jueves, 26 de enero de 2012

Homenaje a Chacho en el Centro Cultural de San Marcos

Adiós, maestro Daniel Kirwayo, Diego Fernández Stoll

Diego Fernandez Stoll estuvo entre quienes acudieron a despedir al maestro Daniel Kirwayo en un cementerio de Lurin cerca a la waka y el oraculo de Pachakmak, lugar apropiado para un genio de la guitarra y la musica que comprendio claramente su rol espiritual, curativo, innovador y visionario. Aqui el claro y sentido homenaje de Diego. Qamlla allinlla Hanaq Pachapi qollana Daniel Kirwayo.

Adiós, maestro Daniel Kirwayo

Diego Fernández Stoll


Ayer durante su velorio, luego de mirar por última vez el rostro apagado de mi amigo
y maestro Daniel Kirwayo, algunos de sus familiares sugirieron que debía despedirme
tocando algún tema en la guitarra. Me negué rotundamente, pues mi vergonzosa torpeza
con las cuerdas habría arruinado el impecable homenaje que le rindieron esa noche
maestros como Alberto Juscamayta, Rolando Carrasco y Javier Molina, así como los
talentosos discípulos de Daniel, Roger Valencia y Oscar Quenta. A pesar de que tuve el honor de seguir formalmente algunas clases con el maestro Kirwayo, de ninguna manera puedo considerarme un digno seguidor suyo en materia guitarrística. Por eso, creo que él preferiría que me despida con estas palabras, recordando su amistad, sus enseñanzas y sobre todo, su legado artístico.

Aún así, no dejo de considerarlo como un irremplazable mentor, cuya partida deja un
vacío imposible de calcular. Las pocas lecciones que me impartió durante estos últimos meses fueron verdaderas clases maestras en el arte del sonido, pues Daniel Kirwayo fue en definitiva un artista de vanguardia, cuyo genio y espíritu eran también urgentemente contemporáneos. De hecho, el maestro Kirwayo tuvo la gentileza y paciencia de preparar un curso de Música Asistida por Ordenador, rescatando casi dos décadas de sus experiencias acumuladas en torno al tratamiento digital del sonido.

Tendrá que pasar mucho tiempo antes de que surja otro artista peruano con tanta
creatividad para hilar lo tradicional con lo moderno. Ante todo, Daniel era un cultor
disciplinado y respetuoso de nuestras culturas sonoras ancestrales, pero también un
innovador arreglista e intérprete que sin duda contribuyó a forjar las actuales técnicas y estilos de diversos instrumentos de cuerda. La guitarra fue su gran compañera en una búsqueda que trascendió fronteras, mundos y dimensiones. Fue también el primer pincel en un arsenal de herramientas con las que desplegó su imaginación creadora. Como todo un artista del sonido, Daniel quiso explorar inclusive detrás de las cuerdas, y eso lo llevó a entablar una relación espiritual con la madera. Se hizo lutier para desentrañar los enigmas de su instrumento, y durante una larga estadía en la Francia se perfeccionó en las sutilezas de ese exigente oficio. Al volver a su patria, recorrió nuestros inmensos bosques
en místicas peregrinaciones que lo guiaron, entre ícaros y visiones, hacia los árboles que amorosamente transmutó en bellos charangos, guitarras y requintos.

En su búsqueda por un sonido propio que armonizara el respeto por lo tradicional con la inquietud por lo contemporáneo, Daniel inició en la década de los noventas un trabajo experimental a partir de las nuevas tecnologías. Su estudio digital de grabación se convirtió en un templo electroacústico donde el artista pudo refugiarse entre perillas y pixeles, maquinando el futuro de la música peruana. Quien escuche producciones como Taki Onqoy logrará reconocer una vertiente pionera del arte sonoro peruano. Las últimas producciones que el maestro preparaba con rigor absolutamente científico en su pequeño y acogedor estudio de Lince evocan paisajes nunca antes imaginados, en los que sirenas cibernéticas se sumergen gustosas en las aguas eternas de la tradición.

Todos estos fabulosos sonidos que nos ha dejado Daniel Kirwayo son la materialización
de casi seis décadas de arduo trabajo artístico. Quizás le haya llegado ahora al maestro un merecido descanso. Pero su espíritu inquieto necesita embrujar a las nuevas generaciones, y movilizarlas por medio de su arte místico del sonido. Su legado inmaterial queda en visiones y proyectos aún por realizar. Uno de sus grandes sueños consistía en fundar una escuela peruana de lutería, así como establecer festivales regionales del baulín. Quedan esos y muchos otros retos para quienes deseen mantener viva su memoria.

Lima, 25 de enero del 2012


Para escuchar los sonidos del maestro golpear en Guitarra Peruana: Homenaje a Daniel Kirwayo, de canal Aviruka de Youtube

miércoles, 25 de enero de 2012

Kawsachun Daniel Kirwayo, Leo Casas Ballon

Hermanas y hermanos:

Una sombra de tristeza enluta nuestra alma.
Nuestro hermano DANIEL KIRWAYO ha vuelto al seno de la Pacha Mama el día de hoy.
Muy querido artista ayacuchano, gran intérprete de la guitarra andina en diferentes afinaciones, charanguista y buen constructor de guitarras.

