martes, 28 de febrero de 2012

Una aproximación a la construcción del concepto Diáspora peruana, Jorge Yeshayahu Gonzáles-Lara

Una aproximación a la construcción del concepto Diáspora peruana.

Jorge Yeshayahu Gonzáles-Lara
Sociologo MA, CASAC-T


El proposito del presente trabajo es ofrecer algunos alcanzes a la conceptualizacion de las migraciones peruanas en la Era de la Globalizacion. La migracion no es solo el simple deseo de mejores oportunidades de empleo, es mucha mas compleja, porque el migrante mantiene relaciones sociales en ambos lados de las fronteras, desarrollando multiples relaciones. Al migrar en su propio desplazamiento, el individuo lleva con el su cultura, su capital social y se expanden creando espacios transmigracionales en el pais receptor. Los migrantes crean espacio transmigracionales en el pais que eligen como su nueva residencia y traen consigo sus valores culturales, creando espacios etnicos (espacios gastronomicos, espacios etnico musico-culturales, espacios de culto religioso). Hoy la palabra diaspora surge en un mundo de “migraciones globales, refugiados y temas relacionados” Los sujetos diasporicos adquieren multiples identidades en la dimension de los espacios sociales en que se interrelacionan. Es importante tambien tener encuenta para los estudios de las diasporas la interelacion multicultural en que se incorparon, las relaciones inter-raciales –etnicas, (matrimonios inter-raciales- cambios y fusiones culturales, diferencias y aproximaciones linguisticas, las diversidades linguisticas del Espanol). La interacion social con otros grupos etnicos es otro elemento social, que debe tomarse encuenta en los estudios migratorios, esta interacion produce una movilidad social.

