lunes, 18 de octubre de 2010

Cuentito sobre el nobel / Fredy Roncalla

Andábamos de feria en Columbia University con kacharpas de todo tipo. El Gene viene "yaw, dicen que le han dado el premio Nóbel a un viejito peruano que enseña en Princeton", "como se llama" "no se, te digo ahora". Tataw imaraq kay Columbiaqa, si ayer mismo paso el Gore con su tawa chaki, y el Soros a pativilca. What is going on? Me pasé varios minutos pensando en quien podía ser. Buscando en mi pequeña biblioteca mental de candidatos no encontraba nada, nada, manan imatapas, niet, nothing, kaput. Los mejores escritores peruanos estaban muy jóvenes o ya habían fallecido e incluso el Pedro Paulet, el inventor del cohete había pasado a mejor vida hace mucho tiempo. O era que Gene estaba alucinando o los noruegos estaban fuera del tiesto. El regresa al rato con la extraña noticia, sorpresas te da la vida, que estarán fumando en Oslo y en Princeton, mallichiwaychik para también estar Happyillaña, mezcla de mazamorra y alegría. Mi opinión es que el ilustre personaje tiene un gran éxito literario pero en el fondo no ha entendido la dimension humana del arte, y nos es, ni por asomo, el mejor escritor peruano ni español. Angel de Ocongate ayudanos a navegar los Rios profundos de este mundo Ancho y ajeno con Heraldos Negros y Cuerpos de Juliano dando Un par de vueltas por las Armas molidas por Extramuros del mundo y Cronicas del Silencio navegando Peces de oro por la Casa de carton habitada por Gallinazos sin plumas en el corral de Julius lejano de Yaku unupa yuyaynin y ni hablar de la Nueva Coronica. Ya que el premio Nóbel es un simple recodo en su inexorable camino al olvido, cuanto antes mejor. Pero apenas soy un yanqa qellaqapakuq y hay gente que sabe mucho más del asunto, tatallaw laqla machuchaya....

No hay comentarios: