picasso, Pedro Beltrán, Carlyle, Alberto Hidalgo, Sofocleto. Un hombre culto. Ramón Rivero Falconí hablando de educación aquí y allá. Su tarjetita con unos datos no revelables en el reverso. Vecino de Ingeniería, barrio de jardines a donde iba a pasear desde Zarumilla pasando por la tienda de Yolanda, que nunca estaba. Partida de nacimiento informática en Google con un par de artículos sobre César Vallejo y Alberto Hidalgo. Tal vez un poeta. Y ensayista. Alega ante la Liga de Naciones defendiendo la posición peruana ante Chile. Estudiante de Columbia. “Sounds like the book was a flea market of words”, dice Dino, “right, “then again, any book is”. Specialmente en estos tiempos postmodernos. Vamos por unos platos vietnamitas en Baxter Street. Mientras mother flaca compra unos dulces de melaza en Mulberry nos alcanzan Mike y Ellen. El comité de slackers en pleno. Ya recuperado en un último viaje el bitácora, descansa tranquilo junto a las Nuevas Corónicas: las del siglo XXI y el fascimil francés, que leí de cabo a rabo y recordé de inmediato cuándo abrí las páginas vetustas esa tarde gris de La Parada. Entra Guamán Poma. Heavy staff. Cómo explicarles a estos space cadets la genialidad del Sondondino, su partida de Huamanga a las altas punas buscando orden, justicia, piedad para los indios, dibujando en tinta y a colores, pura poesía concreta, que Munch ni ochos cuartos, profundo humano del margen cuya humanidad desaparece en la fábrica de conceptos de la universidad, la historia, los estudios culturales y tanta vaina. Su figura en los andes he imaginado desde que un águila wamancha cruzó, chawpi tuta ya, frente a la rápida station wagon de 75 dólares, pagada en tres cómodas cuotas semanales, hasta mucho después, cuando en algún otoño lluvioso de Harlem se metió en una cueva con Juan Choqne, a pelearse sobre cosas que nunca entendí del todo. Uno la resistencia a través de la escritura, el otro la sanación del cuerpo a partir de la música y el baile. Pares complementarios de la imaginación profunda, cagándose y meándose a su regalado gusto en las primeras piedras coloniales. Poetas a los que la cancha de la vanguardia les queda chica. Paqarinenses. Pero desde el mesero sur vietnamita que niega servirte lo que pides si no le da la gana, hasta el último de los slackers, todos dejamos a un lado los silencios del ser, los creativos y los abismales, cuando lo absurdo manda y nos pasamos la hora hablando huevadas. Palabra en libertad. Laberintitis expansiva y mutilineal. Vasos comunicantes entre Camina el autor, Rivero falconí, algún discurso rayado de Miller en Trópico de Capricornio, y la Hellen que no para de contar del tal Jimmy que conoció en un oscuro topless de Newark. Hay amores que nunca pueden olvidarse, como dice Pedrito Otiniano, o tal vez el Lucho Barrios, o será el Segundo Rosero que yasta cantando huaylas sólo por andar atrás de una conocida y sabrosa tampa umacha.

jueves, 21 de abril de 2011

EL RACISMO DESPUÉS DE LA PRIMERA VUELTA / Wilfredo Ardito

Con la salvedad que este racismo derrumba la fantasia de el Peru es pais moderno y, mas improtante, es imperativo que el representante de los racistas en el peru, racista el mismo, pida disculpa al pais. En cualquier lugar civilizado ya hubiese sido presionado para que se diculpe y renuncie a sus pretenciones. Su origen polaco no lo pone encima de nadie ni lo exime de responsabilidades democraticas frente a la sociedad civil. Curioso que en el norte los polacos sean a su vez victimas de racismo. La verdadera ignorancia esta en el racismo.

Reflexiones Peruanas Nº 352



EL RACISMO DESPUÉS DE LA PRIMERA VUELTA



Wilfredo Ardito Vega



Junio de 1990. Segunda vuelta. Alberto Fujimori acude a votar al colegio María Molinari, en San Borja. Enfurecidos, seguros que el “maldito japonés” les quitará todo lo que tienen, decenas de samborjinos le lanzan todo tipo de insultos racistas. Veinte años después, aventuro a pensar que, al ver esas manifestaciones de odio en la televisión, mucha gente se decidió a votar por Fujimori.



Recordé esas imágenes la semana pasada, cuando tras conocerse los resultados de la segunda vuelta, centenares de limeños escribieron en Facebook y Twitter las más violentas expresiones racistas. “Indios ignorantes”, “serranos delincuentes”, eran las frases más benévolas. Los insultos eran tan chocantes que inclusive Gastón Acurio, a quien nadie había insultado, tuvo que pedir que cesaran. Algunos violentistas inclusive han colocado un video donde se representa el asesinato de Ollanta Humala, mientras otros llaman al golpe de Estado en caso de que él gane la segunda vuelta.