La idea de la Diáspora es construida y consolidada en procesos transnacionales y a través de diversos factores de la globalización. El transnacionalismo se ha convertido en un concepto para comprender los cambios que se producen en el contexto de globalización. En tendemos el transnacionalismo como el cruce imaginario y físico de las fronteras nacionales en la formación de campos sociales de identidad y acción, acompañada desde sus inicio el proceso de globalización, la cual está estrechamente vinculada con la intensificación de las migraciones internacionales e internas. Porque en tiempos de globalización, las identidades se reconstruyen a través de procesos transnacionales; surgen así identidades transnacionales.
Para un mejor entendimiento la teoría transnacional es una herramienta que nos permite comprender las migraciones de las últimas décadas de la globalización. Este concepto atraviesa sociedades teniendo en cuenta dos parámetros fundamentales:
a) Los migrantes vinculan su país de origen con el país receptor a través del mantenimiento de relaciones sociales en ambos lados de las fronteras y construyendo un “espacio social transnacional”; y
b) Que la migración posee un carácter dinámico denominado “proceso transnacional”, que pone en relieve la construcción de campos que cruzan los bordes geográficos, culturales y políticos. Los transmigrantes mantienen y desarrollan múltiples relaciones –familiares, económicas, sociales, organizacionales, religiosas y políticas. (Basch et.al.1994: 7).
Desde el punto de vista histórico, la palabra diáspora se ha utilizo para referirse a la migración judía de la ellos consideraban su tierra prometida, o la migración forzada de africanos hacia Europa y América, como fuerza de trabajo esclava. Tradicionalmente, el concepto diáspora hacía referencia únicamente a determinados desplazamientos forzosos. Hoy la palabra diaspora surge en un mundo de “migraciones globales, refugiados y temas relacionados”, que tiene como principales sujetos a personas que se desplazan por todo el mundo, se establecen y construyen espacios etnicos, traen consigo su acervo cultural y la fusiona al pais receptor.
En la actualidad, la diáspora es un terreno de significados en disputas y lo que define la diáspora no es solo el proceso migratorio, ni la relación en el país de acogida. Lo que define la diáspora es un lugar donde se reconstruye la etnicidad, reconstruye la nacionalidad y la identidad adquiere una dimension transnacional en la Era de la globalizacion. El impacto de la tecnologia en los medios de comunicacion se ha hecho evidente, en que los subjetos sociales se pueden comunicar entre si donde las distancias solo son simbolicas, la informacion se encuentra disponible a traves de el Internet en un espacio cybernetico de comunicacion y de transferencia de informacion.
Las diásporas al ser sujetos transnacionales, no se mantienen puras ni totalmente fieles a la cultura de su lugar de origen, sino que su cultura contiene elementos de ambos lugares: del lugar de origen y del lugar de residencia, de cuya mezcla resulta la hibridizacion. Es decir los sujetos diasporicos se caracterizan por ser híbridos y heterogéneos cultural, lingüística, étnica, religiosa y nacionalmente. Los sujetos diasporicos adquieren multiples identidades en la dimension de los espacios sociales en que se interrelacionan. Es importante tambien la interelacion multicultural en que se incorparon, las relaciones interaciales –etnicas, (matrimonios interaciales- cambios y fusiones culturales, diferencias y aproximaciones linguisticas, las diversidades linguisticas del Espanol). La interacion social con otros grupos etnicos es otro elemento social, que debe tomarse encuenta en los estudios migratorios, esta interacion produce una movilidad social.
Las relaciones personales de tipo material y simbólico que conectan a las sociedades a través de las fronteras nacionales alcanzaron niveles históricos durante el último tercio del siglo XX. Estas conexiones trasnacionales afectan simultáneamente a más de un Estado-Nación y suelen ser generadas desde abajo por la migración humana (Glick Schiller, Basch y Blanc 1992; Basch, Glick Schiller y Blanc 1994; Portes 1996; Smith y Guarnizo 1998), los movimientos sociales (Smith, Chatfield y Pagnucco 1997; Tarrow 1998) y las organizaciones no gubernamentales (Keck y Sikkink 1998, Boli y Thomas 1999). La proliferación de los lazos transnacionales de base por todo el mundo es un fenómeno de mucha importancia.
A nuestro entender, sin embargo, se trata además de una necesaria expansión y ampliación del concepto mismo de “migración”. Si hubo un tiempo en que se delimitaba la migración como el flujo de individuos y fuerza de trabajo, hoy en día es claro que debemos ampliar su contenido incorporando la movilidad e intercambio de bienes culturales, información, y recursos materiales.
Al migrar, en su propio desplazamiento, el individuo no sólo lleva consigo su persona y su fuerza de trabajo, sino que también lleva con él su cultura y su capital social. La migración así, no es sino una forma particular en que las redes sociales, el capital social y cultural de una comunidad se expanden y consolidan en espacios transnacionales cada vez más amplios y distantes.
La dimensión diasporica tiene las siguientes características:
1. La dispersión de un centro de origen a cuando menos dos lugares periféricos;
2. La conservación activa de una memoria, una imagen o mito de la patria original;
3. La creencia de que los miembros de la diáspora no serán cabalmente integrados al país de llegada;
4. El compromiso de volver a la patria;
5. La definición de sí mismas como un grupo a partir de las relaciones que establecen –imaginarias-económicas, políticas o sociales- con el pais de origen y su identidad nacional.
Es evidente que el vínculo entre el país de origen y la experiencia de la discriminación en el lugar de llegada son esenciales para la formación de una comunidad diasporica en un juego constante entre la diferencia y la semejanza.
Estos puentes simbólicos e imaginarios entre el país de residencia y el país de origen, creado por las remesas económicas a las familias y la economía a través de los pagos de impuestos por las transacciones y el proceso de movimiento económico entre la banca internacional y la banca nacional; por que las remezas están destinadas a los gastos básicos de la familia y a la educación primariamente. En este sentido las comunidades transnacionales pueden entenderse como ámbitos de mediación en una doble acepción, que se configura y en los procesos sociales de la acción social: migrar, intercambios, flujos de información-Internet-blogs- reciprocidad, en términos de pasado y futuro, esto es en términos de la transformación de las condiciones en las cuales dicha acción social se desarrolla.
LA EVOLUCIÓN DE LA EMIGRACIÓN PERUANA A LOS ESTADOS UNIDOS
La historia migratoria del Peru podemos establecerla en 8 importantes flujos de emigración hacia el exterior en relacion a las conyunturas socio-politicas internas del Peru, la incertidubre nacional, los golpes de estados por las dictaduras militares, la crisis y recession nacional de la economica, la ruptura democratica y la corrupcion politica, la guerra interna, el levantamiento de los grupos armados y la persecusion politica, etnica y de genero.
La emigración de peruanos a los Estados Unidos se remonta de los años 1930, coincidiendo con la incertidumbre nacional y el levantamiento militar de Sánchez Cerro a la dictadura militar de Augusto Leguía y la crisis política de la época de los años 30. El Oncenio de Leguía se caracterizo por la liquidación total y definitiva de los partidos políticos, la persecución implacable de los opositores políticos, el establecimiento de un régimen personalista, fuerte y tiránico, la destrucción total del Estado de derecho amparado en la defensa del orden público, el sometimiento y la mediatización de diversas instituciones a los caprichos del Ejecutivo, la corrupción administrativa. Anterior a este periodo no existe información registrada de la emigración de peruanos a los Estados Unidos.
Primer flujo migratorio 1930 -1939 a los Estados Unidos.
El reporte de U.S. CIS- Department of Homeland Security revelo que entre el periodo de 1930 a 1939 fueron admitidos como residentes legales 321 peruanos en los Estados Unidos.
Segundo flujo migratorio 1940 -1949 a los Estados Unidos.
El periodo de 1940 a 1949, 1,273 residentes legales, entre el periodo de 1950 a 1959, 5,980 residentes legales.
Tercer flujo migratorio 1960-1969 a los Estados Unidos.
En la fase de 1960 a 1969 se produjo un crecimiento de la emigración legal de peruanos a los Estados Unidos; durante este periodo, 19,783 peruanos fueron admitidos como residentes. En esta etapa, la clase media: profesionales, liberales, medianos empresarios y estudiantes se dirigen a los Estado Unidos que estaba en expansión económica. Es en este periodo se produce un cambio en los flujos netos de migración. El Perú pasa de ser un país de inmigrantes, a un de emigrantes.
Cuarto flujo migratorio 1970-1979 a los Estados Unidos:
En la fase de 1970 a 1979, este periodo está marcado por los gobiernos militares, tanto de Velasco en la primera mitad, como de Morales Bermúdez en la segunda. Durante estos años se amplió el rango de destinos a los Estados Unidos de muchos profesionales y trabajadores especializados.
Quinto flujo migratorio 1970-1979 a los Estados Unidos.
El periodo de 1970 a 1979, 25,311 peruanos emigraron legalmente como residentes legales.
Sexto flujo migratorio 1980-1989 a los Estados Unidos.
En la fase de 1980 a 1989 este periodo está marcado por la vuelta a la democracia, el inicio del terrorismo y una crisis económica severa, sobre todo en la segunda mitad. Es predominantemente la clase media la que emigra en grandes cantidades. Es por primera vez que los Estados Unidos reciben en particular a grupos de refugiados políticos y trabajadores manuales, Por otro lado, los países de América Central empiezan a recibir peruanos como trabajadores profesionales calificados y no calificados; éstos últimos, con el objetivo de llegar a los Estados Unidos, cruzando el rio bravo. Adicionalmente, Canadá siguió recibiendo trabajadores manuales y profesionales. Es en esta década cuando las mujeres se incorporan plenamente a la emigración, en gran medida desde zonas rurales y ciudades pequeñas de la sierra y la costa. Este periodo está marcado, por un aumento de la emigración de peruanos y peruanas a los Estados Unidos. Para 1992, había 1‘500,000 peruanos en el extranjero. En este periodo de 1980 a 1989, 49,948 peruanos ingresaron legalmente como residentes legales a los Estados Unidos.
Septimo flujo migratorio 1990-1999 a los Estados Unidos.
En el periodo de 1990 a 1999, y a inicios de 1992 se capturó a Abimael Guzmán, líder de Sendero Luminoso. El Perú empezó a salir de la recesión económica, aunque se sufrió una recaída con la crisis asiática y los demás efectos ligados a ésta. La emigración se convirtió en una opción para todas las clases sociales del Perú, incluyendo los pobres del campo y las ciudades y los nativos de la Amazonía y regiones Andinas del Perú. Durante este periodo de 1990 a 1999, 110,117 peruanos ingresaron a los Estados Unidos como residentes legales.
Octavo flujo migratorio 2000-2007 a los Estados Unidos.
Durante el periodo de 2000 a 2007 la emigración de peruanos ha continuado de manera continua y creciente de forma legal e ilegalmente.
En el 2000, 9,361 peruanos, en el 2001, 10,838; en el 2002, 11,737; en el 2003, 9,169; en el 2004, 11,369; en el 2005, 15,206; en el 2006, 21,300 y en el 2007, 17,056 peruanos habían sido admitidos como residente legales, lo que representara una presencia en más de 27 estados especialmente, en la Florida, New Jersey, New York, Virginia y Washington. De acuerdo a un reporte del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, en el 2003 la principal colonia de peruanos se encontraba en los Estados Unidos en donde residen 878,501 peruanos legales e indocumentados.
El reporte del Servicios de Inmigración, revelo que dentro el periodo de 1930 a 2007, 378,778 peruanos se establecieron legalmente en los Estados Unidos; comparado con el ingreso de turistas peruanos, en el periodo de 1996 a 2005 de 2’886,552 turistas peruanos, no existe información de retorno al país de origen, la emigración peruana de la fase 1990 a 2006 se ha caracterizado por establecerse en la diáspora; y a través de las remezas de dinero la diáspora crear el puente entre el país de acogida y el lugar de emigración, para la reunificación familiar en la diáspora, y emigrar a la familia legalmente o ilegalmente.

