lunes, 29 de marzo de 2010

Pakasqa Takiyniykuna /POESÍA QUECHUA DE FELICIANO PADILLA




El escritor Feliciano Padilla** ha tenido la amabilidad de hacernos llegar dos nuestras de su reciente libro de poesia quechua. Hinaspa manam huq niraqlla runa simita qellqasqachik rayku ama kaminakusunchikchu niwachkanchik, chayqa allinmi. Gracias a Feliciano Padilla y a Jose Luis Velasquez por esta entrega.



“Pakasqa Takiyniykuna” de Feliciano Padilla

(La traducción al español corresponde al Dr. José Luis Velásquez Garambel)

(1) TATA WALSIRU

Tata walsiru

hatun quchapi sumaqta awanaykipaq

iskay chunka qantutakunata

sunquypi aparimuyki

Tata walsiru

ch’isi musquyniypi

pillpintuta mirachini

pallay unkhuñata ruranaykipaq.

Tata walsiru

t’uturakunapi warkunaykipaq

iskay chunka ch’askakunata

sasawan hap’imuspa

ch’uspaypi aparimuyki



VIEJO BALSERO

Viejo balsero

para que tejas el lago

te traigo veinte qantutas

en mi corazón.

Viejo balsero

para que tejas

una hermosa unkhuña

hago crecer mariposas

en el atardecer de mis sueños.

Viejo balsero,

veinte estrellas

te traje en mi bolso

para que las cuelgues

de los penachos de las totoras.

(*) Qantuta: Flor nacional del Perú.

(*) Unkhuña: Mantilla para llevar la hoja sagrada de la coca.





(2) WALSIRU MAYKAMARAQMI RINKI

K’illinchu uma walsiru

maykamaraqmi

ñawiyki qhawan

ch’askakunatapis

wasapan

liqi-liqitapis taripan

chhuqapis kanman hina

walsiru maykamaraqmi

kunan tuta rinki

qarachipis, umantupis

t’utura ukhupi manchakusparaq

suyaykuchkasunki

Manan pipis yachanchu

qam Titiqaqa quchapi

llakisqaykita.

Manan pipis yachanchu

waqayniykiwan

qucha wiñasqanta.



Walsirucha

manachu ch’askata

makiykipi hap’irquspa

huk kutilla qurimuwankiman

Amallachaq ñawinman churaykunaypaq.









¿HASTA DÓNDE IRÁS, BALSERO?

Balsero,

cabeza de ave guerrera

¿Hasta dónde alcanza tu mirada?

Viajas más allá de las estrellas

Dejas atrás a las gaviotas

cual si fueras un patillo

atormentado y veloz.

Balsero,

¿hasta dónde remarás esta noche?

Los qarachis y los umantos

te esperan asustados

en el corazón de las totoras

Nadie sabe cómo sufres

en el lago Titicaca.

Nadie sabe

que el lago crece

con tus lágrimas



Balserito,

¿acaso no has pescado

esos luceros del alba

con la magia de tus manos?.

Ay, si me la dieras una sola vez

para ponerlas en los ojos de mi Amalia.

(*) Qarachis y umantos: Pececillos del lago Titicaca.

(**)

Feliciano Padilla Chalco (1944) es autor de cuentos y novelas de escenario andino, especialmente puneño y apurimeño. En 1992 y 1996 fue reconocido con la Mención Honrosa del Premio Copé de cuento (“Me zurro en la tapa” y “Amarillito Amarilleando”); en 1998 ganó el Primer Puesto en el concurso nacional Canto al Lago, organizado por el Proyecto Especial Binacional Lago Titicaca (“El retorno de Qori Challwa”); y en 1999 ganó el Segundo Premio del 8.º Concurso Nacional de Cuentos, organizado por CEAL, de la Conferencia Episcopal Peruana (“A qué volviste, Nazario”). Además, en 1993 fue finalista del Concurso Nacional de Cuento César Vallejo, organizado por el diario El Comercio (“La huella de sus sueños sobre los siglos”).