El maestro Kirwayo tiene una larga trayectoria y grabaciones como solista y acompañante de cantantes.
Su último trabajo consistió en ponerle la alta calidad de su toque y el hondo sentimiento de su espíritu sensible al pulcro trabajo de la joven cantante y antropóloga ayacuchana SYLVIA FALCÓN en su disco KILLA LLUQSIMUN ("Sale la Luna"), un ramillete de expresiones tradicionales cuidadosamente seleccionadas y pulcramente interpretadas en su genuina autenticidad y diversidad rítmica, melódica y temática.

Felizmente, nuestra cosmovisión andina nos da la certeza de que este es solamente un tránsito a otra forma de existencia, una manera de retorno momentáneo al seno de la Pacha Mama-Madre Tierra, de donde un día volveremos convertidos acaso en colibrí, calandria, flor, árbol, cóndor, puma, lluvia, brisa o puquial.

Mientras tanto, las melodías pulsadas por sus diestros dedos seguirán expresando los diferentes colores de nuestras emociones y sentimeintos.

No podremos evitar la tristeza que nos deja su ausencia.
Expresamos nuestra profunda condolencia y solidaridad a sus familiares.
Pero también a ellos les recordamos estos versos del Aya Taki, canto funeral de despedida a los difuntos en los Andes del Sur, cuya traducción del quechua al castellano dice:

Ama waqasunchu
Pacha Mamaman kutiykapuq wawqimanta.
Wiqinchikmi mayu hina purispa
purinanta harkanman
llakiyninchikmi yana puyu hina
ñanninta llantuykunman.

No lloremos
por el hermano que vuelve al seno de la Madre Tierra.
Nuestras lágrimas formarían un río
que impida su tránsito
nuestra tristeza formaría una nube negra
cuya sombra oscurecería su camino.

A quienes podamos ir a acompañar y despedir a nuestro hermano
DANIEL KIRWAYO, Rodrigo Montoya nos da con precisión las coordenadas:

Velatorio (Hogar de Daniel):

Calle Alejandro Tirado 221, Pamplona Baja, San Juan de Miraflores
(a doscientos metros hacia arriba, entre las cuadras una y dos de Avenida
de los Héroes, casi frente a la segunda tienda de Metro,
a la altura de la Estación Atocongo del tren eléctrico).

Teléfono: 450-3081

Sepelio
.
El cortejo partirá mañana, miércoles 25, a las tres de la tarde,
y estará llegando al Parque del Recuerdo en Lurin a las cuarto de la tarde.

Digamos desde el fondo de nuestro cariño:
¡¡¡KAWSACHUN DANIEL KIRWAYU!!!
y despidámoslo con canciones, guitarras, charangos, quenas, tinyas, arpas y violines.

Un abrazo a todos,

Leo Casas Ballón

martes, 24 de enero de 2012

Edery sings Yupanki, Carolina Amorouso

Edery sings Yupanki

Sefarad records, release date, 24 Jan, 2012

Review by Carolina Amoruso

Gerard Edery has made a noble attempt, with his pedigree assured by the
Manhattan School of Music and the operatic stage, to bestow Atahualpa
Yupanqui upon a global audience. The Moroccan-born composer, vocalist and
instrumentalist has embraced Don Ata’s mission to hallow his indigenous roots
through the music he wrote and rendered with a sublime guitar and lofty voice.
Edery pays homage to this adopted Inca son by reprising the chanting of tillers
in the fields, the languid guitar melodies lamenting lost traditions, the pain of
the Columbian Encounter and subjugation, the continued oppression of working
people.

A searcher, Edery has explored traditional music from near and far reaches
worldwide. For him, the most succulent fruit of his forays has been that of
the Argentinean troubadour, his “hero,” as he puts it in his own words. Edery
sings Yupanqui is a eulogy, delivered with the utmost reverence. The master’s
humanity and his evocative and poignant words come through. But not his soul.
Edery sings Yupanqui is lovely, but, for me, somewhat eviscerated and studied.

Being a man of letters, of the world, of breadth, Edery serves Don Ata well
as an ambassador, though; he has offered to the globalized children of the
technological age a touchstone luminary marginalized by a tidal shift since his
senescence and death, in 1992, that “sellabrates” low-content, high-voltage
irrelevancies. He’s put the bard’s redoubtable name on their lips, his luscious
images on their mindscreen, the fiber of his people within their own being, and
his steadfastness against injustice in their shadow. What could be wrong with
that?

The 13 tracks are scored with instrumentation expanded from just Yupanqui’s
guitar to include a bass, a hint of electronic strings and basic percussion to
achieve a more contemporary rhythmic undertone. The additions are subtle and
don’t compromise an overall feeling of intimacy.

“Camino del Indio” is, if one can say it, a beautiful lament, read as both a
metaphorical and literal story of the Andean people, their lifeline equally
extended towards earth and heavens, the way over the road they have hoed and
trod upon too-often times rocky.