La evolución de la emigración peruana a los Estados Unidos durante 1985 a 1988 fue de 45,095 de ellos 20,097 hombres y 24,998 mujeres, y desde 1985 hasta julio de 1990, 55,302 emigrantes peruanos en los Estados Unidos. El reporte Perú Estadísticas de migración internacional de peruanos 1990-2005 del Instituto Nacional de Estadísticas del Perú (INEI) señala que entre 1990 a 2005, 514,491 peruanos emigraron los Estados Unidos, ellos 248,500 hombres y 265, 991 mujeres. En este proceso migratorio las mujeres han sido la vanguardia para establecer el puente entre de entra a la reunificación de la familia en el exterior; el envió de remezas para garantizar la sobrevivencia y la salida de quien dejo en el país natal. La emigración de peruanos y peruanas se incremento hacia los Estados Unidos.
Entre 1996 a 2005 fueron admitidos como turistas 2‘886,552 peruanos. En 1996, 166,050 peruanos fueron admitidos legalmente en calidad de turistas (I-94). En 1998, la emigración de peruanos como turista (I-94) alcanzo a 192,849; En 1999 fueron admitidos en condición de turistas 192,289; en el 2000 fueron admitidos 226,122; en el 2001 fueron admitidos 232,881; en el 2002 fueron admitidos 225,158 peruanos en calidad de turistas; en el 2003, 225,158 peruanos; en el 2004, 219,764 peruanos y en el 2005 fueron admitidos 216,145 peruanos con visas de turistas. La admisión usualmente es de 6 meses luego de este periodo el emigrante admitido como turista debe retornar a su país de origen.
El crecimiento de la emigración a los Estados Unidos ha sido continuo y constante. No existe información sobre el numero de peruanos y peruanas que retornaron al país de origen después de terminado el periodo de la visa de turista. Diversos estudios sobre indocumentados indica que solo retornar a su país de origen un 20% o 25% de los emigrantes admitidos como turista, después de este periodo pasan a constituir parte de los millones de indocumentados.
En el caso de los peruanos se estima que 15% a 20% retornar al Perú. En el reporte Estadísticas de migración internacional de peruanos 1990-2007,(INEI), revela que entre 1990 a 2007 seguía siendo los Estados Unidos el país de mas atracción de la emigración de peruanos, durante este periodo emigraron 292,164 mujeres y 301,201 hombres, y se incrementaron los envíos de remezas, además se produce un cambio en la composición migratoria por región, la tradicionalmente limeña por el lugar de residencia, se extiende a los departamentos al interior del Perú: Tacna, Arequipa, Puno, Piura y Trujillo además de las regiones andinas y la selva peruana. Tenemos una emigración de todas las regiones del Perú, se manifiesta en la diversidad de las organizaciones, asociaciones e instituciones de la diáspora peruana en los Estados Unidos.
El Quinto Suyo:
Los Peruanos en el Exterior: Transnacionalidad y Formaciones diasporicas en la migración peruana; Ulla D. Berg y Karsten Paerredaad; define que La Diáspora refleja el espacio ambivalente que ocupan los desplazados como minoría culturales, y cuyas lealtades nacionales están dividas entre su país de origen (mítico o real) y su país de residencia.

La palabra “Diáspora”, surge en un mundo de migraciones globales, refugiados, asilados politicos, refugiados economicos y temas relacionados, que tiene como principales sujetos a personas que se desplazan por todo el mundo.
Migración transnacional
Concepto surge en el “contexto académico norteamericano”, como una forma de rechazo a la idea de que los inmigrantes “se habían desarraigado de sí mismos en sus países de origen y se habían asimilado a la corriente dominante de la sociedad y cultura de EE.UU.”.
Esta propuesta pretende estudiar “espacios sociales transnacionales”, pues permite tener un “esquema apropiado para examinar la migración a través de la frontera, donde los migrantes (llamados ‘transmigrantes’) han sido vistos como si sostuvieran activamente múltiples relaciones sociales y económicas en más de una nación o Estado, mientras que ellos también reclaman y les son atribuidos dos o más naciones-Estado”.
También es importante referirse a los estudios de los sociólogos Luis Guarnizo y Michael Smith, quienes hablan del “transnacionalismo desde arriba” (proceso transnacional generado por fuerzas macroeconómicas y políticas) y del “transnacionalismo desde abajo” (alude a los múltiples compromisos sociales, culturales, económicos y políticos generados por los propios migrantes).
Luis Guarnizo y Michael Smith.
(Texto: The Locations of Transnationalism)
La palabra ‘diáspora’, asimismo, surge en un mundo de “migraciones globales, refugiados y temas relacionados”, que tiene como principales sujetos a personas que se desplazan por todo el mundo.

En ese sentido, James Clifford afirma, respecto a las migraciones, que “a fines del siglo veinte todas o la mayoría de las comunidades tienen dimensiones diaspóricas (momentos, tácticas, prácticas, articulaciones)”. Asimismo, agrega que “comunidades diaspóricas y transnacionales ‘crecen y decrecen en diasporismo’ dependiendo de las posibilidades, aperturas y obstáculos que encuentren en los países de los que salen y a los que llegan”.
Así también, Clifford dice que “las comunidades diaspóricas nunca pueden ser exclusivamente nacionalistas, dado que ellas misma están articuladas en redes transnacionales, basadas en múltiples compromisos y alianzas, y simultáneamente se acomodan y resisten a las normas de los países anfitriones”. Asimismo, plantea que “los discursos diaspóricos son usados frecuentemente por minorías étnicas en oposición a un Estado-nación dominante en el que ellos se encuentran ‘atrapados’ o por grupos que residen fuera de un lugar al que no pueden retornar, ya sea por razones políticas, económicas o sociales”.
Procesos de las Migraciónes

Berg y Paerregaard indican que el proceso de migración de peruanos hacia el exterior se ha dado en oleadas:
Primera oleada (Política): Se dio a inicios de los años treinta por refugiados políticos (APRA). Los lugares de destino fueron Chicago y Nueva York.
Segunda Oleada (Educativa): Décadas del cincuenta al setenta. Tiempo de bonanza económica en el Perú. Personas de clases media y media alta enviaban a sus hijos al extranjero para que puedan estudiar. Éstos se casaban y muchos se quedan a radicar en esos países. Entre los destinos favoritos estaban España y Argentina.
Tercera Oleada (Económica-Éxodo hacia tierras estadounidenses): Durante y después de la década de los setenta. Mujeres del sector rural preferían viajar a La Florida, Estados Unidos. Mientras que varones peruanos, algunos de ellos de la clase “media-trabajadora”, preferían viajar a Paterson, Nueva Jersey, Nueva York y Chicago.
La difícil situación de los años setenta y ochenta obliga a muchos desempleados peruanos a preparar maletas y tiene como destino favorito Los Ángeles, California. Pastores peruanos (Junín) son solicitados para trabajar en el oeste norteamericano en las ciudades de Idaho, California, Colorado, Oregon, Wyoming y Washington.
PERÚ: PAÍS DE MIGRANTES A EMIGRANTES
Volviendo al tema del ‘quinto suyo’, cabe destacar –según los autores- que este término sirve para indicar la importancia actual de discutir “el papel de los emigrantes peruanos en el presente y futuro del país”.
De esta manera, se intenta describir, desde el punto de vista de la sociología y la Antropología, “los flujos migratorios transnacionales con la esperanza de contribuir al mejor entendimiento académico de las causas y efectos de la migración peruana y al necesario debate para desarrollar políticas públicas más consistentes con respecto a este tema”.
En la segunda mitad del siglo veinte los peruanos se han esparcido por todo el mundo. Quizá un hecho curioso y, como ironía de la historia, es que el destino de muchos de nuestros connacionales son los países de los cuales el Perú ha recibido inmigrantes desde siglos atrás, entre ellos España, Italia, Norteamérica, Japón y Argentina.
Por otro lado, la migración peruana es diferente a la de otros países, pues nuestros compatriotas tienden a “dispersarse en varios continentes y crear redes y lazos entre los muchos países y ciudades que habitan”. Asimismo, personas de determinadas regiones de nuestro país “tiende a migrar a lugares precisos”, interesante dato cuantitativo que podemos observar en el siguiente “cuadro del migrante peruano”.
CUADRO DEL MIGRANTE PERUANO
Observación: No explica detalles de dinámica cultural y geográfica que motiva estas migraciones
España: Pobladores del centro y norte de la costa peruana. Madrid (Lima), Barcelona (Trujillo)
Argentina y Chile: Pobladores de Trujillo, Chiclayo, Piura.
Estados Unidos y Japón: Pobladores de la costa central (Huacho, Ica, Lima, Sierra central del Peru)
Italia: Pobladores del centro y sur del Perú.
Asimismo, a fines de los ochenta, los peruanos eligen Miami como lugar destino para huir de los problemas políticos y económicos al final del gobierno aprista y a comienzos del inicio del mandato de Fujimori.
Cabe destacar que durante el gobierno de Alberto Fujimori se da inicio a un nuevo éxodo que tiene como nuevos destinos a España, Italia y Japón, quienes dan facilidades a los inmigrantes en sus respectivos territorios, dado que necesitaban mano de obra para el trabajo industrial y labores domésticas. Las mujeres peruanas eran solicitadas para trabajar como domésticas, mientras que los varones son contratados por las fábricas.
Por otro lado, se muestra atrayente los viajes a Chile y Argentina, además, por la ventaja de que no se requería para ello mucha inversión. Estas migraciones fueron generalmente las favoritas de los sectores con menos recursos económicos en el Perú.
Actualmente, los controles migratorios se han vuelto más estrictos en sus normas y desempeño, situación que se ha dado a causa de las circunstancias por las que atraviesa el mundo después del 11 de setiembre: grupos terroristas, grupos fundamentalistas, el narcotráfico, el narco-terrorismo, guerra preventiva, entre otros.


Bibliografía & Referencias

Golubov, Nattie. Algunas reflexiones sobre la diáspora. Centro de Investigaciones sobre America del Norte. Ponencia presentada en el Coloquio Internacional "Políticas de frontera." Cartografías geopolíticas y culturales." Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, octubre 2009.

Rushdie, Salman. : “Imaginary Homelands." Imaginary Homelands. Essays and Criticism 1981-1991, Londres; Grante Books, 1991. 9-21.

Dufoix, Sephane. Diasporas. Trad. William Rodarmor. Berkeley: University of California Press, 2008.

Gonzáles-Lara, Jorge Y. El Ser Peruano en la Diáspora. Letrillas Tierras de Letras. La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet. Ano XII N# 202, Cagua, Venezuela, 19 de enero de 2009.

Roncalla, Fredy, “Transnacionalismo y racismo en el Perú”. Entrevista a Fredy Roncalla, publicada. Wayra (2006). http://autorepresentacion.blogspot.com

DeWind, Josh, Charles Hirschman y Philip Kasinitz, and Eds. The Handbook of International Migration: The American Experience. New York: Russell Sage Foundation, 1999. (Winner of the American Sociological Association’s 2000 Thomas and Znaniecki Award for the best book in the field of international migration). (Revised papers from the conference becoming American/America Becoming, providing a comprehensive overview of the field of U.S. immigration studies).

Gonzáles-Lara, Jorge Y.” La diáspora peruana en los Estados Unidos.” monografias.com. 2008. www.monografias.com/trabajos60/diaspora-peruana-estados-unidos/diaspora-peruana-estados

Gonzáles-Lara, Jorge Y “El vals criollo peruano la identidad colectiva en la Diáspora Peruana

www.monografias.com/trabajos-pdf/vals-criollo-peruano-identidad-diaspora/vals-criollo-peruano-

Genuine passport, false name in Lima Peru: Enemies at the gate. Publicado por Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara en Wednesday, August 20, 2008 Etiquetas: Immigration and Culture Wednesday, August 20, 2008.

Ulla D.Berg y Karsten Paerregaard. El Quinto Suyo: Transnacionalidad y formaciones diasporicas en la migración Peruana. 2003, en Texas, Estados Unidos, un panel organizado por la Latín American Studies Association (LASA).

Peruanos en el exterior reciben premio "Orgullo Peruano 2008" Publicado por Jorge Yeshayahu Gonzales-Lara en Friday, Octobe31, 2008.

http://peruimmigrationdocumentationproject.blogspot.com/2008/10/orgullo-peruano-2008.html
Rizo García, Marta Redes. Una aproximación al concepto. Universidad Autónoma

lunes, 27 de febrero de 2012

Runa Qullusqanmanta, Pablo Landeo

Este ensayo aparece en el primer numero de la Atuqpa Chupan Riwista y trata el tema de la infertilidad en dos cuentos de Jose Maria Arguedas. Esta escrito enteramente en quechua, y abre junto a las otras entregas de este historico primer numero de Atuqpa Chupan, el vasto campo de la ensayistica y el meta leguaje -palta qellqay? palta rimay?- en runasimi. Scridpi fullscrrenta waqtachik alli allinta liyinaykichikaq. Chaykunata sasa liyina kaqtimpas atipayananchikmi kachkan, tumpachallatapas.

RUNA QULLUSQANMANTA, Pablo Landeo

viernes, 24 de febrero de 2012

Chacho en los andes, Fredy Roncalla




Con motivo de la segunda edicion de Donde manco el arbol de la espada y el arcoiris, Hawansuyo publica un pequeno homenaje a Chacho que aparecera en el primer numero de la revista Sol de ciegos

Chacho en los andes

Fredy Roncalla



Desde que recibiera un caluroso homenaje por el décimo aniversario de su partida he querido escribir algo sobre el popular Chacho. Aquella noche abundaron variados homenajes y si algo quedo claro del poeta de Cotahuasi fue su capacidad de convocatoria, de conservarse cercano sus amigos, que recordaban sus versos y su alma libre y bohemia con relatos que partir del humor hacían mas cercano nuestro poeta.

Hace días que ando en el Cusco vagando en las calles y visitando el Valle Sagrado y recién empiezo esta nota. No he pasado aun por la piedra de los doce ángulos, pero fue Chacho quien me recordaría que al inicio de los Ríos profundos las piedras hablan. Lo dijo con esa voz grave y sonora que impresiono a Ricardo Gonzales Vigil cuando lleve a Chacho a una clase de literatura de la Católica. Eran tiempos en que la gran huelga magisterial marcaría el inicio del fin de la dictadura militar y cuando aparecieron, para ser celebradas por todo el mundo, las cinco razones puras para apoyar la huelga. Un gran poema que ha trascendido toda coyuntura y es quizás la única razón por la cual Kant escribió su monumental cúmulo de disparates: prestarle el titulo al primer poema coyuntural de Cesáreo Martínez.

Conocer a Chacho, su poesía, sus amigos, fueron para mi una gran puerta, un gran aprendizaje, no solo de la poesía, sino de la amistad y el arte mayor de la bohemia, de la cual Chacho era el qollana cotahuasino. Desde que lo conocí gracias a Guillermo Falconi saber que Chacho era de Cotahuasi me unió inmediatamente el. Mi padre, a quien había dejado de ver a los doce watas y al que no vi nunca mas, era de Cotahuasi, y acercarme a Chacho y a todo cotahuasino era remontar una gran ausencia. Por eso, las palabras en homenaje a su padre de Manuel Agustín en la apertura de Sol de Ciegos y leídas por Gloria Cáceres en el homenaje me conmueven doblemente. Pero más que una figura paterna Chacho era el hermano mayor de muchos llaqtamasis andinos en la ciudad, que con su sueños y lucha diaria alimentaban los tiempos épicos y poéticos de la emergencia popular y migrante de fines de los setenta.

Algo que no cubrieron en la casona fue el lado andino de Chacho. En principio era un gran guitarrista, cuando se animaba. Dicen por ahí que enseñó a tocar al maestro Angulo. Tuve la suerte de escucharlo tocar varias veces. Lo poquísimo que se del re sostenido lo he aprendido de Chacho en la azotea del purito Rimac, cuando el cantaba impecable:

Hawankichu rikunkichu

Guardi civilta

Estado pachachallanwan

Runa waqchiqta

Hawachkanim rikuchkanim

Guardia civilta

Runa waqachiqta

Estado pachachallanwan

tetera umanta


En esos tiempo de cantatas populares se nos metió la idea de participar en un concierto con una variante de Río de Apurimac de los Chankas: “akakaw, akakaw ahora que no hay carne, puro hueso somos”, pero los ensayos no llegaron a nada, y cuando la organizadora del evento, alguien adicta a la inescuchable nueva canción, le pregunto por el color de su voz, Chacho dijo que era azul, el color de la “la vida es la unica realidad azul que nos cautiva”

La poesía que se conoce de Chacho esta casi toda en español, pero su trasfondo es popular y andino. Hay una corriente crítica que postula que se puede hablar de una poesía quechua escrita en castellano, imaynaraq chayqa. Pero aun falta conocer si ha habido en la escritura de Chacho versos en quechua. Tal vez ese espacio lo cubrieron sus canciones, o algunos de los trabajos que hizo como traductor, si mal no recuerdo, a un gordito francés. Por mi parte hay de la mano de Chacho en la traducción que hice del poema El río de Javier Heraud, que publicanos en 1977, y en la que el poeta ayudo pacientemente a un traductor primerizo. No solo en cuestiones puntuales sino en el ritmo y la cadencia, que eran partes integrales del poeta de Cotahuasi y de quien no tuvo miedo de morir entre pájaros y árboles. Escribir estas líneas es reparar la falta de no haber mencionado a Chacho en las publicaciones de la traducción del Río al quechua, qonqalis kasqani. Pero al mismo tiempo, por esas vueltas que da el tiempo, no me parece nada raro que Gloria Cáceres, viuda de Chacho sea poeta, narradora y traductora quechua.

Aquí en el valle estoy visitando a mis waykis de Yucay luego de haber visto a mis panis en el Cusco. Tomamos unas pocas chelas y mucho de recuerdo de cuando nos conocimos hace unas treinta watas. Aun recuerdan algunos versos de “albaca planta macetitay…. Warma weqeymi qarpakusqay” que cantábamos entonces. Esa era una canción que Chacho solía repetir y que ha llegado a través del tiempo a la memoria musical del Valle Sagrado. Así como la literatura y amistad del poeta llega y perdura en los ayllus populares de la ciudad letrada y musical de la urbe.

El calor humano, la amistad, y la voz andina que subyace a sus textos es lo que tengo siempre presente en Chacho, sobre todo cuando regreso a Huachipa y se que al frente, en Campo Fe, el y otros amigos y familiares nos observan haqay chimpamanta.