Aunque limeño por nacimiento, Feliciano Padilla prefiere identificarse como puneño-apurimeño, por los lugares de origen de sus padres. Por el trabajo de su padre, un guardia republicano abanquino, ex combatiente del 41, tuvo que mudarse numerosas veces por el territorio peruano. Esta experiencia errante se traduce en la tensión social que manifiestan sus obras. Culminó la primaria en una escuela de Challhuanca (Andahuaylas), y la secundaria en Abancay. Luego estudió Lengua y Literatura en la Universidad San Antonio Abad del Cuzco.

sábado, 20 de marzo de 2010

ARTE SUBTE CALLEJERO DE LA AV. BRASIL-LIMA / Armando Arteaga


ARTE SUBTE CALLEJERO DE LA AV. BRASIL-LIMA

Por Armando Arteaga


Todas las ciudades del mundo tienen sus bemoles y sus contrastes. Las ciudades parecen cementerios de automóviles donde los hombres habitan y padecen su propia muerte. Ya algunos urbanistas descabellados hablan de esta agonía urbana. El mundo desde hace rato se ha urbanizado demasiado, vivimos una desruralización en desmedida. Las metrópolis son ya una realidad kafkiana: autopistas que te llevan hacia la muerte lenta, cadáveres exquisitos caminando en smokings por urbanizaciones desoladas y tristes. Viviendas con universos desplazados hacia interiores peligrosos y neuróticos.

Impera la ley de la calle: delincuencia, gamberrismo, desobediencia civil. Cada cual, ciudadano omnipresente del mundo hace lo que le da la gana. Esta postmodernidad de absoluta soledad le otorga apenas al habitante urbano una sola posiblildad: rayar cualquier garabato en una pared sucia. No son graffities, son meadas de perro vagos para marcar la señal de cualquier pandilla callejera, o clan, o tribu. De pronto, los muros de cualquier ciudad del mundo fueron invadidos por una caligrafía indescifrable. Nadie entiende nada. Es un arte que no dice nada. Es apenas una señal de algo. Los muchachos de la calle han tomado los muros de todas la avenidas de las ciudades del mundo para escribir mensajes incomprensibles, y Lima no es la excepción de esta regla: balbucean garabatos o garrapatean firmas personales, son hijos pictóricos del rock metálico: EL ARTE NO DICE NADA, EL ARTE NO TIENE MENSAJE. Aunque algunos semiólogos peinen canas tratando de encontrar algún código de comunicación. La verdad es que todos los ciudadanos del mundo estamos incomunicados. Uno prende el televisor para ver imágenes, otro hace click en la computadora para volver a ver imágenes y mensajes nuevos…, entonces vivimos ya en la magia del imago. Millones de imágenes meadas en los muros sucias y polvorientas de la ciudad, no dicen nada, o dicen muy poco. Ciudades de smog, sin oxigeno, sin tiempo para la contemplación albergan estas imágenes como en un museo de la nada. Pues allí en estos muros, se exhibe hoy, como en un museo de no sé qué tiempo vivido: ESTE ARTE SUBTE Y CALLEJERO. Aceptado en la indiferencia total, vive y muere este arte subte y callejero de la Av. Brasil. Sus artistas, nietos de la espontaneidad, anónimos talentos desperdiciados, farsantes dibujantes, siguen la influencia del American Painting: siguen “ese ruido” de Franz Kline, el “rito espacial” de Mark Tobey, el surrealismo y la fantasía infantil de Joan Miro, la intensidad emotiva de Arshile Gorky, los laberintos de Jackson Pollock, las abstracciones geométricas de Mark Rothko, y el desorden cromático de Willen de Kooning.

El ARTE SUBTE Y CALLEJERO que se exhibe en los paredes y los muros de la Av. Brasil es baratero, letrista y apenas logra predecir nombres y logotipos, aunque TRAZO (nada menos) es neo-realista y está muy cerca del pop-art: para un publico clarividente, busca un lenguaje para cizañar la vida alegre de los usuarios y vecinos de varios distritos colindantes que compran comida chatarra en los supermarkets, o “salchipapas” en las carretillas ambulantes cerca de la Galería Brasil, o del Cine Plaza, o entre los “recicladores” de basura urbana que son los nuevos energúmenos que se orinan N.N. verdaderamente los muros bajo el puente de la intersección de la Av. Pershing y la Av. Brasil. Mirando las imágenes y los clichés de este arte subte y callejero, uno sabe que la basura urbana poco les importa a los alcaldes (ya aparecerán pronto con su propaganda política): esa otra basura oficial del establishment. Total, los muros aguantan todo, cualquier clamor del artista solitario y joven que degüella pájaros modernistas y descompone la simetría del muro, para delectación visual –tal vez- de los jóvenes trogloditas que pululan a ciertas horas la callejera tarde de los viernes besando el pico de una botella de Ron Cartavio sentados en sus veredas, hijos del más cruel cemento, que son los que pintan sus muros como enmarcándonos en un futuro de “delírium tremens” cada fin de semana.