Caminito del indio
Que junta el valle con las estrellas.
Caminito que anduvo
De sur a norte
Mi raza vieja…



Edery couldn’t help but cover the fetching canción de cuna, “Duerme Negrito,” in
doing so paying homage, too, to other icons of the Cono Sur —Mercedes Sosa
and Victor Jara most notably--who covered and eventually co-possessed it. He
adds a number of tasteful guitar strains in the opening section and closes with a
convincing recitative. (Don Ata did not claim “Duerme Negrito” to be his, but a
tune borrowed from a field song he’d heard on the Caribbean side of the border
between Colombia and Venezuela.)

I’m a fool for guitar-themed songs (Ringo’s “While My Guitar Gently Weeps” is
one, Polo Montañez’ “Guitarra Mia” another). “Guitarra, Dímelo Tú” is perhaps
the bleakest on this album, with the most poetic lyrics. Its refrain, “¿ Porqué
la noche es tan larga¿. Guitarra dímelo tú” is nestled in between images of
desolation and, probably, truth:
Los hombres son dioses muertos,
de un tiempo ya derrumbao,
ni sus sueños se salvaron,
sólo la sombra ha quedao.

The percussion adds urgency to the arrangement here, insistent and ominous,
but the vocal falls short, as it will throughout the album.

Gerard Edery has set for himself a difficult challenge to claim and reprise
such immediate and personal lyrics. If he falls short, it’s not for not trying.
Edery Sings Yupanqui is of value because it brings to the fore, with honesty
and integrity, the work of a beloved icon of a faded generation of music of
conscience.

martes, 17 de enero de 2012

ATUQPA CHUPAN RIWISTANCHIK RIQSICHINAPAQ




Hawansuyo celebra la aparicion de la primera revista literaria en quechua hecha por unos jovenes a quienes pronto tendremos el honor de conocer. Allinmi chayqa.
Aparte de la revistas impresa, Atoqpa chupan tambien se esta presentando en linea.
Aqui la presentacion virtual de revista Atoqpa Chupan

lunes, 16 de enero de 2012

Difunden conocimientos de pueblo Esse Eja sobre veintiun especies de palmeras, Matias Perez Ojeda del Arco





Amigo(a)s
Empecemos el 2012 con noticias edificantes. Un ejemplo de investigación y ética. Lo que se toma se devuelve a las comunidades, con creces. Es el trabajo del Ingeniero Matías Pérez Ojeda del Arco. Fueron más de 60 comuneros en Infierno y Sonene que trabajaron con la identificar las palmeras y sus usos. Con ese material han preparado infografías que se ha dejado a las escuelas, ahora sigue la fase de difusión.
Felizmente, los jóvenes profesionales están cambiando esta faceta intercultural de la investigación, desconocida para otros.
Saludos,
Coca

Maria C. Chavarria

aqui la noticia completa sobre las veitun especies de palmeras en Servindi

jueves, 12 de enero de 2012

Tawa Runa en FONO -GRAFÍAS

La soprano Edith Ramos Guerra y el concertista y profesor de música Armando
Becerra Málaga se presentarán este viernes 13 de enero a las 7:30 en el Centro
Cultural de España en el marco de la exposición FONO - GRAFÍAS: 100 años de
música popular en el Perú: http://www.ccelima.org/web/index.php?
option=com_content&view=article&id=479&Itemid=165

Junto a Rolando Carrasco Segovia y Fredy Castilla ellos forman Tawa Runa, un
proyecto musical producto de la combinación de la investigación, el talento
experimental y el culto a la tradición. No son muchas las oportunidades para
escucharlos. No se pierdan el concierto.

Los detalles del evento y de la propuesta de Tawa Runa pueden encontrarlos en
esta nota de Sientemag:

http://sientemag.com/la-idiosincrasia-andina-a-traves-de-la-musica-de-tawa-runa

La idiosincrasia andina a través de la música de “Tawa Runa”

Como parte de las actividades relacionadas a la exposición “Fono-grafías, 100
años de la música popular en el Perú”, el Centro Cultural de España presenta el
13 de enero al cuarteto Tawa Runa para ofrecer la música que se escucha en las
festividades y rituales del Ande.

El agua, como elemento importante en la vida del poblador andino, así mismo el
respeto y agradecimiento a los Apus se manifiesta en cantares de los comuneros,
cantándole a sus lagos o cochas, limpiando los canales de regadío, acompañado de
bailes, comidas y bebidas. El trabajo comunal es convertido en una fiesta, es
llevado a este concierto.

El Cuarteto Tawa Runa está integrado por músicos jóvenes de formación popular y
académica. El grupo nace con el propósito de investigar y presentar la tradición
musical, manteniendo las distintas conformaciones instrumentales, dando a
conocer el contexto cultural de cada música.

Con un afán didáctico, han presentado los proyectos: “Qapaq Raymi, La otra
navidad”, “Pukllay, La otra navidad” y ahora “Homenaje al agua, De cantares y
rituales”.

El Cuarteto Tawa Runa está conformado por los músicos Armando Becerra Málaga,
Edith Ramos Guerra, Rolando Carrasco Segovia y Fredy Castilla..

Lugar: Centro Cultural de España – Jr. Natalio Sánchez 181. Frente a la Plaza
Washington, altura Cdra. 6 Av. Arequipa.

Fecha: viernes 13 de Enero (7:30 pm.)

Ingreso libre


Próximas actividades de FONO - GRAFÍAS:

- Jueves 19 de enero: Conversatorio \"Industria Fonográfica: del vinilo al DVD\".
Con Alberto Maraví de Infopesa , Rosita Arango de Rosita Producciones y Fernando
Urquiaga de Sayariy Producciones.

- Viernes 20 de enero: Concierto de Los Mirlos.

- Domingo 22 de enero: Último día para visitar la exposición.

El quechuaespañol, Pedro Granados

El wayki Pedro Granados comparte un poema que es una mirada desde el otro lado del dualismo y de interesantes desafios teoricos que invitan atenderlos desde una triangulacion horizontal.


El quechuaespañol
Pedro Granados

A mis alumnos de la UNILA

Se llega a él a través de Billie Holliday
También de Amy Winehouse
Ambas del mismo pelo
También de estar de verdad
Un rato contra tu cuerpo
French-Funk-Jazz
Un tango como
“Naranjo en flor”
El río Paraguay al atardecer
Y al amanecer entre tus brazos.

Harare, Zimbawe
Es uno de sus territorios
Y en el camerino
De algún circo bieloruso
Impacientemente espera
Para hablar con aquel pino
De Arguedas en Arequipa
A cada una de sus gradas
Que dan hasta el cielo.

Rehuye los términos
En quechua
O en español
Se reconoce menos
En estos idiomas
Que en muchos otros
O que en el laborioso rasgueo
De una guitarra.

Difícil antologarlo
Hacer un diccionario con él
Aunque de inmediato
Los delfines lo reconocen
Ándate de lengua nomás
Con un leve impulso te basta
Y ya no sentirás
Las dos llantas de tu bicicleta.

miércoles, 11 de enero de 2012

Virunhuaira, Rubén Urbizagástegui



La distancia, el acercamiento, la partida, el retorno son algunas de las dualidades con que la poetica espacial andina se manifiesta en estos tiempos trasnacionales. Desde Riverside, California, el wayki Rubén Urbizagástegui Alvarado nos entrega Virunhuaira, una coleccion de poesia en prosa de rapida y fascinante lectura. Si vas a Virunhaira -que se pone al final- abre un espacio personal, colectivo y de dialogo con el paisaje en el que el lector puede ver y sentir la geografia poetica del origen con un lenguaje fresco y preciso que tambien relata historias personales, familiares y las del pueblo, sin olvidar, por lo menos en dos poemas, los estragos de la guerra interna. Virunhuaira ha sido editado en 2011 por Arteidea. Aqui una uchuy seleccion:


BAÑADOS EN SUDOR

nuestros caballos ramonean entre los pajonales. Nerviosos paran
las orejas y se espantan. A lo lejos la luz del sol alumbra a las
vicuñas y una que otra gallareta de roja cresta gritando cruza la
llanura. Hemos subido hasta aquí, hasta la punta del nevado, hasta
la laguna de Churaj por unas truchas. Antes de comenzar
fumamos y chacchamos y ofrendamos nuestro mejor aguardiente
a los aukilitos. Nuestras mejores hojas de coca son para ellos.
Ahh Padre cerro, padre sol, padre viento. Ahh madre agua,
hermanita laguna del Churaj. Danos pues tu consentimiento. Solo
unas truchas te pedimos. Solo eso. Ahh ahh que así sea.

EL RIO BAJA COMO UNA SERPIENTE
enredándose entre los eucaliptos, kebrollos, tumbando alisos,
chilcos, sauces llorones. Mostrando su panza de agua baja. Larga
y gorda culebra de lodo y piedras. Engulle toros, burros,
chanchos, totoras de largas manos. Un fuerte olor a tierra
quemada se expande en el horizonte. El látigo de piedras
retumban como truenos y relámpagos escondidos en su vientre.
Atónitos miramos cómo pasa moviendo su barriga de aguas
negras, densas. Riéndose de nuestra tristeza pasa. Solo huesudos
palos nos dejó ese barranco. Una llaga de piedras blancas bajo
su vientre abierto. Partió en dos el poblado. Ahora son dos
pueblos distintos, no papito? pregunto al abuelo Juancho que
me escucha como rememorando las lluvias y el agua. Un
rasmungo le sale de la garganta. Será que quiere decir que sí?


SALGO AL PATIO Y ME SIENTO
debajo del melocotonero. La cocina aún humea después del
desayuno. Las gallinas displicentes picotean las lechugas. Los
nevados reverberan de luz en las alturas. Un camino solitario
sube la montaña y, siguiendo el río, otro desciende hasta alcanzar
los valles más profundos. Un gallo canta como anunciando que
ya es tiempo de faena.

EL AGUA CORRIENDO POR LA ACEQUIA
susurra en mis oídos. La luna detrás de los eucaliptos. Un
potro ramonea en los alfalfares. Es mediodía en Virunhuaira.