¿De dónde sale tanto odio? Como en 1990, se trata de ese miedo irracional a “perderlo todo”, unido al racismo que tantas veces nos dijeron que no existía en el Perú, pero que aflora fácilmente en un momento de crisis (RP 311). El racismo, en este caso, no era tanto hacia Humala sino hacia sus electores e incluía también a quienes votaron por Keiko Fujimori, porque no habrían tenido la inteligencia de votar por Pedro Pablo Kuczinsky.



La mayoría de los enfurecidos racistas eran jóvenes limeños que se habían entusiasmado con Kuczinsky y votaban por primera vez en una elección presidencial. Al parecer, a estos debutantes electorales no les habían enseñado que la democracia no implica que uno siempre gane, sino que, a veces, ganen otras opciones políticas. Por eso, están llamando al voto viciado o a exigir que su candidato participe en la segunda vuelta, como un niño que pretende cambiar las reglas del juego cuando se da cuenta que perdió.



De manera patética, muchos de ellos declaraban que estaban “de luto” por la democracia. Para mí era muy doloroso que colocaran crespones negros en internet: ¿acaso habían guardado algún tipo de luto por las muertes de Bagua, Chala o Islay? No, porque en ese caso los cholos, los indios, no les parecían importantes. Menos aún les parecía importante la pobreza que padecen millones de sus compatriotas.



Siempre en el tema racial, creo que, pese a que Toledo y Kuczinsky tenían los mismos planteamientos, Toledo arrastraba los estereotipos negativos que en las clases altas y medias existen hacia los cholos: mentiroso, borracho, improvisado, mal padre de familia, mientras Kuczinsky (blanco, alto, de ascendencia y apellido europeos) parecía eficiente, preparado y “decente”.



Al parecer, ni las sucesivas derrotas de Mario Vargas Llosa, Javier Pérez de Cuéllar o Lourdes Flores han sido suficientes para aprender la lección: la identificación étnica con un candidato está restringida a algunos barrios de Lima. Cuando el candidato es “demasiado blanco”, otros peruanos sienten desconfianza y temor y sobreviene el recuerdo de innumerables ofensas racistas.



Estas ofensas no necesariamente son insultos, pueden ser una mirada despectiva, tutear a quien le está hablando a uno de usted, aferrar la cartera como si el otro fuera un posible delincuente, o no contestar el saludo (por citar ejemplos que a mí me han sucedido).



Los insultos racistas, en cambio, explícitamente buscan humillar al adversario por algo que no puede solucionar y descalificarlo como persona. Normalmente, consiguen su objetivo, pues paralizan o desarman a la víctima. Si ustedes se fijan bien, nunca se usa “blanco” como insulto, pues, en el fondo, todos los peruanos hemos interiorizado una jerarquía étnica. Por eso nadie llama “blanco ignorante” a esos miles de limeños que no saben donde están Ayaviri, Chupaca o Sullana, pero tienen la arrogancia de considerar ignorantes a sus compatriotas. El término “blanquito” es, en todo caso, un insulto encubierto, que no aparece en el peor conflicto, y “pituco” es una apreciación sobre un comportamiento y no sobre los rasgos físicos de la persona.



En varias actividades antirracistas hemos recibido expresiones llenas de odio, como el “¡Malditos cholos, muéranse de una vez!”, durante una protesta frente al Café del Mar. Sin embargo, mucho más impacto generan los insultos racistas que se escriben en internet porque son leídos por muchas personas y nadie puede decir “Te habrá parecido”. Por eso, quizás un lado bueno de estos estallidos es que fuerzan a admitir que el racismo es una de las peores taras de nuestra sociedad.



Hace veinte años, la reacción de las familias de ascendencia asiática frente al racismo fue dejar de asistir a lugares como La Rosa Náutica o la heladería Quattro D para evitar los maltratos que sufrían por otros clientes. Ahora, en cambio, si continúan los insultos racistas hacia las grandes mayorías, éstas pueden reaccionar de otra manera… simplemente votando por el candidato que más temen los racistas.

martes, 19 de abril de 2011

Contra el miedo Humala / Eduardo Gonzales Viana

Con la salvedad que al equipo tetnico e intelectual presentado por el candidato en San Isidro le faltan - acaso gravemente- intelectuales organicos amazonicos, andinos y costeros. Porque las decisiones sobre el pais no solo deben reciclarse al interior de las cribas, contradicciones y acaso reomolinos entropicos de la letrachayoq llaqta. Saludamos la claridad y valentia del escritor Eduardo Gonzales Viana, que abogando por el triunfo de la condicion humana, llama a los intelectuales emigrantes que ocupan meollos formadores de opinion en las universidades donde laboran, a pronunciarse sobre el algido tema de las elecciones. Llama tambien a los estudiosos e intelectuales extranjeros que han hecho del peru su paqarina, a mostrar su solidaridad con las culturas y seres humanos que los han acogido generosamente en la formacion de sus carreras. Por mi parte tengo claro que no se puede repetir la noche oscura de la dictadura.

LAS ELECCIONES DEL 10 DE ABRIL DE 2011 EN EL PERU / Jorge Rendón Vásquez

LAS ELECCIONES DEL 10 DE ABRIL DE 2011 EN EL PERU
Constataciones y algunas reflexiones
Por Jorge Rendón Vásquez

Los resultados del conteo por la ONPE en la elección para Presidente de la República, al 14/4/2011, son los siguientes:
Elecciones Presidenciales 2011
RESUMEN NACIÓN
Actualizado el 14/04/2011 a las 19:26:46 horas
% de actas procesadas: 99.917% % de actas contabilizadas: 97.632%
Organización Política Votos %Votos
Validos
GANA PERU 4,574,988 31.778 %
FUERZA 2011 3,387,238 23.528 %
ALIANZA POR EL GRAN CAMBIO 2,662,160 18.491 %
PERU POSIBLE 2,247,832 15.614 %
ALIANZA SOLIDARIDAD NACIONAL 1,413,412 9.818 %
FONAVISTAS DEL PERU 36,248 0.252 %
DESPERTAR NACIONAL 21,156 0.147 %
ADELANTE 16,975 0.118 %
FUERZA NACIONAL 16,470 0.114 %
JUSTICIA, TECNOLOGIA, ECOLOGIA 11,007 0.076 %
PARTIDO DESCENTRALISTA FUERZA SOCIAL 9,211 0.064 %
Total de electores hábiles de actas contabilizadas: 19,463,182 Lista completa de resultados


Resumen
Total nacional de electores hábiles 19,949,915
Total de mesas de sufragio 107,455
Total de actas contabilizadas 104,911
Total de actas observadas 2,455
% de actas procesadas 99.917 %
% de actas por procesar 0.083 %

Una primera constatación revela que la población votante se va habituando a las elecciones, lo que trae como consecuencia en bandas cada vez más amplias, pero aún de reducida dimensión, la convicción de que son los ciudadanos el poder fundante del Estado. Esta noción no se encuentra todavía bien implantada en la mayor parte de electores. Muchos votan, acatando una disposición del Estado llevados por el hábito de obedecer o por el temor a recibir una multa si omiten su obligación de votar.
De los casi veinte millones de votantes, los cinco candidatos con mayor votación han obtenido el 99.227% de sufragios, y los seis candidatos restantes sólo el 0.771%, una polarización enormemente desproporcionada que no obedecería sólo a los recursos gastados en propaganda por aquellos, sino, sobre todo, a la casi nula credulidad de los electores en las ofertas, discursos y posibilidades de estos 6 últimos candidatos.
Competirán por la Presidencia de la República en segunda vuelta (5 de junio de 2011) Ollanta Humala (Gana Perú) y Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad (Fuerza 2011).
Ambos candidatos han captado la adhesión de los sectores con menores recursos de la población, como una protesta contra el usufructo de la mayor parte de la riqueza por las clases capitalista y medias, a quienes beneficia en su mayor parte el crecimiento económico. El “chorreo” no llega a las clases trabajadoras del campo y de la ciudad. Pero el razonamiento de los votantes a favor de uno y otro difiere. A quienes han votado por Ollanta Humala los motiva, en mayor o menor grado, la convicción de que se debe cambiar el modelo económico, de manera que la riqueza se redistribuya a favor de los grupos de menor poder económico, como remuneraciones más elevadas y mejores servicios y oportunidades. Esta parte del electorado podría ser ubicada por ello a la izquierda. Las mejoras que reclama significarían un recorte a las exhorbitantes ganancias de los empresarios de mayor poder. Se explica, entonces, que los medios de comunicación, pertenecientes a poderosos grupos capitalistas, hayan desencadenado una feroz campaña contra Ollanta Humala, basada en falsedades y agravios, que reprodujeron los cuatro candidatos que le siguieron en votación. La actitud serena y didactica de Humala fue un muro de contención contra ella. Los votantes de los sectores populares que apoyaron a Keiko Fujimori no estaban pensando en el modelo económico, sino en las pequeñas prebendas y regalos de que los colmó el régimen de su padre (cocinas, cacerolas, bolsitas con arroz y azúcar, como los espejitos y abalorios que usaron los conquistadores españoles para atraerse la buena voluntad de los indios). Es inútil apelar en ellos a la memoria histórica. No la tienen. Su bajo nivel educativo los mantiene en una eterna espera del asistencialismo del “Papá Gobierno”. Los grupos de las clases altas y medias que apoyaron económica y electoralmente a Keiko Fujimori y su lista se movieron en esa dirección por la añoranza de su control del gobierno con el padre de ésta y la esperanza de recuperarlo. Es posible también que una porción de los votantes haya sido cautivada por la pose de joven alegre y comunicativa de esta candidata, que obviaba hablarle a la gente de cosas difíciles, buscando hacer olvidar la década del noventa, saturada corrupción, latrocinios de los recursos del Estado por su padre, ella misma, Montesinos y los demás de su equipo, y de despojo de los derechos sociales de los trabajadores en provecho de los empresarios. Ha sido como una peligrosa serpiente disfrazada de sirena encantadora. Los directores de su campaña evitaron una intervención frecuente de personajes odiosos, como Luz Salgado y Gladys Chávez, a quienes sólo les faltaban las escobas para volar en las noches de luna.
Agotado el impulso caudillista que los movía, los partidos tradicionales, como Acción Popular y el Partido Popular Cristiano, se han disuelto en la práctica. No pudieron inscribirse, y sus dirigentes más notorios tuvieron que refugiarse en las listas de los cuatro candidatos de la derecha con mayor opción, en los que muy pocos de ellos han salido elegidos. El Partido Aprista, que se preciaba de su sólida organización, sólo pudo obtener cuatro representantes al Congreso. Una parte de su propia militancia y sus simpatizantes se apartaron de apoyarlo, censurando la imparable corrupción y servil sometimiento a los empresarios de sus dirigentes en el ejercicio de los poderes Legislativo y Ejecutivo. Vacíos de toda noción de la realidad social, de la dialéctica y de las necesidades de las clases trabajadoras, los pocos partidos y grupos de izquierda sobrevivientes tampoco se salvaron de su disgregación y de su imposibilidad de remontar su miniaturización. Algunos de ellos fueron acogidos por el candidato a la Presidencia del grupo Despertar Nacional que sólo obtuvo 0.147% de la votación. Corrigiendo la posición adoptada en las elecciones de 2006, cuando, sumándose a la derecha, votaron contra Ollanta Humala y contribuyeron a darle a Alan García parte del pequeño porcentaje que éste necesitaba para ganar en segunda vuelta, algunos dirigentes izquierdistas se decidieron esta vez a apoyar a Ollanta Humala y obtuvieron una cabida en su lista. Está aún por demostrarse la sinceridad y lealtad con su generoso anfitrión de los que salieron elegidos.
La segunda vuelta habrá de requerir una campaña de esclarecimiento persona a persona, no sólo para impedir el retorno del equipo autoritario y corrompido que gobernó nuestro país en la década del noventa, sino también para contribuir a crear conciencia sobre la necesidad de un cambio económico y social en los grupos de la población cegados por la propaganda de los grupos de derecha, y respaldar y vigilar la acción del nuevo gobierno en ese sentido. Ya, en ciertos círculos de la derecha, a quienes les repugna el retorno del Fujimorismo, se observa un discreto viraje hacia Humala, pero condicionando su apoyo al abandono por éste de su intención de cambiar el modelo. El plan de Humala es muy claro: se trata de ir hacia una economía social de mercado, y de una armonización de la conducción de esta economía con las decisiones del Congreso de la República, cuya composición ya está definida. No parece verosímil que Ollanta Humala se aparte de esta línea de acción. Los candidatos de derecha perdedores carecen de la capacidad de endosar los votos que han recibido, salvo los de sus simpatizantes más cercanos que son muy pocos, y es posible que sus electores más numerosos se inclinen a votar por Ollanta Humala en la segunda vuelta. Debilitada la derecha, su fuerza de presión se ha reducido y sería erróneo sobredimensionarla.


