viernes, 30 de julio de 2010

DE LAS POETAS DEL BICENTENARIO / Javier Garvich



DE LAS POETAS DEL BICENTENARIO

Por JAVIER GARVICH, tomado de El lapiz y
el martillo


Viven en Pamplona Alta, en la periferia sur de Lima. Es un espacio de pobreza y pobreza extrema. En sus alturas tenemos unas de las zonas más deprimidas del país (no hay que ir hasta Huancavelica para conocer la miseria peruana) donde más de cien mil personas viven apiñadas en casuchas de plástico y triplay sin servicios públicos de luz, agua y desagüe, junto a chancherías clandestinas y sin un hospital decente en muchos kilómetros a la redonda. Las familias se recursean cavando zanjas para los programas eventuales del gobierno por quince soles diarios o tejiendo chompas de lana que venden a los proveedores por no más de dos soles la unidad. Buena parte de las familias están rotas, las dirigen heroicamente madres de familia abandonadas junto a los hijos mayores que tienen trabajar y estudiar al mismo tiempo. El índice de embarazo adolescente es uno de los más altos de Lima.

Allí, los colegios públicos tienen una serie de carencias, desde carpetas ruinosas que desafían la ley de la gravedad hasta rincones polvorientos que otrora encerraban alguna biblioteca cerrada (¿para siempre?) por endémica falta de personal. Los profesores tienen que enfrentarse (¿inútilmente?) al clima de agresividad juvenil, violencia familiar y trabajo infantil que diariamente sabotea cualquier proyecto educativo. Hay adolescentes que se levantan a las cinco de la mañana para trabajar y a la una de la tarde ingresan a su colegio a seguir las clases de forma casi catatónica. Cualquier menor de edad puede comprar trago en las bodegas de la zona sin ninguna restricción y consumirlas en cabinas de Internet o en determinados descampados, que son los puntos de encuentros furtivos de adolescentes y mototaxistas. Los mismos descampados que también son tristemente conocidos como escenarios de raptos, consumo de droga y agresiones sexuales de todo tipo.

Como música de fondo, los kioskos de prensa infestados de titulares sensacionalistas por las mañanas y este fascista dirigiendo la telebasura nacional por las tardes.

Y sin embargo, esta zona no está llena de chicos suicidas o carne de hampa. Más bien, se resisten al feroz menú cotidiano. Quieren hacer otras cosas, quieren probar otras cosas. Hacer literatura, por ejemplo. Y desde hace un año que trabajamos talleres de creación literaria en un par de colegios de Pamplona Alta.

Hacer un taller de creación literaria en esta parte del país no es muy complicado. Es mentira eso que los chicos no leen o solamente viven para la crónica roja y el bailongo. Al contrario, es en lugares como éste donde la literatura se convierte en otra forma de enfrentar los hechos, a veces en una vía de liberación.

La ignorancia de la historia de la literatura (ignorancia que puede alcanzar tranquilamente a la gran mayoría de nuestra población universitaria) no resulta una rémora sino más bien un acicate. Vallejo, Eguren, Arguedas, Florián aparecieron como personajes de carne y hueso y dejaron de ser esos monumentos hieráticos que pueblan nuestros libros de texto. Las chicas se enteran que en el Perú a los poetas también los metían a la cárcel, los mataban de hambre, les obligaban a irse del país. Que Ciro Alegría escribía sus novelas derribado en su lecho de enfermo. Que la Tía Julia de Vargas Llosa y el Loco Moncada de Arguedas existieron de verdad.

Cuando se toparon por primera vez con los Cinco Metros de Poemas de Carlos Oquendo de Amat fue extraordinario: no podían creer que se podía desafiar tan abiertamente los cánones clásicos (en el colegio nos malacostumbran a que toda poesía debe tener una rima y una métrica), que se podía ser tan radicalmente innovador y mucho menos aún que hubiera sido escrito hace más de ochenta años. Cuando les leí el Julio Polar de Juan Ramírez Ruiz armaron una frenética discusión sobre si eso era poesía o no. Una discusión que -a mí me consta, como decía el poeta- han eludido varios claustros y facultades de demasiadas universidades capitalinas.

¿De qué escriben esos chicos y chicas?¿De qué pueden escribir? Evidentemente de lo que no le gusta ni le interesa al Ministerio de Educación. En la convocatoria para los Juegos Florales Nacionales de este año, los burócratas apristas fueron muy claros en su concepto de literatura para jóvenes: "Se recomienda que los estudiantes compongan poemas con temática que reflejen la esperanza, el amor, el optimismo, la pujanza, el valor, la heroicidad, las raíces históricas de la nación peruana, la dignidad y el orgullo colectivo del pueblo; descartándose poemas con temáticas lastimeras, pesimistas o depresivas. Motivo por el cual se sugiere investigar a poetas peruanos en esa línea".

Se pueden imaginar los horrores que obligan a escribir a nuestros hijos.

Sin embargo -y a pesar de ello- Carlos, de quince años, que cuida de su hermano pequeño, escribe:


"Me envolvieron en una
bolsa primero y en una
caja después. Para que me cuidara del polvo
y de la maldad.

Me pusieron fecha de caducidad
y también la fecha de mi muerte.

Pero no me pongo triste..."


Nilda, de trece años, trabajadora infantil doméstica desde los diez, es más directa:


"La vida
apenas da
tristeza, dolor
vergüenza
tragedias y tormentos.
La vida
no nos sirve
pues en cualquier momento
nos traiciona
y la perdemos
la perdemos..."