Parte de este ARTE SUBTE Y CALLEJERO acaba de morir –sin la protesta de estos jóvenes “emos” de casacas negras- que han dejado tristemente que la mano facistoide de los alcaldes y guachimanes del orden borren la historia de su “corte de venas” artístico. De aquí, como testimonio, les presento esta muestras de ARTE SUBTE Y CALLEJERO que a lo mejor produce escarnio en los almidonados sentimentalismos de los vecinos adultos, viejos escépticos que no creen en nada, señores de la tercera edad que esperan los viernes en la noche para ir a comprar papel higiénico y otras chucherias en ridículas bolsas de plástico que aumentará la contaminación ambiental que fomentan estos supermakets que invaden la zona.

La Av. Brasil ha sido por varios inviernos escenario dorado para este arte: subte y callejero, que ha brillado con luz propia dentro de esta escenografía urbana cuyas imágenes he curado para esta exposición virtual. Hasta los carteles que anuncian conciertos musicales y la venta de edificios “ratoneras” se han esmerado por mostrar lo mejor de su “vitrina”. Son imágenes manifestadas en toda esta exposición que siente el nuevo artista “anónimo” y “underground”: que orina en cualquier muro de esta ciudad que muere y duerme su propio sueño. Contradiciendo los slogans de los vendedores de quitamanchas. De todas maneras, este arte subte y callejero tiene algo de revoltoso. Algo intrincado, difícil de entender.


imagenes de la muestra


videos de la muestra

miércoles, 17 de marzo de 2010

Epistocuento

Espistocuento

Fredy A. Roncalla

Soñó y cuando el sueño la cosa se hizo clara. Llegó a su fin mucho tiempo de ir dándole vueltas al asunto.

Ya desde antes habían hablado del mesianismo. Formula simple con un built in fracaso, como un Toyota. Soga torpe con la quisieron una y otra vez lacear al Qampeq Taki, ave veloz, potro sin toqlla, uku persistente, Houdini de remate, veloz luz de la imaginación.

Pero fue en un descuido de Tito. Cuando abría la oxidada celda para mirarse a sí desde lejos, como buscando un inca, dijo tataw el despotismo.

Y entonces vino el plagio del que no vió salvajes en los que confundieron billetera por chimpún en manos de Amadou Diallo, pero sí cámaras por matracas en Uchuraqay. Yastá: el Inca tiene la culpa de la masacre de Cajamarca. No eran libres.

Semilla. Fruto en la utopía arcaica. El gran black hole del siglo veinte. Miles de horas trabajo y hermosas neuronas gastadas en tremendo disparate.

Solo para contestar un odio racista.

Más frutos: libros vacíos y el allqo. Antimetáfora.

Loor a la nada. Por odio a uku.

El epiesteme sacrifical: Bagua.

Que no furuncia. Mas bien son hermanas las varias mitades.

Y los apus hablan, devuelven el significado a la palabra. El signo vuelve fértil y es frágil rumbo en el bullicio.

Y misterio del capital, los mesianistas contra apus.

Contratistas intelectuales en la era de los contractors.

Tiempo del triunfo sustentado en palabras vacias. Huachaferia kaypipas maypipas.

Llaqta democracia: utopía realmente existente.

Pero el apu mayor habla: duoverso. Y hablan los poetas: complementareidad. Juego de opuestos los viejos historiadores.

Ese triunfo es el mayor fracaso.

jueves, 11 de marzo de 2010

Solidaridad con el Indio Mayta





Nuestros mayores deseos por la recuperacion de este gran cantante: El Indio Mayta, MIGUEL ÁNGEL SILVA RUBIO

Aqui unas paplabras sentidas de nuestro wayki y guia Leo Casas:


El Indio Mayta estaba enfermo hace tiempo, igual que Jesús Vásquez.
Otras glorias del canto y la música popular como Manuel Acosta Ojeda y Carlos Hayre han estado muy enfermos, como lo estuvieron Raúl García Zárate, Máximo Damián y Jaime Guardia.
Florencio Coronado murió hace poco luego de un abandono de casi quince años.
Zenobio Dagha y Juan Bolívar, prolíficos autores de hermosas páginas de nuestro cancionero andino como "Vaso de cristal" y "Jauja", respectivamente, igualmente murieron como cualquier wakcha del Perú profundo: olvidados, abandonados.