Elecciones Presidenciales 2011
RESUMEN NACIÓN
Actualizado el 14/04/2011 a las 19:26:46 horas
% de actas procesadas: 99.917% % de actas contabilizadas: 97.632%
Organización Política Votos %Votos
Validos
GANA PERU 4,574,988 31.778 %
FUERZA 2011 3,387,238 23.528 %
ALIANZA POR EL GRAN CAMBIO 2,662,160 18.491 %
PERU POSIBLE 2,247,832 15.614 %
ALIANZA SOLIDARIDAD NACIONAL 1,413,412 9.818 %
FONAVISTAS DEL PERU 36,248 0.252 %
DESPERTAR NACIONAL 21,156 0.147 %
ADELANTE 16,975 0.118 %
FUERZA NACIONAL 16,470 0.114 %
JUSTICIA, TECNOLOGIA, ECOLOGIA 11,007 0.076 %
PARTIDO DESCENTRALISTA FUERZA SOCIAL 9,211 0.064 %
Total de electores hábiles de actas contabilizadas: 19,463,182 Lista completa de resultados


Resumen
Total nacional de electores hábiles 19,949,915
Total de mesas de sufragio 107,455
Total de actas contabilizadas 104,911
Total de actas observadas 2,455
% de actas procesadas 99.917 %
% de actas por procesar 0.083 %

martes, 12 de abril de 2011

tres reflexiones post electorales / Wilfredo Ardito, Rosa Montalvo , Carlos Leon Moya

Wilfredo Ardito, de Reflexiones Peruanas habla sobre la indiferencia humana de las muertes en Islay en su relacion con las elecciones en

reflexiones post electorales

Rosa Montalvo de Noticias ser habla de


Miedos e Intolerancias



Y Carlos Leon Moya, tambien de Noticias Ser habla del


Calmo candidato y el electorado rabioso



a lo cual solamente hay que anandir que si estamos en contra del racismo, y de su etiquetas, tambien debe salir del lexico politico a alusion a las clases adineradas con el epiteto estigmatizante que se da al final del ultinmo articulo.

lunes, 11 de abril de 2011

Elections in Peru / Laura Lomas

La profesiora Laura Lomas, de vistita en el Peru, comparte con nosotros sus impresiones de la pasada jornada electoral, con la urgente primicia de los intentos de privatizar el Lago Titiqaqa. De mas esta decir que la hija del pasado dictador, que inicio la denacionalizacion de los recursos estrategicos del pais, no es garantia para que esto no suceda.


Elections in Peru

Dr. Laura Lomas, Ph.D.
Associate Professor of English and American Studies
Department of English
Rutgers University



Elections in Perú are not like elections in Jamaica, which have a history of being marked by violence, or in the United States, where a malaise among the electorate reveals voters' sense that a one candidate or another will not really make a difference. Here, especially in the wake of the Fujimori, Toledo and García administrations, which led to an ever widening gap between the super wealthy and the working poor, one senses a real discrepancy in points of view, which tend to be geographically separated and racially coded. Between the wealthy, European-looking Peruvians and the indigenous mestizos who service them in Barranco and Miraflores Lima, one senses this gap, but the "deep discontent" to which Simon Romero and Andrea Zaraté make reference in their NY Times article "Ex-Military Officer Jolts Peru Race," (4/9/2011)rarely finds expression in a press that almost never offered positive press to Ollanta Humala. But in the elections on Sunday, the vast majority of the working people voiced loudly and clearly their critique of the last several administration's economic policies.

To the utter shock of many Limeños, Humala is the front-runner in the election. My father-in-law, who has for decades been connected to the ronderos, a community-movement for self-governance in Northern Peru, had predicted that Humala would win when I was despairing at the right-wing's tendency to tear up any Humala signs in my part of Lima. He was right.

At my daughter's school--which is a private school that was founded by left-leaning educational innovators to promote freedom and learning through play at schoool, but which has become much more alligned with liberal capitalism in recent years--51% of the kids voted for Kuczynski. I kept reminding my daughter what La Republica announced, that PPK was a U.S. citizen, which according to Peruvian legal stipulations invalidated his candidacy. No one in Barranco seemed to notice PPK's illegal dual citizenship, which he acquired in order to avoid paying taxes. How could a U.S. citizen be President of Perú? It reminded me of Roque Dalton's poem, "O.E.A." "Ye el Presidente de Estados Unidos es más presidente de mi pais que el presidente de mi pais."

An artist who resided for several years in the United States, but who returned to Perú, claimed that Humala had threatened to kill all gay Peruvians, and that if he wins, all her wealthy friends would take their money and leave Perú. This kind of reaction, however, to my mind shows the lack of commitment to Peru and its people of this group of super wealthy people. Do they really have any commitment to Perú? Perhaps like Garcia and his family installed in Paris, or Fujimori and his escape to Japan, or like Toledo's cabinet, which had Israeli citizenship, they really care only for creating conditions for a reduced group of people to exploit Peru's human and material resources in order to turn an exceptional profit.

Shockingly, no one seems to care that Keiko is running on a platform to release her jailed father, whom Mario Vargas Llosa rightly described as a "dictator, criminal and thief." He and his wife's graft of Japanese campaign donations did also appear in La Republica. Yet signs have begun to appear in Lima that say, "I 'heart' Keiko."

When I asked taxi drivers who they would vote for, I got a range of answers. No one supported Keiko; some supported Kuczynski, because they believed in his economic system; some had lucid criticism of the mayor of Lima, the Chiclayan Lucho Castañeda because his management of the installation of new public transportation tended to seriously disrupt traffic, and they planned to vote for Humala. Castañeda, like PPK, had spent loads of money on electoral advertising, but as the Puno-based Aymara-speaking community radio activist Rosa Palomino noted, he might look like he is on the side of the "poor indiacitas," but these paternalistic posters hid from view his ultra right-wing politics. She, and many others in Puno support Humala, where there is real concern over a Chilean bid for control of Lake Titicaca, and how such a concession would deleteriously effect the indigenous communities who have lived around the lake for over 5,000 years.

I found people who worked in domestic service (for my landlord, for example) had been told to vote for either Toledo or Kuczynski. I said, "But finally, who you vote for is between you and the voting booth, right?" And Alicia who takes care of my landlord's elderly mother, told me she would probably vote for Humala. But she knew I was an Humala-supporter, so she might have just been telling me what she thought I wanted to hear.

Eduardo González Viaña, the Oregon based novelist, blogger and academic, called upon Peruvians to vote for Humala, in order to vote against the extreme poverty that gives the lie to the claim that Perú is enjoying an economic boom. Only a small fraction of Peruvians have felt the effects of the economic model that the Chilean President Sebastian Piñeyra supports and would like very much to continue expanding, so as to continue to reap profits based on Peruvians undying commitment to buying and preparing food, according to an undying national commitment to exquisite cuisine and gastronomy. While his opponents characterize Humala's anti-Chilean rhetoric as a campaign ploy, the control of historic Peruvian market-places by Chilean and foreign investors--in the form of Plaza Vea, Wong, and even in proposals to take over the Mercado Model of Chiclayo in Cajamarca, these strike at the heart of Perú's economy and culture. In prophetic fulfillment of José Martí's vision of a United States of South America, proposed in the 1890s, I believe the possibilities of a coalition of nations that the United States and Europe and China would be bound to respect lies on the immediate horizon. I share Humala's nationalist response as an attempt to preserve Peru's national culture and to find a way for that culture, economy and resources to benefit all Peruvians.