En cambio Denisse, de quince años, lo dice con otras imágenes:


"Desde que te fuiste
tengo anoréxico el corazón
pues arrojo cualquier amor

Desde que te fuiste
reconocí mi dolor
y fui a sufridos anónimos

Y ahí me rehabilitaron
y me enseñaron
a vivir sin ti

La cura es hacer versos y versos
como quien da pasos largos
entre la arena seca


(...)tantos versos hice
que hasta me olvidé de ti


Desde que te fuiste
por fin puedo vivir
por fin puedo salir
por fin puedo respirar"


He visto a raperos que compulsivamente improvisan versos mientras van a comprar el pan o acompañan a una amiga calle abajo, o a fanáticos de la ciencia ficción que se ponen a escribir ucronías sin saberlo. O el caso de una estudiante de quince años que trabaja en los mercados desde hace tiempo y redacta con unas faltas de ortografías espantosas; pero tiene la literatura en la sangre y escribe, escribe, escribe todos los días (Y me acuerdo de muchos poetas que me dicen, entre chela y chela, que tienen bloqueo creativo, que ya no escriben porque no ven temas trascendentes en el mundo...).

Evidentemente les he mostrado una antología. La inmensa mayoría de las/los estudiantes de estos talleres escribe desaforadamente acerca del amor ("Cómo olvidar al chico que/calmó la tormenta que había/en mi corazón"), de amor no correspondido ("Mañana, cuando llore sin consuelo/y la juventud pase/y no regrese/¿A quién voy a amar?"), auténticas letras de bolero ("te busqué sin descansar, te busqué sin poder más") bucolismo enternecedor ("teníamos nuestro árbol en la entrada/en un jardín pequeño, da moras cada año en otoño/y llena de hojas las puertas de mi casa") y hasta esos versos que aprobaría cualquier jurado de entrecasa de la UGEL ("porque la amistad, sí, ella/mantiene viva la ilusión/Entonces, nunca dejes de buscar, aunque la magia..."). Sin contar los acrósticos que les he prohibido redactar bajo pena de muerte (bueno, es un decir, digo).

Pero, amigos ¿De qué escribe un adolescente cuando descubre la literatura?

Ya tendrán tiempo de torcerle el llanto a la melancolía, como cantaba Romualdo. Y llegará el día en que maten a la tristeza con un palo, como exhortaba Scorza.

Ellas (y ellos), no me cabe la menor duda, serán las poetas que reciban el Bicentenario y nos canten desde la memoria de su amarga infancia, de su insólita adolescencia. De ese cruel país que están viviendo y al que obligarán a homenajearlo (como ahora le obligan a escribir el respectivo poema para el 28 de julio).

Hace unos meses en Jauja, mientras caminábamos con el poeta Armando Arteaga, vino hacia nosotros una marcial columna de escolares. Pese al calor del mediodía, los adolescentes iban enfundados en abrigos, chompas y chalinas que los hacían sudar a chorros, e igual tenían que marcar el paso, pisar militarmente la grava y marchar al mecánico ritmo que imponía el monitor. Frente a ese penoso espectáculo, Armando me dijo.

-Bueno, por lo menos de ese grupo saldrán tres o cuatro poetas.

Y es que nada como la ignorante arbitrariedad, el autoritarismo cerril y las imposiciones absurdas para despertar en los adolescentes la chispa de la rebeldía y, si hay suerte, también de la poesía. De acá al 2021 cuánta rebeldía puede crear el Perú.

Pero, como sabréis ya de sobra, optimista precisamente no suelo ser. Muchas de estas prometedoras poetas del Bicentenario serán sólo promesas, muchas de ellas terminarán domesticadas o derrotadas por el Sistema, por la rutina, devoradas con igual crueldad por nuestro país. Y quizá el mejor colofón sean los versos de esta hermosa joven a quien llamaremos Claudia, a quien las dificultades familiares y el trabajo infantil no liquidaron su precoz talento. Claudia, ya a punto de terminar el colegio, ha decidido no tomar la literatura en serio. Ella solo quiere escapar del perro de la miseria y posiblemente lo haga:

"Estoy escribiendo
bajo una sombra
tengo sueño
pero no puedo
todos me miran
y yo los veo
no me importa
es para mañana
parece difícil
pero ya entiendo
ya termino
sólo un punto
y listo."


No importa Claudia, la literatura siempre nos espera a todos.

jueves, 29 de julio de 2010

Vallejo sin fronteras por Pedro Granados


Hawansuyo saluda la publicacion del ultimo libtro del wayki Pedro Granados

Pedro Granados, Vallejo sin fronteras (Arcadia/ Espacio Cultura, 2010) 115 páginas. ISBN: 978-612-45733-1-6

aqui la presentacion en palabras del propio autor





“Vallejo sin fronteras” explica y enfatiza, en estos textos posteriores a mi tesis de doctorado para Boston University --Poéticas y utopías en la poesía de César Vallejo (Lima: PUCP, 2004), (México: UAP, 2004)-- aquella radical condición de la obra lírica del peruano. El presente volumen lo constituyen dies ensayos (entre artículos, reseñas y una crónica), escritos durante los últimos cinco años, cuyo repaso de los títulos resulta de por sí ilustrativo. De este modo, y atendiendo la secuencia, hayamos los poemas de Vallejo ventilados desde su dimensión femenina: la inherente al propio yo poético y, simultáneamente, la vinculada a la mujer como tema o referente; dimensión femenina de la que, asimismo, se intenta explicar su proceso de construcción o articulación semántica desde Los heraldos negros hasta “España, aparta de mí este cáliz”.