Cuando Zenobio Dagha fue a APDAYC (Asociación Peruana de Autores y Compositores), a reclamar las regalías por sus 375 canciones registradas (entre ellas "Vaso de cristal" que se canta en todo el mundo), el presidente de dicha mafia lo sacó a patadas. Ningún medio masivo de comunicación se hizo de ese abuso. Y eso que los músicos andinos están aparentemente representados por alguien muy radical.

La señora María Ayala, por quien hicimos hace poco un recital de solidaridad, es fundadora y directora del Ballet Folklórico de Ayacucho, institución que cultiva y difunde las manifestaciones danzarias de esa región desde hace más de 30 años, asumiendo ella los gastos de confección y mantenimiento del costoso vestuario, la movilidad del elenco, etc. para sus presentaciones donde sea necesario, muchas veces sin que se les dé ni para el taxi, gracias a su trabajo vendiendo cassettes en un kiosko de Mesa Redonda. Como si eso fuera poco, ella apoya a los artistas con publicidad, y muchas veces vende cassettes, CDs y DVDs sin cobrar comisión. ES, pues, una auténtica benefactora del arte musical andino.

Los músicos, cantantes y danzarines andinos viven así, ayudándose unos a otros, haciendo presentaciones donde los demás cantan y tocan en "ayni", haciendo sacrificadas giras a los centros mineros donde todos comen, duermen y ganan igual.

Estamos lejos de tener un Estado que valore, respete y apoye estas manifestaciones.
El único presidente que se emborrachaba con algunos cantantes andinos, no hizo absolutamente nada por ellos.

Este gobierno, a tarvés de la hijita del "faenón de los petroaudios", ha rebajado significativamente los impuestos a los espectáculos de famosos artistas extranjeros, mientras los nacionales son despiadadamente perseguidos por APDAYC, los municipios y la SUNAT para cobrar impuestos incluso por las actividades de solidaridad con artistas muy enfermos (algunos de ellos moribundos) sin seguro social ni protección alguna.

Es posible que, una vez más, los artistas harán un acto de solidaridad con el Indio Mayta, un notable, genuino, auténtico, digno y solidario artista cajamarquino que, en su juventus, también fue cantante y actor de cine durante 20 años en México, habiendo trabajado junto con María Félix, Jorge Negrete y Pedro Infante.

Algo tenemos que hacer (o seguir haciendo) quienes tenemos sensibilidad y amamos el canto y la música. Claro que también hay que luchar por los poetas, teatristas, pintores, escultores, ballerines, por el cine, etc.

No voy a pretender que nos igualemos con Francia, donde el Ministerio de Cultura ha cumplido ya cincuenta años (¡medio siglo!) de fecunda labor de promoción y difusión de la cultura y, sobre todo, de protección real a los artistas. Pero sí le tengo sana envidia a Bolivia, donde hace años un gran charanguista fue alcalde de La Paz. Igualmente de Brasil, que tiene un cantante popular de Ministro y al Ecuador, donde un poeta es el actual Minsitro de Educación. En cambio aquí, si resucitaran Vallejo, Arguedas, Núñez Ureta, Andrés Zevallos, el Cholo Nieto, Rosa Alarco o Gustavo Valcárcel, los volverían a encarcelar.

Mas informes sobre un evento de solidaridad con el Indio Mayta por Silverio Rubina se puede encontrar aqui

Tambien podemos encontrar expresiones de solidaridad y afecto con el Indio Mayta en los comentarios de sus diversas entradas de You Tube



miércoles, 10 de marzo de 2010

EL TAKI ONQOY, EL QELLQA ONQOY Y EL LENGUAJE DE LOS DIOSES (borrador)










Copio, con minimas correcciones de typos un borrador antiguo, al que solo le anadiria que luego de conocer el trabajo del maestro Daniel Kirwayo en su obra Taki Onqoy, en el que trata a este fenomeno como musica curativa con sonidos de la amazonia, es necesario cambiar el nonbre del Taki Onqoy por el de Qampeq Taki, canto curativo del mal colonial. El borrador es inconcluso y hay problemas en las grafias por ser un file reteviejo, pero hay algunas ideas que valen la pena e hinapas kachun

Favor poner el texto de scribd en FULL SCREEN para poder leer este vejisimo file

Sobre El Taki Onqoy

© Fredy Roncalla

Viajando Huancayuman # 1

Imagenes de la banda de los yaku unupakus viajando a Huancayo a la presentacion de Yaku unupa yuyanin de Ugo Carrillo. Con Rocio, Ugo, Gonzalo y Armandito...