In Perú there are no free public libraries, no public swimming pools, public education is chronically under-funded to the extent that the oldest university in the Americas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, has a frankly pathetic library collection where even faculty members are not allowed to borrow books. [I know because I am a visiting Faculty member there]. Books cost more in Perú than they do in the United States, and without lending libraries, books are practically inaccessible to the vast majority. Moreover, because of a structure of tariffs on the import of paper, books are not printed here. Most books are available only via photocopy. As a result, the great Peruvian literary and intellectual tradition is not published by a Peruvian press. Only by beginning to assert a small amount of control over the vast national resources--cultural and material--of Perú, by forcing foreign investors to respect miminal laws that guarantee minimum wages, that protect the environment, that offer basic public services, will the trend that has been in place for the past two decades really begin to change.

Nunca Jamas, Nelly Mungia

Marcando la segunda derrota electoral de la derecha peruana en dos meses y recalcando que hay aun mucho que hacer y consolidar para que no re repita la noche negra de la dictadura, Nila Vigil comparte con nosotros, via facebook, una cancion de Nelly Munguia que necesario escuchar atentamente y con el corazon, para que no sigan esos imcreibles vacios morales que han dado por quien opto por el torturador de su propia madre una significativa franja electoral

martes, 5 de abril de 2011

Frente a las elecciones

Los ultimos sondeos de prefenecia acusan algo que ya debe ser evidente: el ocaso de la campana primal de miedo y temores infundados con que la derecha, mediante un golpe mediatico, logro imponer el actual y lamentable gobierno. Tanto las ellecciones municipales como las presidenciales nos dicen que ese discuros esta en proceso de agotamiento, porque la disociacion entre la imagen de progreso, bonanza, estabilidad y proyeccion al futuro que se da contrastan gravemente con la corrupcion y la falta de seriedad, ademas de varios comportamientos de los candidatos que se acercan a los confines de la ley. Contrasta tambien con la brecha social, que no esta cerrada, y que tiene victimas concretas en Bagua, en las protestas sociales, y en la poblacion no atendida. NO importa que la gente tenga celulares, si es que aun tiene que viajar en condiciones infrahumanas en ciudades donde el metroplotitano es una obra faraonica con buses que muy pronto se va a malograr, com puentes que se caen sobre el rio, trenes electricos que se terminaran el proximo milenio despues de un rosario de desfalcos, y donde cualquiera que se oponga debe ser practicamente un santo.
Mientras del lado de la caprichoza hegemonia, a la que le esta tocando mas que petalo el de una rosa, las vigas en el propio ojo se cuentan por montones.
Votar entonces recordando cuanto cuesta el gas, cuanto la gasolina, el telefono y la comida. Y quienes son responsables de aquello, y del IGV mas alto del mundo. Y teniendo en cuenta cuanto ira a costar el agua cuando la privaticen -lago titicaca incluido- y cuanto cuesta al desarrollo sostenible la contaminacion minera.
todo ello no puede ser tapado con el dedo endeble del discurso y miedos irracionales, primitivos y poco honestos.
votar con los opjos abiertos y con conciencia.
Ya sabemos del costo actual de dejarse arrear por otro golpe mediatico.
Que una sola vez patee el burro, sabio animal.

viernes, 1 de abril de 2011

Entre el cáncer y el sida: Mario Vargas Llosa prefiere el odio, Carlos A Quiroz

Aunque el mentado Nobel qellqapakuq es persona non grata en Hawansuyo y uno puede estar o no de acuerdo con las entregadas posturas de Carlos Quiroz y su blog Peruanista, no podemos pasar por alto su respuesta conmovedora, honesta, valiente y profundamente humana a la desoladora alienacion e ignorancia deshumanisantes de un personaje que ya debe pasar al olvido, y urgente. Articulo tomado de Peruanista




Entre el cáncer y el sida: Mario Vargas Llosa prefiere el odio marzo / Carlos A Quiroz


Elegir entre el sida y el cáncer. Estas son las opciones que tenemos los peruanos, si la segunda vuelta de las elecciones en Perú fuera entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Lo ha dicho el novelista hispano peruano Mario Vargas Llosa. Lo dijo en 2009 y lo ha repetido esta semana.

Desde hace un tiempo vivo con el virus del VIH, que causa el Sida. No es lo mismo pero están conectados, como deben saber. Esta es la primera vez que escribo sobre este tema, es algo que pocos parientes y amigos cercanos sabían hasta hoy.

Mi madre –quien no sabe de mi condición médica- fue diagnosticada con cáncer el año pasado, pero ella pudo sobrevivir gracias a un tratamiento penoso, que incluyó ir a los hospitales públicos de Lima a rogar literalmente, por atención médica. No exagero, ella tuvo que rogar por una cama donde ser operada. Gracias al esfuerzo de mis hermanos en Lima, ella pudo recibir atención. Aquí en EE.UU. yo no puedo pagar por ese tipo de tratamientos.