Respecto a “El Taller Literario César Vallejo en la República Dominicana”, este artículo tiene que ver con la recepción del autor de Trilce en contextos tan poco estudiados como las Antillas; y, en este caso particular, la ciudad de Santo Domingo durante la década del 80. Taller que, además, y sin exagerar un ápice, hizo posible la experimentación y el posterior desarrollo de una propuesta poética plenamente moderna (ahora mismo postmoderna) como es el caso de la destacada --y hoy por hoy en pleno auge-- poesía dominicana.

Luego, sigue un ensayo que intenta leer Trilce desde la clave de la marinera limeña; es decir, desde el contexto de la modernización de Lima (años 20) y la gravitación de la clase proletaria... en específico, desde la quinta o el callejón donde los obreros --y César Vallejo acaso como un curioso provinciano o un polizón sin barrio-- celebraban la vida con aquel ritmo de raíz afro-peruana. Obvio, es un intento de encarnar aquel poemario de 1922 y rescatar --incluso el debatido significado de su título-- de la mitología internacional, con empaque académico, desde donde usualmente se lo lee; como del cerrado coto andino o abalorio de anécdotas que, igualmente, sólo por inercia mental permitimos continúe aquel libro maniatado.

Por otro lado, “El diálogo Borges-Vallejo: un silencio elocuente” (ensayo publicado en Variaciones Borges) contribuye, tal como leemos en un portal de la Web:
“a la comprensión de dos sensibilidades poéticas altamente incompatibles y aparentemente disociadas que la crítica suele ubicar en estancos separados pese a formar parte de un mismo momento literario […] Como es bien sabido, las trayectorias de ambos siguen caminos divergentes dentro de la renovación poética de vanguardia; sin embargo, en la obra de uno y otro pueden detectarse ecos de un diálogo indirecto y polémico. En este ensayo se ofrecen algunos vestigios que apoyan tal conjetura, pero sobre todo se busca profundizar en aspectos definitorios de ambas poéticas y delinear correspondencias entrañables entre una y otra” [http://www.connotas.uson.mx/vol8/resumenes_ingles.htm]
Por lo tanto, el lema “Vallejo sin fronteras” se corrobora nuevamente en tanto, esta vez, construye un diálogo intelectual aparentemente imposible; e ilustra, adicionalmente, un gesto fundamental en el ámbito de hacer más productiva --vía el conocimiento mutuo y la tolerancia-- la convivencia (en este caso poética) entre nuestras sociedades y culturas.

Culminando el apartado “Artículos”, nos encontramos con un texto que pone de relieve la radicalidad y, simultáneamente, la complejidad del compromiso político de un autor como el salvadoreño Roque Dalton. Poeta, este último, que se consideraba él mismo como miembro integrante de la “Familia Vallejo” (frente a la “Familia Neruda”), entre sus colegas escritores, y en cuya obra comprobamos precisamente aquello: sus afinidades artísticas, filosóficas e ideológicas con la poesía del peruano.

En lo concerniente a las “Reseñas y crónicas”, aunque en este formato “menor”, también ventilan aspectos poco transitados por la crítica vallejiana y, en general, se vinculan a lo estudiado asimismo en los artículos. De este modo, el tema de Georgette Philippart es tratado tanto en relación al libro de Miguel Pachas (Georgette Vallejo, al fin de la batalla) como en lo relativo al volumen de Stephen Hart (Stumbling between 46 stars), en particular, al video adjunto a este libro que recrea las relaciones entre ambos esposos y, concretamente, especula sobre el rol más bien siniestro de Georgette en el destino de los desaparecidos manuscritos de Vallejo. En general, respecto al papel de la célebre viuda en la vida literaria de su esposo, en estas reseñas se matizan o problematizan automáticas adhesiones o detracciones. Georgette Philipart, no sabemos si fue realmente la celosa guardiana de los poemas póstumos de su esposo; pero sí, con seguridad, la primera que creó --en cuanto lectora-- un tipo de Vallejo. Aquel del perfil político o comprometido, en desmedro de uno anterior a ella: el yo poético de Los heraldos negros y Trilce.

Los textos restantes, una reseña y aquél titulado “Crónica de Santiago de Chuco. César Vallejo: al filo del reglamento”, no hacen sino reiterar y continuar ilustrando aquella vocación por la complejidad, simultaneidad y alcance sin fronteras que percibimos en la poesía vallejiana. Ejemplo sin par, creemos, de obra abierta y en diálogo constante con lo que somos, con lo que podemos llegar a ser.

martes, 27 de julio de 2010

Tusuykusun: desfolclorizando una lengua americana / A Condori

En el marco del primer conversatorio virtual sobre lenguas indigenas publicamos esta valiosa entrada de A Condori. Hawansuyo apoya la desfolklorizacion de las lenguas originarias americanas y de la musica popular que debe tener un creciente y cuidadoso tratamiento estetico. Lo mismo se debe esperar en el campo de la narrativa.


Tusuykusun: desfolclorizando una lengua americana*


A. Condori


¿Se puede hacer algo por las lenguas propias andinas? Sí se puede. De hecho, sostengo desde hace bastante tiempo que todo aquello que sirva para desfolclorizar las lenguas propias americanas sirve a su vez para conservarlas vivas aunque sea dos días más, o quince minutos, o treinta segundos más…

La gente de origen campesino cultiva nostalgias campesinas, al igual que otros alimentan otras nostalgias. Nada que objetar a eso, pero hay algo que tenemos que entender: el futuro de las lenguas —de todas las lenguas, también de las grandes— pasa y seguirá pasando por las ciudades y por lo urbano. O lo entendemos hoy o no habrá mañana para el quechua, ni para el aymara ni para otras lenguas americanas que, de momento, parecen seguir siendo viables.

Esta cantante peruana —Dámaris— sin recibir mandato de ningún MINEDU ni de otras burocracias supuestamente bienintencionadas, canta Tusuykusun(1) en quechua y hace algo necesario pero, por el momento, demasiado en solitario. Que juzguen los lectores si esta chica tiene éxito desfolclorizando. Yo opino que sí.(2)



Imaginen cuántos jóvenes monolingües en castellano se han interesado por la letra de esta canción, en quechua, esa lengua que suelen decirnos que acarrea automáticamente el atraso a quien la habla. Imaginen cuánta gente quiere cantar esta canción, en quechua, un idioma que siempre ha estado bajo sospecha.

Por aquí es el camino, o uno de ellos.

Notas

(1) La base musical está construida sobre un ritmo tradicional de la sierra central peruana, con tonos afros en la percusión y letra en quechua y castellano.

(2) Aunque hay alguna nota folclórica en el video oficial de Tusuykusun el carácter general del mismo parece evitar cualquier sublimación de lo campesino.

(3) Letra en quechua y su traducción vía Marcos Lukaña.

*Tomado de Mayachata Aymara

lunes, 26 de julio de 2010

Entrevista a Fernando Ortega, editor digital






Nuestro amigo, el poeta argentino Luis Benitez, muy amigo del brother Robert Roth nos hace llegar esta entrevista al editor digital Fernando Ortega. Demas esta decir que con la evolucion de los blogs y de los sevicios virtuales, el incentivo a que xdejaen de haber libro ineditos aumenta exponencialmente.









Desde Jaén, España, habla el editor digital Fernando Ortega

“Si Gutenberg fuera contemporáneo, estaría en la
edición digital”