Imagenes © Fredy Roncalla

jueves, 4 de marzo de 2010

PALABRA E HILO / Cecilia Vicuña



En solidaridad con el pueblo chileno.



PALABRA E HILO* / Cecilia Vicuña


La palabra es un hilo y el hilo es lenguaje.

Cuerpo no Lineal.

Una línea asociándose a otras líneas.

Una palabra al ser escrita juega a ser lineal,
Pero palabra e hilo existen en otro plano dimensional.

Formas vibratorias en el espacio y el tiempo.

Actos de unión y separación.

La palabra es silencio y sonido.
E hilo. Lleno y vacío.


La tejedora ve su fibra como la poeta su palabra.

El hilo siente la mano, como la palabra la lengua.

Estructuras de sentido en el doble sentido
De sentir y significar,
La palabra y el hilo sienten nuestro pasar.

La palabra es el hilo conductor, o el hilo conduce la palabra?

Ambas conducen al centro de la memoria, a una forma de unir
Y conectar.
Una palabra está preñada de otras palabras y el hilo contiene
Otros hilos en su interior.

Metáforas en tensión, la palabra y el hilo llevan al más allá
Del hilar y el hablar, a lo que nos une, la fibra inmortal.




Hablar es hilar y el hilo teje al mundo.


En el Ande, la lengua misma, quechua es una soga de paja
Torcida,
Dos personas haciendo el amor, varias fibras unidas.

Tejer diseños es pallay, levantar las fibras, recogerlas.

Leer en latín es legere, recoger.

La tejedora está leyendo y escribiendo a la vez, un texto
Que la comunidad sabe leer.
Un textil antiguo es un alfabeto de nudos, colores y direcciones
Que ya no podemos leer.

Hoy los tejidos no sólo representan, sino que ellos mismos son
Uno de los seres de la cosmogonía andina.

Ponchos, hijillas, aksus, chuspas y chumpis son seres
Que sienten
Y cada ser que siente camina envuelto en signos.


El cuerpo dado enteramente a la función de significar.

El tejido está en el estado de ser un tejido: awaska.

Y una misma palabra, acnanacuna designa a los vestidos,
El lenguaje
Y los instrumentos para sacrificar (significar diría yo).
El encuentro del dedo y el hilo es el diálogo y la torsión.


La energía del movimiento tiene nombre y dirección:
Lluq’i, a la izquierda, paña, a la derecha.

Una dirección es un sentido y la forma de la torsión transmite
Conocimiento e información.

Los dos últimos movimientos de una fibra
Deben estar en oposición:

Una fibra se compone de dos hilos lluq’i y paña.

Una palabra es raíz y sufijo: dos sentidos antitéticos en uno solo.

La palabra y el hilo se comportan como procesos del cosmos.


El proceso es un lenguaje y un diseño textil
Es un proceso representándose a sí mismo.

Un eje de reflexión
Los atributos serpentinos
Son imágenes de la estructura textil,
Las trenzas se hacen serpientes
Y el cruce de la luz y la oscuridad se hacer un diamante:
Una estrella.


La técnica sprang es una acción reciproca en la que el
Entreverado de los
Elementos adyacentes y de los dedos se duplica arriba
Y abajo del área de trabajo.


Es decir, los dedos entrando en el
Textil producen en las fibras una imagen espejo de su
Movimiento,
Una simetría que reitera el concepto de complementariedad
Que permea el pensamiento andino.

El hilo está muerto cuando está suelto, pero está animado en el
Telar:
La tensión le da un corazón


Soncco es corazón y entraña,
Estomago y conciencia, memoria,
Juicio y razón, el corazón de la madera,
El tejido central de un tallo.

La palabra y el hilo son el corazón de la comunidad.

El adivino se acuesta sobre un tejido de wik’uña para soñar.



* Tomado de V, de Cecilia Vicuña

Naomi Klein sobre los codigos de contruccion en Chile y una acotacion de Alex Julca

Interesante articulo tomado de The Guardian

Aqui la acotacion de Alex Julca

Both earthquakes had the epicenter near the main city in Haiti and Chile, though the chilean was of higer intensity. Yet it produced similar figures for "affected" people.