SI VAS A VIRUNHUAIRA,
viajero, sal a la carretera norte. Llega a Fiori y busca la agencia
«Andía». Compra tu pasaje allí y espera la salida. Pesa tu
equipaje, tu costal de arroz, sal, azúcar, fideos, pan y baratijas
para la familia y los amigos. Eso es lo normal y no te asustes
viajero. Allí comienza tu salida. Picaroneros, emolienteros,
sandwicheros, y uno que otro vendedor de baratijas pulularán
por los alrededores. Ya de salida pasarás Los Robles y a los
costados Comas, Chacracerro, Los Cipreses, Puentepiedra. La
gente como escarabajos cuesta arriba rodando lo que
encuentran para sobrevivir. Obsérvalos en las márgenes y
elevados cerros de la sucia y podrida Lima. Pasando Ancón
hay un puesto de la Guardia Civil. Cuídate viajero pues allí te
robarán. El Guardia Civil te pedirá tu libreta electoral, militar,
tributaria, partida de nacimiento, certificado domiciliario,
pasaporte, atestado ideológico o lo que sea. Y si por acaso
posees todos esos documentos, te dirán que están circulando
billetes falsos y te pedirán todo el dinero que llevas. Abre bien
los ojos viajero, pues el policía cambiará tus billetes legales por
los falsos que decomisaron a otros incautos como tú. Así tú
pasarás los falsos, los harás circular y los policías se quedarán
con los billetes legales y engordarán. Si reclamas te dirán que
eso es tu cupo de guerra por pasar vía Ancón, te acusarán de
senderista o inventarán cualquier otra disculpa para encarcelarte.
Ojo viajero, no olvides que no hay policía civil, republicano,
de investigaciones o del ejército honesto. No hay uno siquiera.
Tienes que ser corrupto para juntarte a una institución corrupta,
¿comprendes? Abre bien los ojos, pues pasando Pasamayo
verás cómo el mar se abre en lontananza y el valle parece dormir
sobre la pampa de Huarmey, Chancay, Huacho y llegarás a
Barranca. Descansa allí pues ahora comienza realmente el viaje.
Tómate un café con leche, compra un chancay, alfajores y espera
el camión que debe subirte a Virunhuaira. Aparecerá de repente
y en menos de una hora estará lleno de campesinos y comuneros
conocidos del Valle del Pativilca. Súbete a ese camión y espera.
No olvides de comprar algunos panes dulces y alfajores
huachanos y una que otra Concordia. Cuando el camión salga
estará lleno de gente hasta el techo. Algunos irán colgados de
los lados. Así pasaremos el puente de Pativilca y ya se verá el
río, ese río negro de aguas oscuras y bulliciosas es el Pativilca.
Siguiendo su corriente río arriba llegaremos a Virunhuaira. Pero
espera viajero, aún nos toca pasar Huayto, una hacienda de
grandes cañaverales. Cuídate de las quemadas pues cuando
menos esperas ya estarás negro por el humo. Pero ahora ya
sentirás la protección y cariño de los comuneros que están sobre
el camión. Oirás las historias más absurdas sobre las quemadas
pero recuerda que la realidad es más fantástica que la literatura.
Presta atención viajero pues las historias que escuches se
repetirán en cualquier camino de cualquier país
latinoamericano. Solo cambia la geografía. La historia es la
misma. Río arriba del Pativilca pasarás por innumerables
haciendas cañeras llenas de comuneros de las más diferentes
comunidades de la región. Encontrarás comuneros de Acos,
Mangas, Llipa, Quillapata, Apas, Cochas, Gorgor, Rajanya,
Huancapón, Manás. Tristes golondrinos soñando volver al nido.
Los distinguirás por el color de los vestidos de sus mujeres y la horna de sus sombreros. Comuneros al fin te preguntarán si
conoces a don Julián de Ancos, a don Pedro de Quinllán. Y
uno que otro te alcanzará una carta, una nota apresuradamente
escrita. Tristes se quedarán si contestas que no. Si contestas que
sí con los ojos brillantes te dirán que Carmen Rosa, Rosandro
o Nolasco les envía un saludo. Así que miénteles viajero, diles
que sí, que verás a don Julián de Ancos y a don Pedro de Quinllán
y que les darás sus saludos. Dales esa esperanza viajero que de
esperanzas nadie se muere. Y sigue subiendo río arriba llegarás
a Cahua. Aquí el camión hará una parada para el almuerzo.
Compra mangos y manzanas. No hay mangos más dulces ni
manzanas más tiernas que las de Cahua. Compra también algunas
paltas, a los comuneros les gustan las frutas que no producen.
De nuevo cuídate de la policía. Recuerda, no hay policías
honestos. Y sube. Pasando Carhuán los melocotoneros
comenzarán a brillar. Hártate de melocotones viajero. No hay
melocotones ni duraznos más dulces que los de Carhuán ni los
de Pimache, al que se llega pasando el puente colgante sobre el
rio negro. Y ya casi estarás en Pamplona. Tuerce a la derecha y
sigue el río de aguas blancas. Ahora ya se ve una trocha que
sube retorciéndose como una culebra siempre río arriba hasta
Caya. Aquí ya estarás cansado pero con el corazón alegre,
contento. Ya se siente el aire más puro, más limpio, más azul y
más claro que el agua. Y el agua canta en tus oídos como
diciéndote ya estás aquí hijo mío regocíjate, regocíjate. Carga
aquí tus bultos y amárralos bien a tus burros que aquí nos toca
la subida. Siguiendo una pequeña trocha pasarás arriba de
Chiuín, Añastarronday y ya entrando a Pihuancoto tu corazón
comenzará a llorar. Al otro lado, al frente ya divisarás Huampán,
Nunamayoc, Virunhuaira. Las casas con sus techos de calamina
y paja brillando bajo la luna alegrarán los corazones. Te aseguro
viajero no habrás subido solo. Algún comunero habrá subido
contigo también. Ya estarás en Virunhuaira compartiendo un
pedazo de pan y alguien te alcanzará un porongo de chicha. En
medio de la comunidad en el corazón del pueblo nuevamente.
Aquí te esperamos viajero.

martes, 10 de enero de 2012

Magaly Solier, un ejemplo




Aqui Magaly Solier vendiendo verduras con sus familiares en Huanta y respondiendo bien plantada a la banalidad "periodistica". Lejanos los tiempos en que el arribismo obligaba a negar los padres y la familia. Sobre todo ahora que los mercados al aire libre son un espacio de resistencia a la frialdad, neoliberalismo, y huachaferia de los centros comerciales. Clara tambien su posicion sobre los derechos humanos. Todo un ejemplo, gracias por haber nacido, como decia Chacho.

aqui la nota del Diario la Primera el unico circular capitalino que merece llamarse asi, que los otros, salvo honrosas exepciones son criaderos de gallinazos sin plumas.

domingo, 8 de enero de 2012

New Andean Books

Via Ann Peters, llegan unas notas bibliograficas que asumimos son de Dan Sandweiss


> The Lettered Mountain: A Peruvian Village’s Way with Writing
> Author(s): Frank Salomon, Mercedes Nino-Murcia
> 2011
> http://www.dukeupress.edu/Catalog/ViewProduct.php?productid=6996&viewby=author&lastname=Salomon&firstname=Frank&middlename=&sort=newest
>
> Description
> Andean peoples joined the world of alphabetic literacy nearly 500 years ago, yet the history of their literacy has remained hidden until now. In The Lettered Mountain, Frank Salomon and Mercedes Niño-Murcia expand notions of literacy and challenge
> stereotypes of Andean “orality” by analyzing the writings of mountain villagers from Inka times to the Internet era. Their historical ethnography is based on extensive research in the village of Tupicocha, in the central Peruvian province of
> Huarochirí. The region has a special place in the history of Latin American letters as the home of the unique early-seventeenth-century Quechua-language book explaining Peru’s ancient gods and priesthoods. Granted access to Tupicocha’s surprisingly
> rich internal archives, Salomon and Niño-Murcia found that legacy reflected in a distinctive version of lettered life developed prior to the arrival of state schools. In their detailed ethnography, writing emerges as a vital practice underlying
> specifically Andean sacred culture and self-governance. At the same time, the authors find that Andean relations with the nation-state have been disadvantaged by state writing standards developed in dialogue with European academies but not with the
> rural literate tradition.
>
> ******************
>
> Histories of Race and Racism: The Andes and Mesoamerica from Colonial Times to the Present
> Editor: Laura Gotkowit
> 2011
> http://www.dukeupress.edu/Catalog/ViewProduct.php?productid=19903&viewby=subject&categoryid=128&sort=newest
>
> Description
> Ninety percent of the indigenous population in the Americas lives in the Andean and Mesoamerican nations of Bolivia, Ecuador, Mexico, Peru, and Guatemala. Recently indigenous social movements in these countries have intensified debate about racism
> and drawn attention to the connections between present-day discrimination and centuries of colonialism and violence. In Histories of Race and Racism, anthropologists, historians, and sociologists consider the experiences and representations of
> Andean and Mesoamerican indigenous peoples from the early colonial era to the present. Many of the essays focus on Bolivia, where the election of the country’s first indigenous president, Evo Morales, sparked fierce disputes over political power,
> ethnic rights, and visions of the nation. The contributors compare the interplay of race and racism with class, gender, nationality, and regionalism in Bolivia, Ecuador, Guatemala, Mexico, and Peru. In the process, they engage issues including
> labor, education, census taking, cultural appropriation and performance, mestizaje, social mobilization, and antiracist legislation. Their essays shed new light on the present by describing how race and racism have mattered in particular Andean and
> Mesoamerican societies at specific moments in time.
>
> Contributors
> Rossana Barragán
> Kathryn Burns
> Andrés Calla
> Pamela Calla
> Rudi Colloredo-Mansfeld
> María Elena García
> Laura Gotkowitz
> Charles R. Hale
> Brooke Larson
> Claudio Lomnitz
> José Antonio Lucero
> Florencia E. Mallon
> Khantuta Muruchi
> Deborah Poole
> Seemin Qayum
> Arturo Taracena Arriola
> Sinclair Thomson
> Esteban Ticona Alejo