Por Carolina Molina Argüello

Fernando Ortega es uno de los editores digitales europeos más conocidos, dentro y
fuera de su país, España. En este reportaje brinda precisiones respecto de los avances
alcanzados en la edición de libros electrónicos y, polémicamente, da por terminada la
discusión respecto de las bondades y desventajas de éstos en relación a los de formato
papel. Su editorial, Publicatuslibros.com -presente en el sector desde 2004- tiene
indexados todos los libros de su nómina en Google Books y acaba de lanzar como
novedad la edición electrónica de toda la obra poética del argentino Luis Benítez.
¿Puede hablarnos sobre los orígenes y los fundamentos de su actividad editorial?
-Allá por el año 2003 buscaba alguna referencia o web que me permitiera publicar mis
creaciones poéticas. No encontré nada o casi nada. Quería saber si mis obras eran o
no merecedoras de que alguien las pudiera leer. Incluso busqué opciones de pago en
Internet, pero no hallé nada. Sólo Badosa.com me ofreció la opción de poder publicar
mis primeros poemas. Entonces pensé que como yo habría muchos escritores y creé
Publicatuslibros.com: un lugar donde poder publicar obras de calidad, con diseño, con
mimo, con una edición adecuada y sobre todo con opciones de ser leído en cualquier
parte del mundo, En aquella época los blogs aún estaban por “explotar”. Así nació este
editor literario digital.
¡Cómo ha sido el desarrollo de Publicatuslibros.com? ¿Cuántos volúmenes y de
qué géneros conforman su biblioteca electrónica?
-El desarrollo ha sido lento pero siempre ascendente. Nos enfrentamos aún hoy al temor
de los autores a colgar en abierto sus obras y temen el plagio. Nosotros jamás hemos
tenido queja o problema alguno. En Internet el “comparte para crecer” es regla básica
y esta regla la aplicamos a Publicatuslibros.com. Por tanto, aún queda camino por
recorrer. Sin embargo ya contamos con más de 150 autores de otros tantos países del
mundo que han publicado con nosotros 202 títulos entre prosa, poesía, técnicos, cómics
o fotobooks. También tenemos algún audiolibro. Además todos nuestros libros están
indexados por Google Books. El poder registrar nuestros libros con ISBN también ha
sido otro aspecto que ha llevado a muchos autores a publicar con nosotros.
¿Cómo recibe el ambiente literario la propuesta del libro electrónico? ¿Existe
una polémica entre los partidarios del libro en formato papel y los del libro
electrónico?
-Creo que esta discusión ya está superada. Hasta hace un par de años, se llamaba a la
cruzada contra el libro electrónico. Los “talibanes” del papel creían que esto se hundía.
Y no ha pasado nada de eso, como así lo afirmábamos algunos. Sólo que, como en otros
sectores, ha habido un cambio en el modelo de negocio. Ya nadie discute la validez
del libro electrónico -gracias al uso de los lectores de libros digitales o e-readers- y
las editoriales en papel clásicas optan por usar la Red cono instrumento de difusión y
promoción de los autores.
-¿Cómo acceden los lectores a los títulos de publicatuslibros.com?
-Muy sencillo. La web está en abierto y el acceso a todos los libros es gratuito.
Editamos en copyleft. Puedes navegar por autores, por obras o por géneros. Además
tenemos una sección de noticias del sector.
-Siendo usted también autor literario, ¿cuál ha sido su experiencia en relación
al e-book? ¿Ha participado y organizado diferentes encuentros de editores
electrónicos?
-Me siento autor digital y global Mi experiencia en papel ha sido muy limitada,
como en la inmensa mayoría de escritores como yo, que tenemos que vivir de otras
actividades. El escribir es pura pasión. Por eso toco todo los géneros: desde poesía,
prosa, prosopoesía, ensayo, artículos periodísticos, relatos cortos, etc. Opté por la
publicación y la edición digital desde el primer momento. Y aquí sigo. La practico
y “evangelizo” sobre ella. Escribo a diario desde hace más de cuatro años en mi blog
Vagamundos (www.fernandortega.com). He organizado ya en dos ocasiones en Jaén,
Interliteral, Encuentro de literatura digital, en los años 2007 y 2009 con una aceptación
muy importante del sector, de los creadores y de los profesionales de la edición digital.
Espero, pese a la grave crisis económica que sufre España, poder organizar la edición de
2011.
-Recientemente, Ud. ha publicado los Poemas Completos del argentino Luis
Benítez, después de haber editado una antología del mismo poeta, realizada por la
estudiosa argentina Elizabeth Auster, en 2008. ¿Qué lo llevó a encarar esa edición
de los Poemas Completos de Luis Benítez y cuáles son sus conclusiones al respecto?
-El caso de Luis Benítez es único. El como persona y como escritor en un “tío grande”.
Ha tenido el arrojo de apostar por Publicatuslibros.com y colgar en abierto toda su obra
poética. Cuando me lo dijo, lo asumí como un enorme reto ya que conozco la dimensión
de la obra y la figura de Luis Benítez en el ámbito poético no sólo de Argentina, sino
en todo el mundo de habla hispana. El trabajo de compilación, el del prologuista, el del
propio autor y el de la edición, creo que ha sido de los más importantes realizados en
estos casi siete años de vida. Además, creo que es un noble ejemplo que deberían imitar
otros autores. Desde luego, ahora la obra de Luis Benítez es universal.
-¿Cuáles son sus planes inmediatos con Publicatuslibros.com y cómo ve el
desarrollo que pueda alcanzar el libro electrónico en el futuro próximo?
-Como decía, la crisis espantosa que sufre España ha llevado a la cultura a límites
de “supervivencia”. El favoritismo político en España está a la orden del día y la
cultura está tremendamente politizada, con un sector genuflexo ante el Poder. Uno de
los efectos que hemos sufrido ha sido que, después de tres convocatorias en relatos
breves y poesía, no hemos vuelto a convocar nuestros premios “La cerilla mágica” y “El
verso digital”. Nos hemos quedado sin patrocinadores. El futuro del libro electrónico
es grande y hermoso. Como el de Internet. Se han roto las barreras de la explotación
de los derechos de autor por parte de las editoriales que sangraban al autor; se han
roto las barreras de las distancias; nos hemos saltado la directrices políticas de las
editoriales; en fin, hasta editamos bajo copyleft, extremo que descompone a nuestra
actual Ministra de Cultura, partidaria de la dictadura típica del monopolio del poder que
ejerce el “lobby cultural” de la izquierda en España. Todo eso lo hemos superado y por
eso, les da miedo. Pero esto es imparable. La generación colectiva del conocimiento no
es un hecho baladí, que pueda controlarse desde los resortes del Poder. Es la grandeza
de Internet. La grandeza, insisto, del “comparte para crecer”. Hay una explosión de la
creatividad como jamás antes se conoció, convirtiendo a sus creadores en generadores
de cultura libre y de acceso universal. Si Gutenberg fuera contemporáneo, estaría en la
edición digital. Sin duda.
Quién es Fernando Ortega
Fernando Ortega Vallejo nació en Murcia, España, el 19 de febrero de 1969. Es
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y Máster en Asesoría Fiscal
de Empresas. Ha sido ganador "ex-aequo" del I Certamen de relatos "Lugares", en
febrero de 2007, convocado por Iceberg Nocturno, con su obra "Entre la soledad
y el alma". Es autor del libro Ellas... mi liblog (Editorial Celya, Salamanca, 2008).
Ha sido seleccionado para participar como poeta en las antologías Poéticas desde la
postmodernidad (Lord Byron ediciones, Lima, 2005) y Nueva poesía hispanoamericana
(Lord Byron ediciones, Lima, 2005) y de las ediciones 12ª , 14ª y 16ª de la antología
Poesía Hispanoamérica (Lord Byron ediciones. Lima 2006), así como en los números
15, 16, 17, 18 y 19 de la revista cultural Claustro Poético, editada en Jaén. Es, además,
coautor de la antología Treinta Poéticas (Lord Byron ediciones, Lima, 2008). Como
autor digital tiene publicadas, en prosa: La entrevista (novela, con versión traducida al
alemán: Das interview). Ha realizado la compilación de artículos El pupitre 2003-2005:
el bienio de los cambios y revista digital Comunicando'25 razones' y el ensayo Diez
soledades de un ejecutivo. Puede accederse a su Colección de Anotaciones Blogueras
enVagamundos: Mi liblog (Vol. I) (2007 Publicatuslibros.com); Ellas. Mi liblog (Vol
II) (2007 Publicatuslibros.com); Encuentros en la 3ª tecla (2008 Publicatuslibros.com);
El 4º con botas (2009 Publicatuslibros.com). Como poeta sus obras pueden leerse en
Badosa.com, yoescribo.com o Claustropoetico.com. Es autor de los poemarios Veinte
mares y apuntes para un atardercer (Publicatuslibros.com 2007) y 6 encuentros con Dalí
(Publicatuslibros.com 2008), éste último, poemario ilustrado por Celeste Ortega.

jueves, 22 de julio de 2010

QUECHUA: ESFUERZOS NOTABLES, RETOS PERSISTENTES / Wilfredo Ardito Vega

(primer conversatorio virtualsobre lenguas indigenas)

QUECHUA: ESFUERZOS NOTABLES, RETOS PERSISTENTES*
Wilfredo Ardito Vega


-¡Allinllachu, taytay! ¿Imata munankichu?**



Esta es la forma en que es tratado un quechuahablante en una agencia del Banco de Crédito… pero no en el Perú, sino en las sucursales que esta entidad bancaria tiene en Bolivia.



