martes, 30 de junio de 2009

NUevo Mapa Politico en la Amazonia

Aqui otro aporte importante del hermano Roger Rumrrill, tomado de la primera.


Nuevo mapa político en la Amazonía


El miércoles 23 de este mes centenares de niños de colegios de primaria y secundaria desfilaron en las calles de Iquitos, disfrazados de indígenas, bailando algunos de ellos torpemente las danzas indígenas. Ese desfile es apenas una señal de que las ciudades amazónicas se han “indigenizado”.

Moda pasajera, mea culpa del racismo urbano, súbita toma de conciencia sobre la terrible fractura entre la sociedad indígena y no indígena, lo cierto es que la batalla indígena amazónica de los meses de mayo y junio es un parteaguas, una profunda inflexión política. Creo que nunca más la Amazonía será la misma después de la tragedia de Bagua.

Si ya desde agosto del 2008 cuando se inicia la resistencia indígena contra los decretos legislativos y la política “del perro del hortelano” del presidente García, los partidos políticos sucumbían a una crisis terminal, con la lucha de mayo y junio la metástasis los ha puesto al borde del colapso. Esto incluye la desaprobación presidencial. Ahora que el presidente García tiene una aprobación de sólo 21 por ciento, seguramente en la Amazonía debe estar en el 5 por ciento. Sin duda, es el presidente más desaprobado en la historia amazónica. Incluso por debajo del dictador Leguía, con quién tiene semejanzas y afinidades con relación a su increíble modo de ver y pensar la Amazonía.

Pero no sólo los partidos políticos tradicionales han perdido credibilidad en la Amazonía. También los movimientos regionales que en el año 2006 eligieron a todos los presidentes regionales y alcaldes provinciales y distritales. La huelga amazónica del 11 de este mes en favor de la causa indígena ha provocado una ruptura política sin precedentes en la reciente historia amazónica. En la práctica ha deslegitimado a todos los líderes regionales que se opusieron al exitoso paro.

Las causas de esta debacle política son la crisis mundial que impacta ahora la economía amazónica, el desencuentro entre los intereses de los políticos y de la mayoría de la población, una suerte de anomia social que recorre la Amazonía como una endemia y sobre todo el cáncer de la corrupción. Entre el 2007 y el 2008, 17 alcaldes provinciales y distritales de Loreto fueron encarcelados. El cien por ciento de los presidentes regionales de Loreto están procesados por peculado, malversación de fondos y apropiación ilícita.

La lucha indígena no sólo está definiendo un nuevo mapa político en la Amazonía. Ha descalabrado al Estado centralista y está negociando una agenda amazónica con un gobierno feudalizado por el gran capital.