Cusco, 10 de febrero 1012

miércoles, 22 de febrero de 2012

HOMENAJE A CESAREO MARTINEZ, Róger Santiváñez



HOMENAJE A CESAREO MARTINEZ

Conocí a Cesáreo Martínez en el Patio de Letras de San Marcos hacia 1975. Yo acababa de llegar de mi Piura natal y me había integrado al grupo que conformaban Luis Alberto Castillo, Mito Tumi y Cromwell Jara. Una de aquellas gloriosas tardes en la banca del Patio sita frente a la Biblioteca, Luis Alberto comentaba un poema denominado Escrito a ciegas (en tácito homenaje a Martín Adán) aparecido el domingo anterior en Variedades, suplemento de La Crónica. Su autor era Cesáreo Martínez. Yo también había leído el texto de Chacho –como él prefería que lo llamaran sus amigos- y ya cuando se acercó Mito Tumi juntos recitamos el primer verso: Y bien muchachos de oro / mañana me quito del país. En ese preciso instante Chacho se acercó a nosotros y –tras celebrar su creación- decidimos irnos al Wony en la calle Belén para tomar un par de chelas por él.
A partir de allí una gran amistad me unió a Cesáreo Martínez. El era –como lo aseguraba Mito- alumno fantasma de Literatura y moraba en la vivienda universitaria. Desde allí partía todos los días hacia cualquier lugar, pero antes, se detenía en el Patio de Letras y allí se encontraba conmigo. Nuestro único tema: la poesía. La gran poesía que él quería hacer. Poesía profunda y metafísica enraízada en la terrible experiencia de la condición humana. Hablaba con unción –por eso- de Juan Ojeda, su excelso maestro y amigo íntimo. Ya para entonces yo conocía su plaquette Migraciones editada por Danilo Sánchez Lihón en su colección Gárgola en 1974. Me habían impresionado sus versos broncos, empozados en el Ser, angustiados por el tiempo y la muerte. Sin duda estábamos ante un poeta de calidad. Y que paseaba su soledad por San Marcos, ajeno al estallido que había provocado Hora Zero unos años antes, pero que todavía se dejaba sentir en el ambiente limeño de la poesía. Pero también apartado de otros grupos, como el de la revista Hipócrita Lector de gran preminencia en esos días febriles.
Cesáreo Martínez era entonces un auténtico marginal. Su única familia parecía hallarse en el difuminado mundo de la poesía. Su único trabajo: componer versos. Fue así como en el otoño de 1976 cuando con Luis AlbertoCastillo y Mito Tumi decidimos lanzar una revista de poesía –denominada Escritura- nuestro primer invitado a publicar fue Chacho, quien gentilmente nos cedió Mediodía Mallarme excelente y oscuro texto que brilló ante nuestros ojos hacia el crepúsculo –hora en que nos reuníamos- en aquella inolvidable banca del Patio de Letras de San Marcos. Infaltable el poeta surgía viniendo desde la Vivienda a través de Electrónica y por un costado del estadio llegaba hasta nuestra banca. Aquel atardecer tenía que cerrarse –obligadamente-con un par de chelas en el Wony. Y así fue.
Pasaron los meses. En 1977 la crisis política que había generado la dictadura fascistoide del general Morales-Bermúdez –tras derrocar al general Velasco y todo su proyecto reformista- se profundizó en tal magnitud que las masas populares organizadas por primera vez –desde 1919- lograron convocar y realizar un Paro Nacional Unitario llevado a cabo el 19 de julio de ese año. Esta gran lección del pueblo peruano asustó a la burguesía y obligó a Morales-Bermudez a convocar una Asamblea Constituyente para julio de 1978 y elecciones generales para 1980. En este contexto de aguda politización y toma de conciencia fue que Cesáreo Martínez compuso su masterpiece o sea las Cinco razones puras (para comprometerse con la huelga) editado por las ediciones Quipu de Hernán Alvarado bajo el emblema Poema Coyuntural No 2. El texto causó un enorme revuelo entre los iniciados de la poesía en Lima. La fama de Chacho se extendió como un reguero de pólvora por universidades, sindicatos, barrios, agrupaciones políticas y el éxito del poema desencadenó toda una ola de poesía poítica o politizada. Yo le hice una entrevista a Chacho –para la revista Marka- y allí definió su nueva poética –a la luz de los clásicos del Marxismo- y para redondear su posición afirmó que el Poema Coyuntural No 1 era España, aparta de mí este cáliz de César Vallejo. Brillante.
Desde un cierto punto de vista podría decirse que Cesáreo Martínez se convirtió en el líder espiritual de aquel movimiento que politizó la poesía peruana, circa 1977-80. Por ejemplo el grupo en el que yo participaba La Sagrada Familia se vio fuertemente conmovido por los hechos político-sociales y su impacto en la nueva poesía, básicamente debido al logro de las Cinco razones de Chacho. Es decir, era posible escribir poesía de calidad con una clara referencia socio-política. No era necesario caer en el panfleto para ello. Esa era la gran enseñanza de Martínez. Y además en nuestra tradición teníamos ese formidable ejemplo llamado César Vallejo. Si se hiciera un rastreo de la influencia de la actitud de Chacho en la poesía de aquellos años encontraríamos textos de gente de La Sagrada Familia como Edgar O’hara, Enrique Sánchez Hernani, Luis Alberto Castillo,Dalmacia Ruiz Rosas. Y de otros sin grupo como Juan Luis Dammert, Cromwell Jara, Oscar Aragón, incluso Mario Montalbetti. O poetas de una generación anterior: Marco Martos, Hildebrando Pérez (actitud renovada para su caso). También es lícito mencionar aquí a Jorge Luis Roncal y Gonzalo Espino del taller justamente bautizado 19 de Julio.
Otro momento importante en la trayectoria de Chacho fue la publicación de su poema Entre el Wamani y la Carretilla (Homenaje a JM Arguedas) en la revista Hueso Húmero a principios de los 80. Este trabajo de fusión mítica entre el universo andino y la cotidianidad urbana de Lima desde el punto de vista de una conciencia (y subconciencia) popular colocó nuevamente a Cesáreo Martínez en un lugar de muy alta expectativa dentro de la poesía peruana de aquel instante. Posteriormente el poeta reunió su poesía en Celebración de Sara Boticelli (poemas de amor) y en El sordo cantar de Lima ya en los años 90.
Con el implacable paso del tiempo y los caminos diversos que va tomando la vida yo dejé de ver a Cesáreo Martínez. Pero siempre que de casualidad nos encontrábamos un aura de simpatía crecía entre nosotros y terminábamos platicando alrededor de una cerveza en cualquier bar. Chacho para mí, siempre significó la entrega total a la poesía y la fe en la utopía del socialismo bullendo en nuestros corazones. La última vez que lo vi fue una noche de noviembre de 1998. Yo me encontraba con el poeta Federico Torres en el Bar Sin Personalidad frente al Queirolo en Quilca. De pronto y sorpresivamente entra Cesáreo Martínez y se dirige de frente hacia mi.
-He venido sólo para encontrarme contigo –me dijo.
Inmediatamente nos trasladamos al Queirolo y empezó una ronda de cuzqueñas que no terminó sino a muy altas horas de la madrugada, cuando entre abrazos me despedí de mi inolvidable Chacho para no volver a verlo nunca más.
Cuando ya me hallaba viviendo en los Estados Unidos súbitamente me llegó la noticia de su pase a la Gloria. Una lenta tristeza me invadió y se me revelaron muchas imágenes del gran poeta. Por ejemplo Chacho en la huelga de hambre en apoyo a la lucha del SUTEP en 1979. O Chacho cantando waynos entre lágrimas cualquier noche en la bohemia del Wony en 1980. Chacho leyendo un poema en algún local politico de la Plaza 2 de Mayo. Chacho lleno de indignación cuando se rompió la Alianza Revolucionaria de Izquierda (ARI) para los comicios de 1980 que constituyera la gran esperanza frustrada de las masas populares en esa coyuntura electoral. Finalmente Chacho riendo a carcajada limpia conmigo por algún absurdo de la vida que nos causara hilaridad. Esas son mis memorias de Cesáreo Martínez. Creo que definitivamente él es el poeta más importante de la segunda mitad de los 70. Sus Cinco razones puras captaron como ningun otro texto eso que Ezra Pound llama el espíritu de la época.. Así es.

[Róger Santiváñez / enero 2012 / Philadelphia, U.S.A.]

martes, 21 de febrero de 2012

IMAGEN DE LA MUERTE Y TRADICIÓN ORAL ANDINAEN LOS RÍOS PROFUNDOS DE JOSÉ MARÍA ARGUEDAS, Pablo Landeo

Con la reciente aparicion historica de la Riwista Atuqpa Chupan se inaugura en el Peru la escritura analitica y reflexiva en quechua. Un esfuerzo que ya el qollana de la revista, el poeta y profesor Pablo Landeo, ha venido haciendo en diferentes medios literarios y congresos, de los cuales destaca un articulo leido en el congreso sobre JMA en Abancay. El qollana Pablo Landeo ha tenido la amabilidad de compartir su escritura pionera con nosotros. Esta escrito enteramente en quechua. Este es el primero de dos articulos. Tambien aprovechamos la oportunidad para invitar al ayllu lector a responder a la convocatoria para el segundo numero de Atuqpa Chupan con sus articulos, poemas, recopilaciones, resenas o lo que fuere. Scridpi fullscreenta waqtaychik alli allinta liyinaykichikpaq

IMAGEN DE LA MUERTE Y TRADICIÓN ORAL ANDINA, Pablo Landeo

martes, 14 de febrero de 2012

Don Maximo Damian y Dona Isabel Asto

Gracias al canal cactuberal de you tube y cortesia de Luis Anamaria de Facebook. Dos grandes maestros de la musica del Peru. En el dia del amor y otros afectos.

domingo, 5 de febrero de 2012

Mar arriba, Julio Ramos

"Mar Arriba documenta el encuentro de Silvia Rivera Cusicanqui con la ancestral extensión y el alboroto del Océano Pacífico.