Efectivamente, el BCP ha dispuesto que sus agencias del país vecino atiendan en quechua o aymara a los clientes que sí lo deseen. Además, el banco ha financiado la publicación de una hermosa colección de poemas de César Vallejo traducidos al quechua y aymara, editada por la Embajada del Perú en Bolivia.



A estas alturas, quien lee estas líneas estará preguntándose, ¿y por qué no se hace algo así en el Perú, donde hay siete veces más quechuahablantes que en Bolivia?



En realidad, sí existen valiosos esfuerzos en relación al quechua en el Perú, aunque, al menos por el momento, el BCP no está involucrado en ellos. En las Municipalidades de Abancay, Huamanga, San Juan Bautista y Jesús Nazareno, así como en los Gobiernos Regionales de Apurímac, Ayacucho, Cusco y Huancavelica el manejo de este idioma es obligatorio para ser contratado. La Municipalidad de Andahuaylas ha dispuesto que todas las entidades públicas y privadas que funcionan en la provincia, desde el Poder Judicial hasta las ONGs deben tener empleados capaces de atender en quechua a quien lo necesite.



A nivel nacional solamente se ha dispuesto que los Defensores de Oficio hablen quechua o aymara si son enviados a una zona donde éstos son predominantes. Sigue siendo necesario que el mismo requisito se establezca para jueces, fiscales, empleados del Banco de la Nación, policías y otros funcionarios.



De otro lado, hace poco para quien sabía quechua era casi imposible encontrar material escrito en ese idioma, pero el lunes pasado estuve en la presentación de la colección Runasimi, de la Editorial San Marcos (no vinculada a la Universidad del mismo nombre), que ha traducido al quechua obras como Paco Yunque, El Caballero Carmelo, El Sueño del Pongo y La Agonía del Rasu Ñiti. Sintomáticamente, la presentación fue en el Ccori Wasi como se llama el centro cultural de la Universidad Ricardo Palma. Sería ideal, sin embargo, que también se editara literatura escrita directamente en quechua.



A nivel legal, por fin, 187 años después que el Perú tuvo su primera Constitución, existe una traducción al quechua, publicada por el Ministerio de Justicia. Se ha elaborado también una versión en audio (se encuentra en internet en www.minjus.gob.pe), tomando en cuenta que muchos quechuahablantes son analfabetos.



Paulatinamente, el quechua parece estar siendo apreciado por la población urbana: hace diez años, era difícil que en el Centro de Idiomas de la Universidad Católica se abrieran los cursos de quechua… porque no había un solo alumno inscrito. Ahora, en Estudios Generales Letras hay dos horarios con bastantes estudiantes interesados.



En los colegios particulares Pukllasunchis en el Cusco y Tarpurisunchis en Abancay se enseña quechua a niños de sectores medios, cuyos padres probablemente ya no hablan el idioma. En ambos casos, se emplea una metodología muy entretenida en que los niños aprenden a conversar en quechua sobre fiestas de cumpleaños y paseos. Tarpurisunchis inclusive ha preparado seis episodios de un ágil y entretenido programa juvenil de televisión en quechua llamado Saqrakuna (Traviesos) con reportajes, entrevistas y humor.



Sin embargo, todavía estamos muy lejos de países como España, Canadá, Bélgica o Suiza, donde las diferencias lingüísticas no impiden a una persona ejercer sus derechos fundamentales.



Una de las grandes dificultades es que, 35 años después de su oficialización, todavía no tenemos un quechua estandarizado, a diferencia de lo ocurrido con el q’eqchi’ en Guatemala o el euskera en el País Vasco. Aún en el Sur Andino existen diferentes variedades dialectales, que también son diferentes del quechua de Incahuasi y Cañaris en Lambayeque, el quechua ancashino, el quechua de Lamas o el que hablan los quichuas del Napo, en plena selva amazónica. Se hace necesario lograr un acuerdo entre el Estado y los hablantes de las diversas variedades, como ha ocurrido en Ecuador y Bolivia.



Otra dificultad es que muchos hablantes del quechua consideran a su propio idioma como una carga de la cual desearían librar a sus hijos. Mientras los colegios bilingües (en inglés, italiano, francés o alemán) tienen gran demanda entre sectores medios y altos, la educación bilingüe en quechua suele enfrentar el rechazo de los campesinos, que hasta piensan que es una estrategia para mantenerlos en el atraso. Hay allí un problema de autoestima… pero también una experiencia cotidiana de discriminación.



Por todo ello, todavía está pendiente que el quechua sea adecuadamente empleado por el Estado, los medios de comunicación y las empresas privadas, donde suele primar la percepción que el Perú es un país monolingüe. Pensando en la experiencia del BCP en Bolivia, nos preguntamos, ¿cuál será el primer banco peruano que decida atender en quechua a los quechuahablantes?


*¡Buenos días, señor! ¿Qué desea usted?

** Tomado de Reflexiones peruanas

martes, 20 de julio de 2010

CHIPCHI LLANTU(*) OMBRE DU SECRET / Guaman Poma de Ayala / Feliciano Mejia



En el marco del primer conversatorio virtual sobre lenguas indigenas
publicamos la traducion del Runa Simi al frances hecha por el poeta Feliciano Mejia de un texto del poeta Felipe Guaman Poma de Ayala








CHIPCHI LLANTU(*) OMBRE DU SECRET


Chipchi llantu, Ombre, toi qui gardes le secret.
chipchi llantu, ombre du secret,
pacay llantu. toi qui caches le secret.
Maypin kachkan Où est
ichuchallay. mon unique brindille.
Maypin kachkan Où est
yanachallay. mon unique amour.
Maypin kachkan Où est
waytachallay. mon unique fleurette.
Intillay, killallay: Mon père soleil; ma mère lune
maypin kanki. où vous trouvez-vous.
Chaypi kanaykima durant votre absence
sapallapi kani. je me trouve dans la solitude.
Mamallay, taytallay: Aïe, ma mère, aïe mon père,
maypinaq kanki. où vous trouvez-vous.
Chaypi kanayki Durant votre absence
noqalla waqallani. je pleure amèrement.
Chaypi kanaykikama Oui, pandant votre absence
noqa llakillani. je soufre tellement.

(*)POMA, HUAMÁN, en Nueva Crónica y buen gobierno, folio 856; tomado de
YARANGA, ABDÓN, Musique Indienne des Andes: El Wayno, París, 1985, p. 4.

jueves, 15 de julio de 2010

Dos articulos polemicos: Enrique Herrera Sarmiento acerca del lenguaje de las victimas y Jean Lup Anselle acerca el retorno de lo indigena

Que la construcion y resemantizacion de lo indigena es un amplio proceso de negociacion donde caben diversos horizontes no hay duda. Tampoco hay duda que hay muchos conceptos en uso podrian ser discutidos mas a profundidad, como se esta haciendo en San Marcos con conceptos teoricos quechuas. Pero desde un lugar hegemonico -a pretexto de criticar esa misma hegemonia- hay una corriente de cuestionamiento de las articulaciones indigenas, que usando instrumentos muy sutiles y bien laborados, parece plantear que lo indigena -sus multiples articulaciones y negociaciones- no es sino una invencion, no es puro, o en todo caso se articula en una suerte de collage absurdo detras del cual no hay nada valido. Es decir, no existe!.

(Hinaspa un antropologo aleman le hace el favor al gobierno diciendo que en la sierra no hay comunidades indigenas, suponinedo que la negacion podria ser el eje validador de lo negado cuando sabemos que nada de su articulacion tiene sentido profundo).

Como si las articulaciones hegemonicas no fueran una mescla de arroz con bicicleta y los mismos griegos no hubiensen bebido de las paqarinas del medio oriente.

Hinaspa se critica el supuesto esencialismo del subordinado al mismo tiempo que se le reclama quimicamente puro.

Si los apus fueran quimicamente puros no defendieran como lo hacen la amazonia, su territorio, la vida suya, nuestra y del planeta.

Por que el en fondo lo que esta en juego es la desterritorializacion de lo indigena para que siga en silencio.

Lo cual no implica que no hay atender y aprender de aportes problematicos y cuestionadores como los mencionados. La critica de lo emergente es valida y necesaria . Pero seria bueno pasar de la hawan critica a la ayllu critica y al willanakuy entre ambas.

Por eso le toca a la intelectualidad indigena responder si en efecto el lenguaje de las victimas de la guerra interna no fue predominantemente el quechua, como sostiene Enrique Herrera Sarmiento. O si la presencia indigena (retorno no, por que lo indigena simepre estuvo) no es sino invento de los antropologos, las oenes, los mosoq ages, etc, mientras la poblacion originaria sigue siendo borrada, como sostiene Jean Lup Anselle, resenando el libro, El regreso de lo indígena. Retos, problemas y perspectivas, Valérie Robin Azevedo y Carmen Salazar-Soler donde reaparece un conocido machu antropologo que sostuviera que el trabajo de Arguedas no valia nada y que en Huancavelica no habian indios.

Tremenda violencia epistemica!

But it is not up to him to say. No way taytay!

Aqui el articulo de Enrique Herrera Sarmiento tomado de Noticias Ser

y el de Jean Loup Amselle, tomado de Nuevo Mundo

Yapa:

Mejor escuchar la voz de Numa Armacanqui, que acaba de publicar una ayllubiografia imprtante en tres idiomas y canta huayno Pocra-quechua-andino como indigena.

Sin olvidar que en los andes el verdadero museo de la memoria esta en las canciones.

jueves, 1 de julio de 2010

Categorías andinas para una aproximación al willakuy... de Pablo Landeo / Gonzalo Espino


(Primer conversatorio virtual sobre lenguas indigenas)








En medio de noticias han puesto al descubierto el desgobierno, el fraude electoral y una marcha de senderista en San Marcos, nos llega una que vuelve sobre los bordes de la vida académica sanmarquina y su excelencia, se trata de los resultados del concurso de tesis de doctorado y maestría a nivel nacional 2010, donde la UNMSM ha ocupado 1er. Puesto en Ciencias, tesis doctoral y 1er. Puesto en Humanidades, tesis maestría. El primer premio obtenido por Pablo Andrés Landeo Muñoz en el área de Humanidades por su tesis de maestría Categorías andinas para una aproximación al willakuy umallanchikpi kaqkuna/ Seres imaginarios del mundo andino en el IV Concurso Nacional de Tesis de Posgrado ANR 2010, llena de orgullo a nuestro postgrado de Letras (UNMSM) y al mismo tiempo ratifica lo que su jurado calificó, y en lo personal, la satisfacción de seguir alentando trabajos que permita la reflexión sobre la cultura andina. La tesis por su condición permite ahora afianzar un conjunto de nociones que pueden ayudarnos al estudio de la literatura andina, en general, y de manera más específica a la literatura quechua.