miércoles, 4 de enero de 2012

Tres notas sobre el 2011, Gonzalo Espino Relucé

Tres notas sobre el 2011 por Gonzalo Espino Relucé*

“¿Puedo asentar mi ollita en el fogón?
Odí Gonzales

I

Todo parece indicar que la marca Perú se incorporó como imagen de los peruanos, hay los fanáticos y los opacos, los avispados y los deshabituados. Marca Perú se ha convertido en el icono que goza de la aceptación popular y al mismo tiempo aparece como resemantización de la diversidad a partir de algunos elementos que pueden movilizar al país (lo revelan los múltiples usos populares que no han pasado –necesariamente- por la autorización de Prom Perú). Es, sin duda, un logro para la vida espiritual del país, una suerte de aliento pequeño, pero fresco en medio de la incertidumbre vivida por los avatares del año electoral. Junto con este símbolo está la gente modesta del Cumbe, del pueblo de Cajamarca que mejor representa el retrato del Perú 2011. Insistieron en la defensa del agua, se movilizaron y fueron satanizados (izquierdistas, radicales y ecologista, hasta terroristas) por el actual gobierno que se extralimitó en sus funciones (cierre de las cuentas del Gobierno Regional de Cajamarca, estado de Emergencia, negociaciones paralelas, etc.). Los pobladores de Cajamarca han dado la voz de alerta a todo el país: el agua se defiende, el agua nos pertenece. Conga no va. Insistimos, marca Perú y la defensa del agua por el pueblo de Cajamarca son los símbolos del Perú 2011.
Los avatares en torno a la muerte de Ciro Castillo tienen una tragicómica representación en la escena política. Empezando por la satanización de los progresistas y de la izquierda que llegó al gobierno. Grosera, chanchada y hasta cínicas resultan los agravios a la gestión de Susana Villarán, alcaldesa electa, al frente del gobierno Municipal de Lima. Similar situación ha vivido desde el shock mediático en su campaña electoral el actual presidente del país. Ya en el gobierno los nacionalistas vivieron la ofensiva de la derecha. La rudeza de la derecha conservadora se estrenó contra el congresista Omar Chehade, acorralado en una cena de la que se ha hecho escarnio obsceno. El asunto era sin duda, parte de la agenda conservadora, anular políticamente a quien se opuso por razones legales a la amnistía a Fujimori. Asunto que tuvo un curiosísimo reclamo del presidente Ollanta (pedido al rey: http://www.youtube.com/watch?v=7IPsts1_h8Q) para que paguen los impuestos que Telefónica debe al Perú y la inesperada declaración del teniente coronel, presidente Ollanta Humala, "Sí se puede tener el oro y el agua a la vez" (El comercio, 24.11.2011), en la que nuestro presidente no prioriza ni atina, olvida dos asuntos de su agenda: la defensa del agua y dos, los estándares internacionales que hay que exigir a la minería. Las respuestas a las justas protestas del pueblo de Cajamarca fue el exhibicionismo y autoritarismo que protagonizó el actual premier (Estado de emergencia, cierre temporal de las cuentas de la Región, mesa de concertación desautorizada, etc). En esas condiciones, imposible una mesa de diálogo.
Lo cierto es que la viveza del capital ha querido hacernos el cholito, han querido matar nuestros dioses y secar cuatro lagunas porque un proyecto “ultramoderno”, signo del progreso, quiere almacenar el agua (claro, para negociarlo). Digo, cholito, porque Yanacocha ha buscado hacernos creer que tendremos más agua (para ellos, como ya lo dije, se trata de un negocio estratégico: el agua). Entre la población popular no hay oposición al desarrollo, al tan careado progreso; la oposición es contra los malas prácticas de la mineras, empezando porque no muestran estándares que debieran exhibir las mineras en un país que apuesta a por la preservación y desarrollo de su biodiversidad y menos aún atención a las demandas sociales (más pobreza en los sectores donde se han instalado las mineras).
La nuestra es casi siempre un programa de lectura cultural. Las empresas privadas dieron muestras de su poder en el terreno de la educación superior, se negaron a dar pase al cobro de impuestos a las universidades privadas. ¿A quiénes representa el Congreso? La escena cultural empezó en diciembre con una desatinada declaración del año nacional cuando don Alán García Pérez y su ministro de cultura, desconocían al mayor héroe cultural de nuestro país: José María Arguedas. Fue ciertamente una lección para los que se opusieron, a pesar del premio nobel que tantas alegrías y debates trajo al Perú, Arguedas apareció como el mayor representante de nuestras culturas. Entre repeticiones y lecturas inteligentes, se estudia con ánimo renovado la obra arguediana. Lo muestran cerca de un centenar de eventos en los que se cuentan varios realizados en el extranjero. En su haber no hay nada notable para las realizaciones del ex ministro de cultura Juan Ossio, eso sí, tenía una curiosa concepción de la cultura como turismo; ni para Susana Baca, que era básicamente una funcionaria viajera. A la fecha el ministerio de Cultura no tiene un perfil propio, varias de sus funciones se confunden con las de Educación. Y no se deja notar. Las deudas con el país siguen siendo enormes, no aparecieron los escritos antropológicos de José María Arguedas ni la difundida edición facsimilar de Amaru por la UNI.
III
En esta nota -si quiere de balance- me voy a referir básicamente a textos que están vinculados con el mundo andino. Cuatro publicaciones nos ha llamado poderosamente la atención, por las rutas y aventuras que proponen sus artefactos críticos. La producción crítica tiene en Mauro Mamani a su mayor representante; primero que obtuvo el Premio Internacional Copé de Oro Ensayo y segundo, por la publicación de su libro ganador: José María Arguedas. Urpi, fieru, quri, sonqoyky (Copé). Julio Noriega publicó ese libro ausente, cuya lectura es clave para la comprensión de la poesía quechua contemporánea y los procesos que ha enfrentado el Perú, se trata de Escritura quechua en el Perú (Pakarina). Dorian Espezúa Salmón tiene el mérito de publicar un libro audaz y polémico, precisamente por hacer una lectura desacralizadora de la mesa redonda que desautorizó la novela 1964 de Arguedas, lo hizo con un título de por si revelador: Todas las sangres en debate: científicos sociales versus críticos literarios (Magreb). José Luis Ayala tiene el mérito de haber publicado una versión crítica de El pez de oro de Gamaliel Churata (A.F.A. Editores), un libro francamente reconocido pero escasamente leído.
La poesía tiene en el cuzqueño Odí Gonzalez a una voz que escrito en castellano se percibe como un quechua cosmopolita, publicó Avenida Sol/ Greenwich Village (Santo Oficio). Copé hizo circular con tardanza el poemario de Boris Espezúa Salmón, Gamaliel y el oráculo del agua (Copé), uno de los libros más intensos, donde los juegos formales se entrecruzan para hacer decir la palabra desde la memoria y palabra que el yo poético presta, apropia o la reinventa, desde Churata, acaso una poesía que tiene que ver con lo aymara a secas.
Para la tribu del Norte, la celebración de los 28 años del Grupo Cultural Greda en Trujillo nos tuvo ocupado todo el año. Se publicaron dos libros que considero importante anotar: Marinera (Pasacalle) de Ricardo Virhuez y La venganza del viringo (Altazor), de Dimas Arrieta. A más de un libro que está pasando desapercibido: Antenor Orrego y la Bohemia de Trujillo (1914-1916) (Congreso del Perú) del historiador Germán Peralta Rivera.
El año concluyó con tres publicaciones importantes, las traducciones al quechua de varios cuentos de José María Arguedas por Gloria Cáceres Vargas, Warma kuyay y otros relatos (UNE), la recopilación de relatos de tradición oral por Isabel Gálvez Astorayme, Relatos quechuas de Arma, Aurahuá y Chupamarca (Cátedra Quecha UNMSM) y la revista Atuqpa chupan, espacio crítico y de creación de los quechuas para el mundo, escrito en la lengua de los runakuna. Hawansuyo de Freddy Roncalla se convirtió en la tribuna para el debate y discusión sobre las cosas andinas en el ciberespacio.
En fin, solo una muestra de lo que nos atrevimos a leer y seguir. Constato que arrastramos el mismo artesanado de hace varios años. Las publicaciones no llegan o los circuitos parecen más bien para iniciados. Cuestión que tendrá que resolverse en los próximos años si apostamos a una mirada de la diversidad cultural del país en su palabra, divina y encantadora, frágil y tentadora, como lo somos la gente de este lado del mundo, que tenemos hambre de justicia y equidad. Sumaq alllin musuq wata 2012.

* Tomado de la Alforja de Chuque

martes, 3 de enero de 2012

America indigena: Peripecia del barro a la poesia, Juan Esteban Villegas

Hawansuyo acaba de recibir un profundo, revelador, poetico y visionario ensayo de un escritor Colombiano radicado en New Jersey, prueba que una mirada sobre lo indigena abarcadora y comparativa dentro del continente y frente al otro europeo y occidental nos da luces para Hanan. Prueba tambien que la indagacion por la poeticas indigenas se da mejor a partir del dialogo multilocal y multivocal. Ya el acervo, la tradicion y los ancestros, no estan en la aldea que antano les era reserveda por la modernidad periferica, cuya estetica es la de la huachaferia, el silencio chillon, la violencia y la muerte. Aqui la presentacion del autor con sus propies palabras:

El ensayo fue una ponencia que dicté en el año 2010, en la Universidad Estatal de Montclair, New Jersey, como parte de un evento literario y musical titulado "Indigenismo, muerte y metáfora", auspiciado por el Departmento de Lengua y Literatura Española de la misma universidad.

Unos breves datos míos:

Juan Esteban Villegas (Medellín, Colombia - 1985). Licenciado en literatura anglosajona y latinoamericana. Obtuvo el primer lugar en el concurso de poesía "César Dávila Andrade" en 2008, otorgado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana de Nueva Jersey. Su poema "Mecánica bucólica", finalista en el Concurso Nacional de Poesía Joven, fue incluido en la antología El crepúsculo de la palabra (Bogotá: Fundación Andrés Barbosa Vivas, 2011). Actualmente se encuentra trabajando en su primera obra de narrativa y su primer poemario.

America indigena: peripecia del barro a la poesia, Juan Esteban Villegas