La eminente socióloga de ascendencia aymara, vinculada por muchos años al movimiento indígena de Bolivia, teórica anarquista y subalternista, viajó desde la altura de su ciudad natal, La Paz, hasta la costa de California durante los primeros días de enero del 2009.

Supo allí sobre la muerte del joven negro, Oscar Grant, residente de la ciudad de Oakland, asesinado brutalmente por la policía durante la víspera de aquel año nuevo.

A la orilla de los acantilados de Mendocino, al norte de la Bahía de San Francisco, la lectura de la poesía de Jaime Sáenz y los conjuros de Silvia Rivera Cusicanqui cobraron una urgencia inusitada.

Su discurso vuelve luego a desbordar los marcos disciplinarios en una conferencia impartida en la Universidad de California, Berkeley, donde Rivera Cusicanqui cuestiona cualquier distinción fácil entre el cuidado espiritual y el pensamiento crítico: “¡Que la biblioteca colonial no nos friegue el pensamiento!”

tomado de la revista 80grados gracias al ojo avisor de Marithelma Costa.

mar arriba (version en español) from Julio Ramos on Vimeo.

viernes, 3 de febrero de 2012

Chacho en el horizonte, Juan Cristobal

Se cumplen diez años de la desaparición de Cesáreo “Chacho” Martínez, poeta nacido en
en 1945 y desaparecido un 27 de enero, a mitad de la mañana, y parece que fuese ayer
cuando conversábamos en la esquina del parque Fraternidad, en San Miguelito, donde
vivió un buen tiempo, cerca de mi casa, donde me contaba que a los 19 años terminó sus estudios secundarios y que llegó a Lima en 1964, pensando que en las calles también crecían naranjas y palomas.

Chacho, me pareció un ser permanentemente lanzado al infinito, por eso vivirá por
siempre en el horizonte de nuestras vidas. Y motivos y razones no le faltan. Un hombre que vivió explosivamente y que murió de la misma manera, pensando, tal vez, en las cinco y múltiples esperanzas que tiene esta vida para entregarnos a ella a pesar de sus oscuridades y desgracias. Alguien que nació en Arequipa, en Cotahuasi, mirando los cóndores del Colca, y que fue y es a esa tierra lo que el viento es a la naturaleza y a la cultura de nuestra patria. Que le impacientaba las injusticias contra los más pobres y humillados de su patria, que apoyaba con su propia vida los paros y las huelgas de los trabajadores del país (y no de una manera coyuntural), que era un digno inmigrante y no un simple emergente (como lo demuestra su conmovedor y desgarrante libro “El sordo cantar de Lima”, tan poco comentado y que hoy debería ser una lectura obligatoria para los partidos o militantes de izquierda, que conocen tan poco este sector), que estaba atento a los latidos de la realidad y de la vida cotidiana y de sus amigos, alguien que cuando miraba de costado y se sonreía con una cierta carga de ironía era un peligro inminente, pues podía explotar volcánicamente para rebatir los argumentos que no consideraba dignos del adversario, alguien que no era un cantor, pero que cuando se le encendía el cielo de sus ojos y las nostalgias de los recuerdos nos podía entregar las melodías más tiernas y amorosas de alguna canción andina, no se puede olvidar tan
fácilmente, porque su poesía y su vida no se callan.

Nuestra amistad duró años, tuvimos muchas jornadas de lucha y de contradicciones
(jamás de alejamientos), de lecturas de poemas, de hablarnos sobre nuestros proyectos
literarios y personales, de nuestros amores escondidos y muchas veces rechazados, de
beber eternamente algunas cervezas en el día o en la noche, en el mar o en algún pueblo joven o en alguna esquina clandestina o casi innombrable con las fieras más terribles del planeta, no puede desaparecer, así porque así, del sentimiento de nuestros días, del calor de nuestra memoria, de la realidad de nuestras entrañas. más aún, cuando alguna vez convenimos, después de una pequeña pero intensa duración, que morir era vivir más tiempo y mejor, a pesar del tiempo invisible de la desaparición. Era, tal vez por eso, que en la presencia inaugural de un Año Nuevo, a las 5 y media de la mañana, como diría el angelical García Lorca, en presencia de Hernán Alvarado y de un árbol frondoso y lleno de años arrugados, nos dimos un beso de amigos y la gente que nos vió (siempre tan mal pensada) creyó que estábamos actuando para una película norteamericana, cuando solamente era una escena para “Pasaron las grullas”.

Como no recordar, antes de su partida, que presentó una antología mía y que me dio
a leer su último libro (que nos costó tanto publicarlo por las tantas absurdidades de
la burocracia del ministerio de educación y de algún otro organismo fantasmal), que,
lastimosamente, los críticos o reseñadores culturales tampoco lo han comentado, que lo han ignorado de la manera más innoble posible no sabiendo lo que se pierden y lo que hacen perder a los lectores. Cómo olvidar las parodias que hacía del tío “frejolito” y de los líderes de la izquierda cuando no querían llegar a la toma del poder y cambiaban, en cada acto electoral, un nombre de la consigna central. Como recordamos, la consigna central de la Izquierda Unida en su primer momento era “Por el camino de Mariátegui, Luis de la Puente Uceda y Guillermo Lobatón”, para al final quedarse sólo con el nombre del Amauta.

De Chacho se podrían contar innumerables anécdotas e historias, porque fue un hombre
lleno de vida y de amistades, por ejemplo con el inolvidable Paco Bendezú, cuando
viendo alguna película en el cine o en la TV o algún hecho de la vida callejera, hacían frases poéticas o irónicas que el otro terminaba y empezaba, para que el otro volviera a terminar y empezar. Como olvidar su amistad entrañable con Juan Ojeda, el mejor poeta del 60 para acá y para allá, con Alfredo Portal, el temible bucanero navegando permanentemente por los muelles de Lima con su querido Volks Wagen, con Rosina Válcarcel, la cual recibía infaltables llamadas cuando su recuerdo le llegaba con las estrellas de la noche, con Patricia del Valle, la del andar y hablar pausado como tratando que jamás termine el día y una de sus musas predilectas, con Walter Tinta, el geólogo de nombre imborrable. Como dejar de mencionar a su hijo, Agustín, a quien amaba como sólo un hombre parado en el corazón del horizonte puede amar al que lo va a proseguir, de alguna u otra manera, en este paraje duro de la existencia.