Vivir con un virus que sabes que eventualmente causará tu muerte, es algo que no es fácil de aceptar. Por mucho tiempo tuve que luchar contra mis miedos personales, la incertidumbre del futuro, el no saber que me pueda pasar, el estigma social, el miedo a la discriminación, la duda de no saber qué es lo que tienes en tu organismo.

El tiempo, el trabajo que hago y la espiritualidad me ayudaron a aceptar y continuar mi vida. Aunque no ocurre siempre pero trato de ser disciplinado y responsable, felizmente hoy estoy en buenas condiciones de salud. Cuando uno llega a los términos de aceptación de vivir con el VIH o cualquier otra condición médica, uno se siente muy libre, muy fuerte, en paz.

Pero no es fácil.

Cuando leo las palabras de odio del escritor Mario Vargas Llosa, siento mucha pena. Por él, que es un tipo con poca alma y con una crueldad asqueante. ¿Sabe acaso Vargas Llosa el impacto negativo que sus expresiones egoístas causan en la moral y la psicología de tantas personas que viven con VIH o cáncer? Obviamente no le importa, lo ha repetido.

Siento por aquellas personas que viven en el mundo luchando contra el sida y el cáncer y otras condiciones físicas. Sobretodo aquellas que hayan leído esas tristes palabras. Se van a sentir mal y lo harán en silencio, como lo hice por este tiempo. Esta es una lucha diaria y para muchos el solo hecho de aceptar su condición médica es un proceso largo y a veces doloroso.

No es fácil hablar de esto. Para mí es un sacrificio que hago pues la mayoría de mi familia todavía no lo saben y se que van a sentirse muy mal. Supongo que algunos peruanos que odian mis ideas, lo usarán en mi contra. Pero es mejor ser honestos, aunque es difícil.

Por eso pregunto a Mario Vargas Llosa si realmente le importa la humanidad. Más allá de sus preferencias políticas, quiero saber. Porque aunque es un excelente novelista, como ser humano demuestra ser ruin. Como portavoz de los grupos de poder, usted esparce suciedad. Usted no entiende que la política no es literatura ficticia, aunque incluya tanta falsedad. En la vida real, las cosas no siempre son como uno desea.

Por ejemplo, lo que Vargas Llosa llama “10 años de muy buena racha” de Perú, es una farsa, es una novela, un cuento. Para los pocos peruanos beneficiados de la injusticia y la desigualdad, todo está bien en Perú. Por fin hay estabilidad y desarrollo dicen.

Es que a Mario Vargas Llosa ni los peruanos que “están bien” les afecta la miseria que viven la mayoría de los peruanos. A ellos no les impacta la violencia, los asesinatos de indígenas, el nivel escandaloso de desigualdad, corrupción, de crímenes que sufren los otros peruanos en Perú, a diario.

Al racista escritor solo le importa la bonanza de unos pocos, de esas egoístas elites peruanas y sus negocios, de las mineras, petroleras y agro industrias, que extraen todo de Perú mientras destruyen todo, mientras roban. Como mosquitos chupasangres, saquean a una patria dominada.

Mientras tanto, a los peruanos “pobres” les dan tiendas extranjeras, tarjetas de credito que son verdaderos títulos esclavistas de por vida, casinos y restaurantes. Les dan una limosna, un chorreo “al menos ya tienen su televisión y su refrigeradora” me dijo un abogado peruano aquí en Washington, DC, quien hizo lobby por el TLC con EE.UU.

Aquellos como Vargas Llosa que se benefician de la ficticia democracia peruana donde todo se compra, desde candidaturas hasta cobertura de prensa. Ellos tienen miedo de un cambio, mucho miedo. Por eso te quieren atemorizar.

La situación de los peruanos es triste, por eso siento mucha rabia porque Vargas Llosa quiera otra vez influir en la decisión electoral de los peruanos con tanta insensibilidad. El escritor se ha unido a la campaña de odio y de miedo y muchos le creen. Pero lo que pase en Perú, no afectará a Vargas Llosa porque él como su familia viven mayormente en Europa y EE.UU.

Vargas Llosa defiende la injusticia egoísta del neoliberalismo, que vive del odio, del interés comercial y del abuso capitalista que antepone el dinero antes que los seres humanos. Mario Vargas Llosa es un defensor de las diferencias sociales, de la discriminación económica y racial, de las nefastas condiciones que hacen de Latino América la región más injusta del planeta.

Pero para la mayoría de los peruanos, estas elecciones son unas de las más importantes de nuestra historia.

Esta es la única oportunidad en anios que tienen muchos peruanos para liberarse de la injusticia, la única. Cuando yo crecía en los Andes y luego en Lima, mi padre me ensenó mucho de política. Mi viejo era miembro del APRA de antes, ese partido que Alan García ha convertido hoy en una mafia neoliberal. Hoy veo la misma injusticia en Perú que vió mi padre en los 1950′s (mi padre tenia 45 cuando yo nací), pero hoy al menos tienen supermercados y celulares. Entonces hay mucho conformismo, muchos peruanos ya no quieren luchar.