La tesis Categorías andinas para una aproximación al willakuy… tiene el mérito de indagar sobre categorías quechuas andinas que se proponen cercanas a la cosmovisión quechua, en especial para su aplicación en los relatos identificados como “willakuy umallanchikpi kaqkuna”, es decir, un tipo de relatos que se vinculan a lo extraordinario y a la presencia de seres que pertenece al mundo imaginario andino. Está dividida en seis capítulos cuyo centro de análisis son categorías fundamentales para la comprensión del mundo andino. Trabaja las categorías willakuy, runa, pachakutiy, tinkuy, yananti y umallanchikpi kaqkuna. El esquema básico que sigue es una indagación sobre los usos de la categoría quechua, explica su complejidad y luego, avanza con análisis de tres textos quechua que permiten una mayor comprensión de su lectura quechua.

En el primer capítulo Willakuy explora cómo este lexema es comprendido en el mundo andino y su relación con los relatos, Landeo se pregunta si existe una conciencia sobre lo que se narra y si existe una categoría que se asocie a ello. Al hacer su indagaciones, recuerda que la naturaleza de este tipo de relatos exige no solo la presencia de quien narra sino también quien(es) escucha(n) a la par de momentos y espacios para su realización. En su mirada histórica, encuentra que la categoría tiene ascendencia andina y que fueron los evangelizadores los que la utilizaron. Y que en los tiempos actuales willakuy se confunde con el kwinto.

En el segundo capítulo, discute la humanidad andina. La categoría que se revela es la runa. El humano andino se imagina siempre en colectividad. Revisa el impacto de la predicación en la sensibilidad de los runas. El proyecto discursivo lo identifica como humano por excelencia (runa kay) y explica las responsabilidades y rituales que hacen al runa en un espacio colectivo (ayllu, llaqta). Esta categoría entra en tensión cuando se discute lo no humano (mana kaqkuna): analiza en que condiciones un runa deja de ser tal (otros humanos no-runa) y aquellos seres que no son en esencia, humanos. (Imaginada, por ejemplo, con los condenados en los relatos de Gregorio Condori Mamani y Urbano Rojas, por lo que -como se verá- esta reflexión la emparenta con los universos narrativos que viene de la tradición oral).

El tercer capítulo nos ofrece una memoria de la utopía, trabaja el concepto Pachakutiy. Concepto que ha sido muy bien utilizado y transculturado por la Iglesia. De allí la necesidad de diferenciar la identidad de occidente con la pacha andina que la explora. En su acercamiento nos invita a revisar el taki unquy como una representación utópica de la resistencia inca. Estas categorías son revisadas en relación con la tradición oral quechua: por eso, recoge no solo la memoria ritual y discute textos como “Pachakuyuq” y el “Cerro Pirwachu”. Las categorías se explican como parte de un discurso que se ha tejido en el tiempo y cuya pertinencia está inspirada en las formas rituales, las prácticas sociales y difusión mítica que Landeo sabe sabiamente combinar. La categoría pachacutiy como utopía es revisada desde la experiencia india: taki unkuy, renacimiento inca y mito de de Inkarrí.
El cuarto capítulo se empeña en la discusión de la categoría Tinkuy, como encuentro de dos, que puede ser tensional, pero al mismo tiempo en el plano del discurso la oportunidad y la limpieza de la palabra. Por eso la categoría es examinada como parte de la estrategia discursiva y el arte verbal quechua. Escoge varias canciones, “Ichuchamanta”, y vuelve su análisis a relatos quechuas vinculado con la presencia del toro en los andes y su relación con la pachamama y los runakuna (“Waka wawamanta”). De ello se desprende una aserto, la categoría funciona y siempre se sucede con la participación –mínimo- de dos, esto supone entonces en tinkusqata rimi y el tinkuy runa/ jirka.

Yananti es la siguiente categoría que ofrece Landeo que en lo central puede explicarse como “Todo es pareja en el mundo” (Urbano Rojas), que en buena cuenta esta relacionado con el par, el otro, complementario y dialéctico, a partir del cual se puede organizar el texto. Se detiene en “Sipasmantawan maqtamanta” y sus observaciones lo lleva a revisar la función del género como ocurre en relatos como “Mama qucha” y Asunta.
Tales categorías le permiten, finalmente, proponer un esquema operativo que identifica a los umallanchikpi kaqkuna, es decir, los seres imaginarios del mundo andino, proposición que resulta un aporte para el trabajo sobre la formas de relatos en los andes quechuas. Todo esto previo a la naturaleza de esta categoría y por ello su carácter fronterizo con los humanos, pero a la vez, sopesando las relaciones entre runa y ayllu, y comunidad, y por ello, los espacios. Entonces, los "umallachikpi kaqkuna" son seres que conviven con el (la) runa, pues están presentes y se hacen evidente en las fronteras de la comunidad o los lugares o actos que han sido sancionados como desautorizado por la colectividad. Esto seres serán caracterizados porque parecen ser, pero no son. Se trata también de la relación de opuestos complementarios maqta-sipas (hombre-mujer (jóvenes)), bien mal, allin runa - mana allin. (buen humano - no humano). Revisa relatos de condenados. “Como no hay que escapar de los condenados”, “Sirinamanta”. Concluye con una propuesta de clasificación.
Finalmente, esta tesis, resulta un aporte al estudio de la cultura quechua, en particular, de la tradición oral andina quechua. Y como se puede apreciarse, las categorías planteadas muestran su fertilidad y su operatividad. La insistencia en la participación de cuando menos dos en el relato, es desde ya un acierto para el estudio de la dinámica del relato andino; al tiempo de una clasificación sobre las formas del relatos oral de los umallanchikpi kaqkuna. Agrego, además, que asistimos, en esta ocasión, al proyecto de los quechuas que hablan desde en su condición de sujetos enunciación y a la par, un espacio desde donde hablan. Estamos ante los resultados de una investigación realizada por un runa, por un quechua Huancavelica


Tomado de la Alforja de Chuque