En fin, también podríamos hablar de los fantasmas, de las dudas, interrogantes que le
recorrían sus recuerdos y la piel maltratada de su patria, materia prima de su ardorosa poesía, pero eso será para un próximo homenaje, cuando el otoño, el glorioso otoño de siempre, nos haya hecho pisar el palito herrumbroso de sus días y estemos en el sinfín del paraíso de la buena o mala suerte, pero con generosas amistades, y no importa si con desenfrenadas y celestiales compañías.

Juan Cristóbal

miércoles, 1 de febrero de 2012

LAS PALABRAS, Manuel Agustín Martínez Cáceres

Texto leido por Gloria Caceres en ocasion del caluroso homenaje brindado a nuestro querido y recordado Cesareo Chacho Martinez en ocasion del decimo aniversario de su partida a hanaq pacha

LAS PALABRAS
Manuel Agustín Martínez Cáceres

De niño, la “palabra” serio evocaba para mí todo aquello concerniente a los adultos
y ajeno a cualquier concepto infantil. Evidentemente, como todo niño que tan solo quería crecer, discutir de los temas serios me hacía sentir importante y maduro. En ese contexto, era normal que considerara mi padre como una persona antipática, pues muy pocas veces me tomaba “en serio”. En sus conversaciones y observaciones, mi padre buscaba siempre la manera perfecta de burlarse de mí y tomarme el pelo. Siempre queriendo hacerme creer que las montañas deambulaban en procesión hacia el este, a las cinco de la tarde. Que si un pobre perrito no puede alcanzar su objetivo, “el perro unido jamás será vencido”. Siempre remarcándome que el peruano es una persona muy cuerda, porque a cada cuadra se leía unapancarta “SE VENDE RAZÓN AQUÍ”.

Fue una época muy difícil. Mi padre, dándose cuenta de que la violencia y la opresión
lo acompañarían aún durante algunos años más de su vida; y yo queriendo ser una persona adulta, “seria”, diciéndome que Martínez era un bonito apellido, pero que no había existido hasta ahora ningún presidente Martínez. Y dale con lo de ser serio. Al leer Cinco razones me levanté contra él y me dije a mí mismo “¿Por qué mi papá nunca me habló realmente de su lucha, tan seria?” Porque en realidad nunca lo hizo. Y anduve amargo con él durante algún tiempo.

Hace seis años, cuando él se convertía en el papá modelo que todo universitario
sueña tener, me llamaron para decirme que Cesáreo Martínez acababa de morir. Mi primera reacción, por supuesto, fue de ponerme a llorar como todo hijo que pierde a su padre. Luego me puse a recordar muchos de aquellos momentos pasados en su compañía. Cómo lo quería cuando, aún niño, me sacaba a pasear (y de paso me perdía el 50% de las veces) llevándome al parque central de Chosica, donde podía vengarme haciéndole pagar mis video-juegos. Cómo lo odiaba cuando se aparecía delante de mis amigos con su broche “Democracia Ya” que hacía reír a más de uno (en realidad teníamos ya 15 años y pensábamos, ingenuos y ciegos, que Fujimori no estaba tan mal en la presidencia del país). Reviviendo todo tipo de recuerdo comprendí al final que mi padre nunca se burló de mí, sino que participó activamente a mi formación. Si nunca quiso directamente darme clases de moral o de justicia, su modo de vida y sus acciones siempre estuvieron ahí, formándome indirectamente.

Creo que mi padre, imitando la naturaleza, era una persona amoral, demasiado libre
para poder tener una línea de acción que no fuera guíada por su “instinto” de ser humano. Sus textos lo demuestran. La lucha por la libertad, la justicia y la verdad que él emprende en muchos de sus escritos son para mí el resultado de un razonamiento instintivo y no el fruto de una educación cívica. Un hombre que se fiaba muchísimo a su instinto e intuición, confiando en sus amigos, aspirando a la libertad y sobretodo protegiendo la verdad.

Los que conocieron a “Chacho” Martínez (nunca lo llamé así, no me gusta ese
sobrenombre) saben que le encantaba jugar con las palabras. Y al decir “jugar con la palabra”, quiero decir que mi padre la antropoformizó y la convirtió en su compañera de juego. La palabra, ese conjunto de sonidos y fonemas que transmiten una idea, considerada por muchos eruditos como la herramienta principal que define al ser humano, no era la herramienta sino la compañera de juego de mi padre. ¡Cómo extraño esos delirios que tanto me enervaban! ¡Cuántas veces más deberé esperar escuchar aquellas frases torturadas y cambiadas, que tanto
lo hacían reír!

Hace seis años y medio entonces, mi padre se fue de este mundo. Se llevó consigo
su estruendosa carcajada y su profunda mirada. Contento y casi llorando se despidió de mí unas semanas antes. Instintivamente, se despidió también de algunos de sus amigos. Y si el Perú perdió un buen escritor y un soñador nato, yo perdí a mi padre (que honestamente, no era un padre nato). Se fue antes de que pudiera presentarle “la amiguita”, antes de que pudiese siquiera hablarle de ella, incluso antes de que pudiera invitarlo a comer a algún restaurante para festejar un cumpleaños más. Ni siquiera tuve la oportunidad de decir “Ya, ya” a sus sendos consejos una vez más.

No soy capaz de juzgar el valor literario de Sol de Ciegos. Mi formación y mi
ignorancia literaria me lo impiden. Sin embargo, amo ese manuscrito como si fuese la
resurrección de mi padre. De todas sus obras, Sol de Ciegos muestra un Cesáreo Martínez que se asemeja más a la imagen que guardo de mi padre. Un hombre que teme la soledad, la mentira, enamorado de su estilo de vida, de su instinto-convicción; un hombre con el que me gustaría identificarme. Un mejor amigo con problemas (como todos en realidad), humano, justo. Con muchos defectos que no enumeraré, pero señalaré su existencia, convirtiendo mi padre en un hombre normal y no en un héroe. Muy parcialmente, entonces, afirmo que Sol de Ciegos es la mejor de sus obras.

Con la adolescencia y la rebeldía, mi padre se convirtió rápidamente en un modelo
para mí. Sus ideales y sus convicciones sociales ayudaron a formar los míos. Su buen humor y su pasión por su trabajo me sirven hasta ahora para poder continuar con el mío. Su pasión por la literatura dejó en mí, pobre científico cartesiano, la manera perfecta para otorgar un poco de arte y belleza a mi mundo y a mi vida.

Hace poco, leí por la enésima vez Sol de Ciegos, y me hizo tanto bien. Y es
que es hermoso poder reír y llorar delante de una hoja escrita. Citaré un verso de este poemario ‘Mirando los cerros’: “Hijo, ¿qué te pasa? Tu padre volverá pronto”. Pero mi padre jamás volvió. Sólo las palabras de mi madre siguen sonando en la noche.

Manuel Agustín Martínez Cáceres

Texto enviado con ocasión de la presentación del libro póstumo Sol de Ciegos de Cesáreo Martínez
en la Casona de la UNMSM, en julio de 2008.