Una de las razones por las que no regreso a Perú, es porque me afecta mucho la desigualdad que hay allá, pero sobretodo porque en EE.UU. recibo atención médica adecuada al ser un hombre gay que vive con VIH. En Lima, me dicen que hay listas de espera para recibir medicina retrovirales, mientras que la discriminación laboral y de vivienda contra personas seropositivas existe, porque no es penada por ley. Yo no me veo como una víctima de mi condición de salud, porque yo conozco las razones de mi infección y asumo mi responsabilidad, continuo mi vida.

Pero detesto la discriminación que sufren los peruanos, me jode el egoísmo de los otros peruanos, me duele cuando escucho a mi madre de la violencia que ella vive en Lima. Por eso me interesa un cambio en Perú.

No le pido a Mario Vargas Llosa que cambie sus ideas políticas. No le pido que no ataque a los políticos que no le gustan. A su edad, quizás él se vaya de este mundo antes que muchos de aquellos que viven con VIH o cáncer. Le pido que demuestre humanidad, respeto, decencia. Porque desgraciadamente, hay gente que lo escucha y tomarán sus palabras como correctas.

Le pido a Vargas que se disculpe con las personas que como yo, celebramos cada día de la vida como un regalo invalorable. Le pido que se disculpe con millones de personas que luchan a diario por vencer al cáncer, con aquellos que han perdido un familiar, una amistad o un ser querido a esta nefasta enfermedad. Con aquellos que han sobrevivido, como mi mamá.

Las elecciones peruanas pasarán, pero el sida y el cáncer no. Es que no se curan todavía, pero se pueden controlar. Se puede vivir con esas condiciones médicas si uno recibe el tratamiento adecuado, pero la mejor medicina es el afecto, es el respeto, la compresión, la solidaridad. No el odio, la falsa compasión ni menos el rechazo.

Entonces

A los peruanos que leen esto les invito, que en estas elecciones sepan reconocer la diferencia y que elijan con honestidad, con coraje, sin egoísmo. No voten solo por motivos políticos ni intereses económicos personales. El voto es un acto cívico, de responsabilidad, tu voto nos afecta a todos. No es un acto de odio. No votes por rechazar sino por contribuir. No votes por miedo sino por convicción.

Todos tenemos la vida prestada, no importa cuánto dinero hagamos al final de la vida, lo que interesa es que nosotros tengamos el control de nuestras vidas, que las vivamos a provecho no aprovechándonos. Por eso no dejes que te manden, que no te mientan, que no te manipulen. Busca tu verdad.

Que no te derrote el pesimismo, que no te contaminen con el virus del conformismo ni el individualismo. Es posible cambiar a Perú, es posible mejorar la pachamama.

Es posible cambiar este mundo. No necesitas de premios ni medallas, de títulos ni condecoraciones, solo necesitas tomar acción. Porque lo más bonito de la vida es construir, porque vivir es un camino de aprendizaje y de enseñanza, tomas y dejas. Porque tú dejas semillas que otros cosechan, de la misma forma que otros abrieron el camino para nosotros. Es una cadena.

No importa cuán difícil parezca el camino, no importa cuántas pastillas tengas que tomar a diario, ni cuantas quimioterapias o inyecciones tengas que recibir, no importa cuánto dinero ya no tengas, no importa que te discriminen, que te tiren piedras, que te boten de la chamba, que te roben en la calle. Parece difícil creer que se puede cambiar. Pero tienes que creer que importas tú, nosotros. Vales porque tu vida vale, y mucho.

Escribo esto porque ante el odio y la ofensa de Vargas Llosa, hay que responder con coraje, verdad.

Nos dicen que tengamos miedo, nos dicen que todo anda bonito, que estamos en buen camino y que nada se puede mejorar. Mira a tu alrededor. Todos aquellos que no creemos que todo está bonito podemos impactar el mundo si unimos esfuerzos. Sin importar como lucimos, como hablamos o vestimos, donde vivimos o de que trabajamos.

Mira bien, porque vivimos tiempos muy especiales de cambios en el mundo. Mira bien quienes están destruyendo el planeta, con su avaricia, su egoísmo, sus mentiras y falsos progresos. Pon atención. Estos son tiempos de extrañas enfermedades. Pero no hay virus más dañino que los de la apatía, del odio, del egoísmo. Esos te matan y ni te das cuenta, crees que sigues vivo.

Cuando seas conciente de todo esto, cuando ya no tengas miedo a aceptarte y al resto, cuando no tengas temor a que te juzguen ni juzguen a otros, cuando dejes el conformismo y la individualidad, cuando sepas que la injusticia se puede terminar, cuando sepas que otro mundo mejor es posible, serás libre.

Precisamente esa es la verdadera libertad, es algo que necesitamos todos. Es algo que quiero que sepas se puede lograr. Es algo que igualmente le deseo a Mario Vargas Llosa, incluso.

.