Inequalities between living situations of the rich and the poor is driving the number of deaths and affected in both Haiti and Chile, though with imporatant qualifications: widespread extreme poverty and neocolonial inheritance in Haiti increases the chances of deaths (over 250,000), but both countries share the extent of affected people and consequently the loss of livelihoods e.g. 2-2.5 million displaced, injured and with no jobs.

A quick look at the gini and 20% richest/poorest in both countries indicates shares of 55s% for richest and 2-4% income for poor. So, why a 'rich' country like Chile have similar levels of inequality than Haiti, one of the poorest in the world?

martes, 2 de marzo de 2010

Intelectuales indigenas

Tomo un interesante post del blog Autorepresentacion, donde Claudia Zapata hace un analisis historico de los intelectuales indigenas. Este articulo tiene un hueco black hole muy grande: obvia a los intelectuales indigenas peruanos no solo quechuas y aymaras, pero sobre todo amazonicos. Cuando en el Peru, tal vez por primera vez en la historia, y mas al fondo que la polemica sobre la "objetividad" en las ciencias sociales, el horizonte intelectual amazonico es el mas importante e innovador: encara de frente el vacio epistemico y la violencia del neoliberalismo; no cae en la seduccion del renacimiento andino por el placer y el mercado; y deja claro lo mucho que le falta recorrer a la atavica intelectualidad oficial tanto contestataria como funcional. De todos modos, vale la pena poner en la mira critica la formacion de un horizonte intelectual y programatico que se plantea como el mas saludable horizonte historico.

articulo tomado de Autorepresentacion

lunes, 1 de marzo de 2010

CAMBIANDO DE PARADIGMA: DEL LIBRO IMPRESO AL LIBRO ELECTRÓNICO/ Nicolas Hidogro


CAMBIANDO DE PARADIGMA:

DEL LIBRO IMPRESO AL LIBRO ELECTRÓNICO



Por cada 1000 libros impresos (cifra media y promedio publicable en el Perú en textos literarios) en papel de fibra virgen, de entre 100-250 páginas (200 gr. – 400 gr. por unidad), le cuesta a la naturaleza 4.2 árboles con generosa pulpa de celulosa, en la que cada árbol ha tardado 7 años en promedio en crecer, o sea 300 kilogramos de papel por autor cada vez que se le ocurra a alguien publicar un texto de poesía, cuentos o una novela.

La tradición de los libros impresos en cuero de animales, papiros, tablillas de arcilla horneada, etc. tiene alrededor de 5000 años de antigüedad y estamos habituados a ello y la imagen de un libro está asociada a tinta, papel, color, empaste, un paradigma más viejo que el propio Gutenberg.

Adoramos oler el papel recién tipografiado, ver su reluciente carátula alisada o plastificada, ojearlo maniáticamente tantas veces nos sorprendan las grafías y las historias verbales, nos place trasportarlo en el sobaco como exhibicioncitas, verlos en los anaqueles de nuestra biblioteca como un orgullo zahorí que hablen de nuestros portento adquisitivo y de nuestra “probable oceanidad lectora e intelectual”, adoramos quedarnos dormidos con el dedo en medio del libro, dejarles marquitas e inscripciones garabateadas, doblarles la puntilla con un “aquí me quedé”, todo ello ha hecho una tradición de no fácil sustitución de paradigma, frente al e-book de elevado costo y hasta “antiintelectual”. Uff, no, sustituir una biblioteca de cinco metros cuadrados, de dos toneladas de peso, por un aparatito nananotecnológico en miniatura de 20 X 30 cm de 500 gr. que lo puedo llevar en mi bolsillo.

Hay una corriente de escritores mundial ahora que están a favor de la protección de la naturaleza, la no contaminación, la no deforestaración, sin embargo, pregunto:

¿Y tu poeta o narrador, ensayista o historiador, alguna vez haz plantado algún árbol –no me refiero a la de florecitas de maceta de tu casa o las hortalizas de tu jardín- y estás dispuesto a dejar de publicar libros en físico por libros electrónicos? Sólo pido congruencia y consecuencia entre la prédica y la práctica.



Allí les va adjunto mi libro electronizado “Morir en Puerto Tamborapa”.



Nicolás Hidrogo Navarro


Morir en Puerto Tamborapa


Parea una propuesta afin ver: hacia una teoria del texto y libro progresivo a partir de Vida perpetua de Juan Ramirez Ruiz